martes, 28 de septiembre de 2021

Ribera de curtidores en el Rastro

 Ahora que vuelve a abrir al 100% el Rastro, quiero rendirle un pequeño homenaje dedicando este espacio de Madrid con encanto a su vía principal, Ribera de Curtidores. A finales del s. XVI y, especialmente durante el s XVII (al que corresponde el plano de Texeira) esta zona adquiere mucha importancia en relación al Matadero de Madrid y los diferentes oficios que lo rodeaban y van dando el nombre a las calles del barrio: curtidores, basteros, cabestreros, cuchilleros, carneros. Incluso el propio nombre del Rastro hace mención al rastro de sangre que dejaban las reses al arrastrarlas. El gremio de los carniceros y el de los cuchilleros estaban junto a la Plaza Mayor, en el lado más cercano a esta Ribera de Curtidores, conocida como calle de Tenerías en el mapa de Texeira. En esta larga calle, paralela a la calle Embajadores, y que también seguía dirección hacia el sur (hacía el río Manzanares) se situaron, desde el principio, muchos locales dedicados al curtido de las pieles. En realidad eran como chamizos o locales muy humildes, donde se lavaba, secaba, limpiaba y cortaban las diferentes pieles. Y así se pueden percibir esas tiendecillas en el mapa de Texeira también. 

                      Detalle del plano de Texeira, en la parte central de abajo se ve el matadero 
                de la época Austria, situado en el lateral de un pequeño montículo (SIEMA Matritensis)

Este área va creciendo, a la vez que allí se van asentando muchos comercios, industria y población. Aquí acudían los madrileños a comprar carnes, despojos, zapatos, botas, sillas para monturas, cueros para ropas. La Ribera de curtidores empieza en la actual plaza del Cascorro, que se llamaba plaza del Rastro y estaba llena de baratillos, como así lo describe en su libro sobre el "Antiguo Madrid" (1861) el gran Mesonero Romanos. Ese ambiente popular de ventas también impactó a Ramón de la Cruz cuando escribió "El Rastro" (1912). La población de Madrid creció enormemente a fines del s XIX y para organizar mejor la actividad comercial y abastos de la zona se creó cerca el Mercado de la Cebada. Os recomiendo echar un ojo a la entrada de la plaza del Cascorro http://madridconencanto-siema.blogspot.com/2015/06/plaza-del-cascorro-y-eloy-gonzalez.html

                            Estatua de Eloy Gonzalo en la Plaza del Cascorro, donde empieza la 
                                      Ribera de Curtidores (SIEMA Matritensis)

A los negocios tradicionales relacionados con el ganado se sumaron los baratillos y los modernos bazares, éstos ya en el s XX. En ellos se solían agrupar negocios similares (como el Bazar de las primitivas Américas o el bazar de la Casiana). A los negocios de ropa de todo tipo y los negocios relacionados con su origen se fueron sumando, tras la posguerra, los anticuarios. También son muy interesantes los mesones y restaurantes de comida típica de Madrid en este área. De todo ello encontramos ejemplos a lo largo de la Ribera de Curtidores.

                                    Placa de la calle Ribera de Curtidores (SIEMA Matritensis)

Tienda de cuadros y marcos en esta calle (SIEMA Matritensis)

En el llamado cerrillo estuvo instalado el antiguo Matadero de los Austrias hasta el s XVIII. Era el centro de todos estos negocios de la Ribera de curtidores. Se llevaba la carne hasta la Casa de la Carnicería y los negocios de pieles se colocaron a ambos lados de la calle conocida entonces como Tenerías. El Matadero era un edificio funcional de ladrillo, organizado en torno a dos grandes patios. Después ese matadero se fue trasladando hacia las afueras de la ciudad por razones de salud pública, primero a Puerta de Toledo y finalmente, a principios del s XX, a Legazpi. En ese punto alto, entre Ribera de Curtidores (nº 2) y la Plaza del General Vara, el arquitecto Javier Ferrero, construyó en 1935 un edificio destinado a organismos oficiales del Ayuntamiento (tenencia de Alcaldía, casa de socorro y juzgado). Ferrero, que había trabajado también en las obras del viaducto de Madrid, no dudó en recurrir a la arquitectura de inspiración Austria. Ideó un edificio que recuerda al estilo Gómez de Mora, con un patio cuadrado en medio y torres chapiteles en las esquinas, destacando la sobriedad de las paredes, con cierta ornamentación barroca en piedra sólo en la puerta principal de acceso. Hoy en día es la sede de banco de alimentos de Mensajeros de la Paz y también escuela de danza. En la parte que da a la plaza existe un centro de día para mayores.

Edificio de Ferrero donde estuvo situado el antiguo matadero (SIEMA Matritensis)

Detalle de la fachada con el escudo y esas reminiscencias barrocas
(SIEMA Matritensis)

El edificio en su parte trasera, retranqueada y que da a la plaza del General
Vara y hoy se usa como centro de día (SIEMA Matritensis)

Recorriendo esta calle nos encontramos con una interesante casa de malicia (c/Ribera de Curtidores nº 9). También tiendas de ropa variada, de deportes de montaña o las Nuevas Galerías. Estas galerías de anticuarios se inauguraron un par de años después que las Galerías Piquer en la cercana calle Simón de Rodas. Desde 1952 encontramos en ellas interesantes almonedas situadas en torno a un patio central con adornos de azulejos y una fuente en medio. La arquitectura que les da cobijo no es tan espectacular como las galerías Piquer, pero tiene mucho encanto. En el local nº 13, de Mercedes Cabeza de Vaca, encontramos detalles muy femeninos y delicados, como muñecas antiguas, encajes, recipientes, sillas, vestidos de mujer, bolsos o diademas y adornos para el pelo. En el nº 37 está el antiguo Valenciano con sus útiles de hípica. Con estas últimas imágenes me despido. Ya sabéis que podéis encontrar las visitas guiadas libres que organizamos para descubrir el patrimonio de Madrid en agenda de www.siema.es o por las redes Twitter o Instagram @siemamadencanto o Facebook Siema Matritensis. A esas se puede apuntar quien quiera, ya que no son de empresa o grupos privados (estas dos últimas ni las publicamos). Esperamos que os gusten. 

Maribel Piqueras

Casas antiguas austrias junto a modernos bloques (SIEMA Matritensis)

Patio central en torno al que se organizan las almonedas de las 
Nuevas Galerías (SIEMA Matritensis)

Una de la almonedas, el local 13 de las Nuevas Galerías
(SIEMA Matritensis)


Casa de Malicia en c/Ribera de curtidores nº 9
(SIEMA Matritensis)









                            


jueves, 9 de septiembre de 2021

Palacetes de la calle Alfonso XII

 Ya estamos de vuelta de vacaciones disfrutando de nuestro querido Madrid y difundiendo lo mejor de su patrimonio. La semana que viene empezaremos las visitas guiadas por Siema Matritensis que tanto os gustan. Con la entrada de hoy haré una selección de palacetes o residencias que se encuentran en la calle Alfonso XII, llenando de elegancia arquitectónica la zona del recién proclamado "Paisaje de la luz". Recuerdo que esta calle surgió tras la venta del real sitio del Buen Retiro por Isabel II. Después, el ayuntamiento de Madrid empezaría las obras de explanación e ingeniería de esta calle, separándola de los terrenos del parque y vendiendo las parcelas a particulares. Entre 1870-73 está fechado el expediente con motivo de las alineaciones de este barrio del Buen Retiro (llamado más tarde Jerónimos). La verja de separación del Retiro con la calle Alfonso XII se la encargaron a José Urioste, quien realizó la misma entre los años 1891-94.  La calle conduce desde la Plaza de la Independencia hasta el Pº de la reina Cristina y no siempre se llamó con ese nombre de Alfonso XII. Al principio aparece en la planimetría como calle Granada, en 1878 como Alfonso XII, en 1931 llevó el nombre de Alcalá Zamora, para volver a llamarse Alfonso XII desde 1941 hasta hoy en día. Los primeros bloques que se construyeron son los que hacen esquina con la plaza de la Independencia, conocidos como Casas Salabert, ya que éste es el primer apellido de su dueño, el marqués de Torrecilla, Narciso Salabert y Pineda. El conjunto se le encargó al Marqués de Cubas, terminándose las primeras casas en 1879 y alargándose la construcción de las que dan a la propia calle un par de años más. Destacan en ellas su sobriedad y clasicismo francés, con un toque modernista de decoración vegetal en los adornos de los huecos y trabajo de hierro de los balcones. En 1913 el arquitecto Alfredo Echegaray añadió al conjunto dos torreones. Ortega y Gasset nació aquí el 9 de mayo de 1883, como se ve en una placa de la fachada.

                                Casa Salabert. En esta vista se aprecia el torreón que añadió Alfredo
                                                   Echegaray en 1913 (SIEMA Matritensis)

Casa Salabert. Alternancia de huecos y decoración de los mismos
(SIEMA Matritensis)

Trabajo modernista en los balcones (SIEMA Matritensis)

Interior de uno de los portales de la casa Salabert que da a la plaza de 
la Independencia (SIEMA Matritensis)

Placa de Ortega y Gasset en la fachada (SIEMA Matritensis)

En un edificio de 1910 tiene la sede el restaurante alemán Horcher (c/ Alfonso XII nº 6). Lleva funcionando desde 1944 con el nombre del primer dueño, el alemán Otto Horcher, que continuó en Madrid la idea del que su padre había fundado en Berlín. Tomaba recetas culinarias del S de Alemania y de la zona Austro-húngara. Se ofertan muchos productos de caza, excelentes caldos y postres muy consistentes. Hoy en día está a cargo de la cuarta generación, que tiene en mente seguir manteniendo la tradición.

Edificio de 1910 en cuyos bajos y primera planta está el restaurante Horcher
(SIEMA Matritensis)


Fachada de Alfonso XII nº 16 con la entrada a Horcher
(SIEMA Matritensis)

En el número 14 de la calle encontramos la que fuera mansión de los Oriol y que, todavía hoy en día, pertenece a esa familia. Os remito a otra entrada de este mismo blog donde describíamos el edificio con todo detalle http://madridconencanto-siema.blogspot.com/2015/04/mansion-de-los-oriol-en-la-calle.html 
Vista general de la mansión de los Oriol, actualmente hotel de lujo (SIEMA Matritensis)

Detalle del curioso remate de esquina de la mansión de los Oriol
(SIEMA Matritensis)

En el nº 16 de la calle encontramos el edificio de Elisa Taberner, realizado en 1900 por el arquitecto José Marañón y Gómez Acebo y que finalizaría las obras su colaborador, Daniel Zavala. Sigue el estilo del segundo imperio francés, con robustos trabajos de hierro y gran buhardilla. Por la calle Juan de Mena se alargaría en viviendas de lujo para alquiler. Algo muy común en estos edificios del barrio de los Jerónimos.
Vista general de la residencia de Elisa Taberner, donde destaca el contraste de color dado por los diferentes materiales empleados, la gran buhardilla y los curiosos balcones miradores del piso principal ( SIEMA Matritensis)

Cinco pisos de viviendas de alquiler anexas a la residencia de la dueña y con entrada por 
la calle Juan de Mena. Se pueden observar los característicos miradores de cristal en los laterales (SIEMA Matritensis)

En el nº 18 el palacete del conde de Puebla Maestre, Francisco Fernández de Córdoba. Es de 1918 y fue diseñado por el arquitecto Victoriano Ortiz Fernández. Hoy en día es el hotel Petit Palace Saboy. Destaca su torreón de seis alturas con decoración estilo art decó.

I
Imponente torreón de esquina del palacete del Conde de Puebla
Maestre, con el gran trabajo escultórico en el arranque del balcón principal
(SIEMA Matritensis)

El palacete de Bruno Zaldo ocupa el nº 26 de la calle. El arquitecto Eduardo Adaro construyó esta magnífica residencia para el financiero indiano Bruno Zaldo Rivera, quien ya disponía de varias viviendas de lujo anteriores en las calles cercanas y que solía alquilar a ricos inquilinos. Esta se construyó entre 1901-03 y seguía un estilo ecléctico muy propio de esa época: clásico en balcones y pilastras, toques barrocos en algún frontón partido y toques modernistas en los miradores de esquina. En la forja de la escalera principal intervino la empresa del famoso ingeniero francés Eiffel.

Vista general del palacete de Bruno Zaldo (SIEMA Matritensis)

Excelente trabajo de madera en la puerta principal de la 
residencia de Zaldo (SIEMA Matritensis)

El arquitecto José Marañón realizó en el nº 32 de esta calle la vivienda para Andrés Gutierrez. Más tarde, en 1927, el arquitecto García Nava realizó algunos cambios, elevó dos plantas y añadió decoraciones y torres. También se alarga la residencia por la calle Academia nº 10 y 12. También en uno de esos pisos vivió la escritora Concha Espina, ya mayor y ciega. 

Residencia para Andrés Gutierrez (SIEMA Matritensis)

Pisos ampliados y torres de García Nava, que le dan un aire de cuento vistas 
desde el parque del Retiro (SIEMA Matritensis)


Placa que indica que en esas viviendas también vivió la escritora Concha Espina
(SIEMA Matritensis)


El mismo arquitecto García Nava trabajó en los bloques de al lado. En la residencia construida en 1911 para Enrique Gutierrez. Serían los números 36 y 38 que, además, cogen la esquina con la calle Casado de Alisal. 

Esquina en torre circular de la residencia para Enrique Gutierrez (SIEMA Matritensis)

Detalle de la entrada principal, donde se ven las mazorcas de maiz y otras plantas
tropicales, como café (SIEMA Matritensis)

Elaborados balcones y miradores en el lateral de la vivienda de 
Enrique Gutierrez (SIEMA Matritensis)

Portal de entrada, donde los capiteles y adornos de estuco también llevan
la nota de exotismo tropical (SIEMA Matritensis)

Vista general de la fachada lateral del nº 38 (SIEMA Matritensis)

Volviendo a la calle Montalbán, os diré que en los bajos del edificio nº 5 (magnífico bloque construído en 1920 y rehabilitado recientemente) se encuentra un negocio con mucho encanto: Lo and Lob. Novedoso local donde encontrar todo para tí y para tu casa, ya que dispone de decoración, mobiliario, vajillas, bisutería y complementos únicos.  Os recomiendo también el siguiente enlace https://www.twinkl.es/ donde se encuentran recursos educativos y cuya última entrada habla del Madrid para niños. Muy aconsejable tenerla a mano siempre. Con estas imágenes de LoandLob me despido por ahora. Podéis seguir nuestra actividad cultural y visitas en twitter @siemamadencanto facebook Siema Matritensis o en agenda de la web www.siema.es, donde sólo se publican las visitas abiertas a todo el mundo, no las privadas o de empresa.

Maribel Piqueras
Elegante edificio de 1920 en la c/ Montalbán nº 5 (SIEMA Matritensis)

Un trocito del escaparate de LoandLob (loandlob)

Detalle de una de las mesas de exposición (Loandlob)

Juegos de fuentes de cristal (SIEMA Matritensis)

Interior con mobiliario (SIEMA Matritensis)















viernes, 6 de agosto de 2021

Torrelaguna: su plaza principal y mucho más

 Ahora que tengo más tiempo decidí conocer un poco más algunos pueblos importantes de la comunidad de Madrid y me sorprendió Torrelaguna. Situado en el valle del Jarama, en el NE de Madrid, camino de Guadalajara, tiene mucha historia que contarnos. Por la importancia de los edificios situados en su plaza central, los restos de palacetes, conventos y murallas, así como por ser cuna de nacimiento de Cisneros y lugar de residencia de María Toribia, a donde también llegó San Isidro, el conjunto del pueblo se declaró monumento artístico en 1974. Lo que más impacta, sin duda, es la iglesia parroquial de Sta.María Magdalena. Forma parte de los pocos ejemplos del gótico s XV que existen en nuestra comunidad y, en algunos aspectos, recuerda a la Magistral de Alcalá. Se empezó en los primeros años del s XV, con el cardenal Mendoza, y luego continuaría patrocinándola Cisneros, pero también se fueron añadiendo decoraciones durante el Renacimiento y Barroco. En el exterior llama la atención el dorado de la piedra arenisca y la esbelta torre, que se degrada algo en altura en la parte superior. Cisneros contrató para la torre al maestro Juan Campero. Presenta tres cuerpos rematados por chapitel y, en el tercer cuerpo, se labraron los escudos de la villa y de Cisneros. Junto a ella se adosa la fachada principal, dividida en tres calles separadas por contrafuertes. El estilo gótico final se manifiesta en sus arcos apuntados y en el arco carpanel central, donde se representa la imposición de la casulla a San Ildefonso.

                      Vista general de la fachada principal de la iglesia parroquial de Sta.María Magdalena
                     con sus contrafuertes y pináculos góticos en los muros (SIEMA Matritensis)

Arranque de la torre con su ornamentación, vista desde abajo (SIEMA Matritensis)

Portada principal de entrada (SIEMA Matritensis)

Detalle de las molduras góticas con el relieve de la imposición de la casulla a San Ildefonso
(SIEMA Matritensis)

Vista general de la fachada principal de la Magistral de Alcalá, construida en la misma época y también relacionada con Cisneros. Los contrafuertes y la decoración gótica de la entrada recuerdan a la de Torrelaguna (SIEMA Matritensis)

La portada Sur, también llamada de la Resurrección, se encuentra retranqueada entre dos capillas muy posteriores: de los siglos XVI y XVII. Sique el esquema de arco gótico apuntado, enmarcado por uno conopial con detalles decorativos florales y geométricos del gótico flamígero o de fines s. XV. En este caso el relieve representa la aparición de Cristo resucitado a María Magdalena. 

Vista general de la fachada Sur, con portada retranqueada entre las dos grandes
capillas a su lado (SIEMA Matritensis)

Detalle de la portada Sur o de la Resurrección, con minuciosa ornamentación
gótica (SIEMA Matritensis)

El interior de la iglesia tiene planta basilical de tres naves, con cinco capillas a los lados. Son muy interesantes las rejas del s XVI de muchas de las capillas. Las cubiertas son también bóvedas góticas de 
crucería (en la nave central, más elevada)y sobre los muros laterales apreciamos unas bonitas vidrieras más modernas, que representan a personajes históricos, como Cisneros, San Isidro, Sta María de la Cabeza,etc. El retablo mayor es barroco y fue donado por D.Pedro González, obispo de Ávila, y lo de mayor calidad se localiza en el sagrario, atribuído a Narciso Tomé y de corte churrigueresco. En el retablo vemos una escultura -no muy lograda por Salvador Carmona- de Sta.María Magdalena y, en las hornacinas laterales, a San Isidro y Sta.María de la Cabeza.

                     Vista general del interior de la iglesia de Sta.María Magdalena, con la diferencia de                               altura de las naves. Se aprecia el coro bajo a la entrada (SIEMA Matritensis)

Detalle del coro bajo a los pies de la iglesia y las diferentes molduras del gótico flamígero 
que cubren la base del coro y las bóvedas de crucería en la parte central superior
(SIEMA Matritensis)

Bóvedas de crucería con arcos apuntados en la nave central
(SIEMA Matritensis)

Pilares entre arcos apuntados en los muros laterales, sobre los que se abren vidrieras
(SIEMA Matritensis)

Vista general del retablo mayor tallado en madera con policromía y 
dorados (SIEMA Matritensis)

Hornacina central del retablo barroco con Sta.María Magdalena penitente 
(SIEMA Matritensis)

Detalle del magnífico Sagrario realizado por Narciso Tomé (SIEMA Matritensis)

Hornacina de Sta.María de la Cabeza en el lado derecho del retablo mayor
(SIEMA Matritensis)

La capilla situada a la izquierda del retablo mayor, al fondo de esa nave lateral,  alberga una reja maravillosa del s  XVI y, en su interior, los restos del poeta Juan de Mena y el llamado Cristo de la Salud o Cristo de Cisneros, regalo de Isabel la Católica a su confesor, que estuvo ubicado en un monasterio de Torrelaguna primero. En la capilla de la derecha, al fondo de la nave lateral, vemos un lienzo de la Virgen del Rosario y la lápida funeraria del padre de Cisneros, Alfonso Jiménez.

Leyenda que cuenta la historia del milagroso Cristo de la Salud
(SIEMA Matritensis)

Cristo de la Salud o Cristo de Cisneros, de principios s XVI
(SIEMA Matritensis)

Sencilla tumba del poeta Juan de Mena (SIEMA Matritensis)

Lápidas funerarias antiguas cubren el suelo de piedra
(SIEMA Matritensis)


Destacan las siguientes capillas: la Capilla Bautismal (muy sencilla, de planta rectangular del s.XVI cubierta por bóveda de terceletes y que alberga la pila de piedra del sXVI); La Capilla de la Asunción, con el lienzo de la Asunción de Eugenio Caxes. En ella la decoración es barroca y fue fundada por Ana Bernaldo de Quirós en el s XVII; Capilla de san Gregorio, encargada en 1540-44 por el Inquisidor Gregorio Velez. A ella se entra por un arco de decoración plateresca y destacan los enterramientos; la Capilla de la Anunciación, del sXVI, con planta de cruz griega cubierta con cúpula. Destaca el monumento de su fundador y el gran lienzo de la Anunciación de Patricio Caxés, pintor padre de Eugenio; la capilla de San Felipe con el martirio de San Felipe, pintado por Eugenio Caxés, en esta capilla barroca vemos el monumento funerario de la fundadora Petronila de Pastrana y de su marido. 

Capilla de San Gregorio, s XVI; con arcosolios renacentistas en sus muros
(SIEMA Matritensis)

Bellísima imagen de Santa María de la Cabeza en una de las capillas de 
la entrada (SIEMA Matritensis)

Crucifijo y restos de policromía antigua adornando el pilar
(SIEMA Matritensis)

También en la plaza vemos el convento de hermanas franciscanas, la llamada Cruz de Cisneros (levantada en 1802 para conmemorar el punto donde se localizaba la casa natal del cardenal que vino al mundo en 1436). El Ayuntamiento conserva el estilo renacentista, ya que fue fundado en 1514 por el propio Cisneros como almacén de trigo. El cardenal Cisneros invirtió mucho en su pueblo natal. 

Ayuntamiento en la plaza mayor (SIEMA Matritensis)

Placa en el Ayuntamiento con el escudo de Cisneros como homenaje
(SIEMA Matritensis)

Convento de franciscanas (SIEMA Matritensis)

San Isidro, patrón de Madrid, es otro de los personajes históricos de la villa, cuya representación nos aparece en muchos puntos. En 1110, cuando unas guarniciones árabes se acercaron a Madrid, decidió trasladarse a Torrelaguna, en unos terrenos que los Vargas tenían en el pueblo. Allí conoció a María Toribio y se casaron en una antigua iglesia, situada en el mismo punto donde se construyó la parroquia de Sta. María Magdalena. Estuvieron poco tiempo, hasta 1119 en que regresaron a Madrid. Sus imágenes aparecen en las vidrieras y esculturas de la catedral, así como en jardines de la localidad. Sta.María de la Cabeza, como se la conoció popularmente luego, era muy piadosa y tenía el encargo de cuidar las velas e iluminación de una antigua ermita dedicada a la Virgen con la advocación de Nra Sra de Piedad que había en Torrelaguna (por eso su iconografía lleva en la mano derecha una antorcha para encender velas).Se le conoce como la Ermita de Santa María de la Cabeza y, en este lugar fue enterrada al morir. Después pasó la ermita por varias manos, incluso por los templarios o el arzobispado de Toledo y los franciscanos. En ella se hicieron reformas, pero desgraciadamente hoy en día las instituciones no han puesto ningún interés en su conservación y restauración. 

Ermita de Sta.María de la cabeza (Daniel, en MCYP)

Vidriera de Sta. María de la Cabeza en la iglesia parroquial
de Sta. María Magdalena (SIEMA Matritensis)

Vidriera de San Isidro (SIEMA Matritensis)

Vidriera de Cisneros (SIEMA Matritensis)


En Torrelaguna todavía quedan restos de sus murallas del s XV, con algunas puertas también posteriores. La antigua alhóndiga de fines del s XIV es hoy un restaurante. Igualmente se pueden ver casas nobiliarias con escudos, palacetes de Arteaga o Salinas. En uno de esos palacios tiene la sede el Canal de Isabel II, la que fue su primera sede en Madrid. En los alrededores del pueblo también se observan los restos del Canal de Cabarrús (s XVIII). Con imágenes de esta otra Torrelaguna, más allá de su famosa plaza mayor me despido hasta septiembre. Os deseo un buen verano, lleno de disfrute y descanso.

Maribel

Portada de la casa de los Bernaldo de Quirós, con escudos de tres de sus 
propietarios (SIEMA Matritensis)

Detalle de la portada con arco apuntado y escudo de los Quirós, que también
financiaron una capilla en la iglesia principal (SIEMA Matritensis)

Arco de san Bartolomé (SIEMA Matritensis)

Alhóndiga de los s XIV y XV (Una Ventana sobre Madrid)

Palacio de las Salinas (Una Ventana sobre Madrid)