Síguenos por correo electrónico

martes, 12 de febrero de 2019

Iglesia de la Buena Dicha

En una calle estrecha situada junto a la Gran Vía madrileña, la calle Silva, nos encontramos este sorprendente ejemplo de iglesia neomudéjar con mucha historia tras de sí. Te la voy a descubrir. En su origen, se localizaba aquí el Hospital y cementerio para los pobres de Nra Sra de la Concepción y Buena Dicha. Había sido fundado en 1594 por fray Sebastián de Villoslada, abad del monasterio de San Martín. La Hermandad de la Buena Dicha lo gestionaba. El hospital siguió funcionando hasta la desamortización de 1836. El cementerio se desmanteló más tarde, a fines del s.XIX, siguiendo la política de no admitir cementerios en el centro urbano. Muchos de los heridos en los sucesos del 2 de Mayo de 1808 se trajeron a este hospital y, también, estuvieron enterrados aquí las heroínas Clara del Rey y Manuela Malasaña, junto a otros fallecidos. Como he comentado ya, hoy en día sus cuerpos no se encuentran aquí, sino en el cementerio de la Almudena o en el del 2 de Mayo de la Florida (aquí yace el grueso de personas no tan conocidas y muchos miembros de la Hermandad de la Buena Dicha que fallecieron asesinados en esos sucesos). La Hermandad continúa todavía ejerciendo una gran labor benéfica a través de la iglesia. En las paredes del pórtico de entrada hay varias placas conmemorativas de estos acontecimientos.

Fachada de la Buena Dicha (Foto SIEMA)

Detalle de la arquería del pórtico de entrada (Foto SIEMA)

La entrada principal del hospital daba a la calle Libreros y la parte trasera a Silva, justo lo contrario que sucede actualmente. La iglesia de ahora la construyó el arquitecto García Nava, entre 1914-1917, por encargo de los Marqueses de Hinojares. Todos ellos eran miembros de dicha hermandad. El estilo que se siguió entraba dentro del eclecticismo propio de fines de s.XIX y comienzos del s. XX: neogótico, neomudéjar y nazarí. La fachada combina la piedra, ladrillo, cristal e hierro. Las torres laterales de ladrillo recuerdan el arte mudéjar, aunque los detalles de hierro de las vidrieras y ventanas, o cierta decoración floral de ladrillo en la base de las torres están inspirados en el modernismo. El toque medieval se percibe también en los tres arcos del pórtico, con capiteles estilo Tudor, decoración polilobulada y arco de herradura árabe. La vidriera central representa la expulsión del Paraíso y la realizó la famosa casa Maumejan. Corona la imagen de Nra Sra de la Merced. En 1916 encargaron a esta orden de la Merced que rigiera la nueva iglesia, por eso encontramos mucha iconografía mercedaria. Es más, el estilo con reminiscencias árabes nos recuerda el origen y misión de esta orden durante siglos: rescatar cautivos cristianos en manos musulmanas. Las viviendas de los mercedarios tenían entrada por la calle Libreros. Hoy son viviendas de alquiler modernas y, sólo una mínima parte, permanece como dependencias de esta parroquia. Bajo la torre de la derecha se abre una pequeña capilla exterior que esconde una bonita talla de madera policromada del s. XVII, representa la "Virgen de la Misericordia" y es muy popular en el barrio.

Vidriera de la casa Maumejan , que representa la expulsión del Paraíso en su 
parte central u en los laterales Cristo y la Virgen (Foto SIEMA)

Dependencias de la Buena Dicha que dan a la 
calle Libreros (Foto SIEMA)

En el interior encontramos una planta de cruz latina con capillas laterales. La cabecera tiene forma cuadrada y es muy poco profunda, lo mismo que los brazos del crucero. Está cubierta por bóveda neomudéjar, estrellada pero que no se cruza en el medio. Toda ella con decoración de inspiración árabe.También en el crucero encontramos un zócalo de azulejos muy coloristas inspirados en las lacerías árabes. Las capillas laterales se abren en grandes arcos de herradura rebajados, sostenidos por columnas sobre pedestales por fustes de colores y decoración en zig-zag. Sobre las capillas laterales encontramos tribunas divididas por medio de columnas que también presentan fustes rellenos por piedras de diferentes tonalidades.

Impresionante bóveda estrellada con linterna que cubre el crucero
(Foto SIEMA)

Zócalo de azulejos y Virgen de la Misericordia (s. XVII) en uno de
los brazos del crucero (Foto SIEMA)

Toda la iglesia presenta una excesiva decoración, mucha de ella moderna. Interesante el retablo mayor tallado en madera oscura sin policromar, obra de Urbano Parcero (principios s. XX). Alberga arriba la pequeña talla de Nra Sra de la Buena Dicha, talla del gótico final que imita la Inmaculada desaparecida cuando la iglesia fue profanada en 1936. También tiene el óculo típico de los retablos aragoneses. En las capillas de la derecha destaca San Antonio de Padua, el retablo  neogótico de Nra Sra de la Merced. En las de la izquierda las del crucificado y, sobre todo, el magnífico retablo en esa parte del crucero: con esculturas de San Serapio, San Ramón Neonato con la Eucaristía, S. Pedro Nolasco, Santa María de Cervelló y la Beata Mariana de Jesús. Todos ellos mercedarios.

Retablo neogótico en madera con los santos mercedarios y 
los asistentes a la visita guiada por SIEMA Matritensis
(Foto SIEMA)

Retablo del altar mayor (Foto SIEMA)

Detalle (Foto SIEMA)

Otra imagen del retablo mayor (Foto SIEMA)

Nra Sra de la Buena Dicha (Foto SIEMA)

Nra Sra de la Merced presidiendo el retablo de su 
capilla (Foto SIEMA)

En esta iglesia se conservan las tumbas del s. XVI de fray Villoslada y otro compañaro en la tribuna de la derecha del crucero. En las bóvedas y tribunas de toda la iglesia se aprecia la decoración mudejar de elementos geométricos, calados, estrellas, arcos de herradura apuntados o polilobulados. Parece un encaje decorativo toda ella. También en el altar mayor está enterrado el Marqués de Hinojares, que en aquella época era el hermano mayor de la hermandad. La Iglesia de la Buena Dicha ha suscitado muchos comentarios y misterio en torno a ella. Debido a que ha estado muchos años cerrada por diversos motivos: caída de cruz y peligro de rotura del tejado (cerrada desde 1998-2003) por orden de Patrimonio Nacional y el ayuntamiento, o más recientemente por desprendimientos de tejas hace unos años. La verdad es que es difícil verla salvo durante la misa de la tarde o que se solicite una visita guiada como hicimos en SIEMA Matritensis. 

Maribel Piqueras


Tumbas del s. XVI en la  tribuna lateral sobre el crucero
(Foto SIEMA)

Detalle del coro a los piés de la iglesia (Foto SIEMA)

Cubiertas de la nave principal, con el coro y la tribuna a 
los pies (Foto SIEMA)

Decoración del techo plano bajo el coro (Foto SIEMA)


No hay comentarios:

Publicar un comentario