Síguenos por correo electrónico

jueves, 10 de junio de 2021

Edificio Colonial en la calle Mayor

 Me gustaría que nos fijáramos hoy en el Edificio de la Compañía Colonial , en la calle Mayor 16. No es el primer sitio donde se localizaron las oficinas de esta marca en la capital, pero sí el más espectacular. Sólo hay que pasear por la acera de los números pares de la calle Mayor y darnos cuenta de esa arquitectura tan peculiar. El fundador de la compañía era Jacques François Antoine Meric, oriundo de Perpignan, proveniente de una importante familia de comerciantes y banqueros franceses. Aquí se hacía conocer como Jaime Meric y junto a familiares suyos, como su hermano Pedro, creó la compañía en 1854. Instaló primero la fábrica de chocolate en el Paseo del Prado, con productos que traía de propiedades de su familia allá por Guinea. Como se le quedó pequeño el sitio, decidió trasladar la fábrica a Pinto en 1866, dotándola de tecnología a la última. Además, Pinto era un pueblo cómodo para transporte de mercancías, ya que el ferrocarril de la línea Madrid-Aranjuez pasaba por allí. Los vecinos de Pinto, donde todavía existe la empresa (ahora como chocolate Eureka) encantados con la decisión, ya que la familia se instaló allí y generó mucho trabajo, mejorando también las condiciones de vida de Pinto.

                             Vista general del edificio de la Compañía Colonial (SIEMA Matritensis)

En 1889 Jaime Meric dejó la fábrica de productos Colonial a su hijo Edmundo y es entonces cuando deciden cambiar la sede que tenían cerca de la puerta de Sol, en la calle Montera, a esta nueva de la calle Mayor. A principios del s XX construyen un edificio nuevo, encargándole el diseño del mismo a los hermanos Mathet, como indica la placa de la fachada, quienes lo acaban en 1909. Estamos en pleno auge del modernismo y, también en los inicios del art déco, estilos ambos que se combinan en su original arquitectura. El edificio es de planta rectangular, con dos torres miradores acristalas y cubiertas por cúpula en las esquinas. Grandes huecos para locales comerciales en la planta baja. La decoración va en aumento según ascendemos en altura. Cada tramo de huecos de balcones o ventanas se remata de manera diferente. En los miradores vemos arco, luego encima remate recto, para finalizar en arco y, encima, un óculo, antes de la línea curva de la cornisa bajo la torre-cúpula. Pura simetría la alternancia de huecos en líneas verticales en las esquinas. Pero, en el centro, se marca el sentido horizontal. Con el mismo ritmo: remate de arcos en huecos del piso primero, remates rectos en los del piso central y, otra vez remates curvos en la tercera planta. 

              Junto a la puerta principal, la placa indicando los arquitectos y el año (SIEMA Matritensis)

Torreón mirador de esquina en el edificio Colonial que sobresale de la 
fachada central y así queda ésta retranqueada (SIEMA Matritensis)

Detalle de las curvaturas modernistas en los remates de las torres, con las alusiones a los 
leones africanos y esa decoración que alterna el modernismo y arte déco
(SIEMA Matritensis)

La parte superior de la fachada es la más elaborada. En sus materiales resulta muy colorista la alternancia de hierro, cristal, madera, piedra y cerámica. Representan los productos con los que comercian: te, cacao y café. Alternan también las líneas rectas y curvas. Destacan los arcos pareados sobre finas columnas de piedra. Toda la decoración hace alusiones al exotismo de África: leones, palmeras, exhuberancia de flores, los frutos del cacao, los granos de café, las hojas de te y los indios.


Detalle de los remates superiores con arcos pareados sobre finas columnas y la azulejería donde indican sus productos: cacao, y café (SIEMA Matritensis)

Detalle decorativo con cabeza llena de exotismo y decoración floral 
(SIEMA Matritensis)

Detalle con cabeza de indio (SIEMA Matritensis)

Una gran puerta de hierro con decoración modernista floral nos introduce en el elegante portal de mármol. Llaman la atención las vidrieras del portal, donde aparecen diseñados los frutos con los que comercian, así como la caja antigua del ascensor en hierro y las puertas de buenas maderas para portería. Lo mismo que la calidad de maderas utilizadas en las oficinas.

Vidrieras en el hall de entrada (SIEMA Matritensis)

Caja del ascensor en hierro, con diseño modernista (SIEMA Matritensis)

Reja modernista y decoración original de la barandilla 
(SIEMA Matritensis)

                                              Maderas nobles en las puertas (SIEMA Matritensis)

                        Portal de mármoles en suelo y zócalos, así como trabajo en estucos alrededor
                                                      (SIEMA Matritensis)

Detalle de los puttis jugando y decoración en los arcos del hall
(SIEMA Matritensis)

La marca de productos colonial existe todavía, así como la fábrica de chocolate en Pinto. También he visto por Madrid tiendas Colonial, una de chocolates y, otra de tés. Son famosos sus productos de chocolate, como las latas con sardinas de chocolate, que en Madrid se han hecho famosas durante las fiestas del "entierro de la sardina" y, que se venden incluso como producto turístico en la oficina de turismo de la Plaza Mayor. Como veis, resulta una entrada muy golosa la de este edificio Colonial!

Maribel

                                                  Fábrica de chocolates en  Pinto ( web Eureka )

                         Tienda la Colonial de Ultramar en c/ Ortega y Gasset ( web la Colonial)








No hay comentarios:

Publicar un comentario