Síguenos por correo electrónico

martes, 27 de abril de 2021

La Colonia Moscardó y Usera

 Hoy nos vamos a trasladar del Madrid del centro histórico a una de las 36 colonias históricas que todavía podemos disfrutar en nuestro querido Madrid, me refiero a la conocida como Colonia Moscardó, en Usera. Su creador fue Marcelo Usera, militar proveniente de la clase media, empresario agropecuario y propietario de grandes terrenos por Carabanchel. Igualmente desarrolló estudios de abogacía y filosofía y letras. Un hombre pues, muy polifacético. El teniente coronel Marcelo Usera se casó dos veces, sin poder tener hijos con ninguna de sus dos mujeres. En los años 20 del s XX decidió parcelar y vender esos terrenos tan cercanos a Madrid, pero que en esa época pertenecían a Carabanchel. Hay que tener en cuenta que están situados al otro lado del río Manzanares, justo frente a lo que sería Matadero y Madrid Río. Su administrador trazó y diseñó las calles de ese barrio poniendo con naturalidad los nombres de la familia del coronel, por eso se llaman Gabriel Usera, Amparo Usera, Isabelita, Nicolás Usera, Nicolás Sánchez, o nombres de militares y algún botánico o personaje ilustre del s XVIII. Esta colonia Moscardó siguió las directrices del Instituto de Reformas Sociales, creado en 1908, con la idea de promover viviendas sociales para los trabajadores más desfavorecidos que llegaban a Madrid. Hubo varias "leyes de casas baratas" (1911,1924, 1931). Este primer proyecto de colonia promovido por Marcelo Usera data de 1929, aunque no se inició hasta los años 30 y se llamó primeramente "Colonia Salud y Ahorro". Está considerado como el primer proyecto de vivienda pública en Madrid, donde se podía alquilar y no era necesario ser propietario de la vivienda. Se las llamaba "casas ultrabaratas" y tuvieron varias fases de desarrollo a lo largo del tiempo. 

                            Colonia Moscardó. Vista general con los arcos que unen los diferentes 
                                bloques de tres alturas de la primera fase (SIEMA Matritensis)

Estas casas "ultrabaratas" no seguían la idea de hotelitos en las afueras, como el resto de colonias que se hacían en Madrid. Recordar que ya hablamos en el blog de la primera colonia histórica: Madrid Moderno, en la Guindalera (de fines s XIX), mucho antes de que se creara el Instituto de Reformas Sociales. La Guerra Civil supuso la interrupción de los trabajos y, finalmente, se pudo inaugurar en 1943, pero ya con otro nombre, el del general Moscardó. Moscardó era un militar al que admiraba Marcelo Usera, por su valentía al defender el alcázar de Toledo, así que la colonia se quedó con ese nombre, que también da nombre a este barrio del distrito Usera. Eran bloques de tres alturas con pisos muy pequeños (40m2) y donde el espacio estaba racionalizado con un uso práctico de manera muy matemática. En ese pequeño espacio metían 2 o 3 dormitorios, baños y comedor. Al exterior eran muy sobrias, de cemento liso, con sencillas ventanas de madera, y en los portales una decoración de ladrillo. Entremedias de los bloques un pequeño espacio ajardinado y arcos con pequeños torreones para unir los diferentes bloques. Bajo los arcos hay canales para el agua y pérgolas de hierro, menos en el arco central entre los bloques, que no es de medio punto, sino mucho más grande y rebajado. Bajo él se diseñó una calle.

                                        Colonia Moscardó, zona de los primeros pisos de 40 m2, 
                                            en bloques de tres   alturas ( SIEMA Matritensis)

                                        Todavía se pueden ver por la colonia algunas de las primitivas
                                                ventanas de madera (SIEMA Matritensis)

Antes de pasar a ver las otras fases y estilos de esta desconocida colonia, quería comentaros que su aspecto mejoró mucho a partir de 1982, cuando se unieron el diseñador Alberto Corazón y el profesor de matemáticas jubilado, Juan José Caurcel. Ambos la proporcionaron una aire más moderno y bonito. Alberto Corazón, tristemente fallecido este año del 2021, era un artista polifacético, siempre pendiente de las necesidades de la comunidad que le hacía los encargos. A lo largo de su vida creó muchos logos conocidos de entidades (como el de Paradores Nacionales, Caja Madrid, FEVE, Editorial Anaya y otros muchos). A los pocos años de pintar esta colonia, en 1989, le otorgaron el premio nacional de diseño gráfico. Aquí utilizó colores mates, con mucho gris en sus bases y sencillos diseños geométricos para decorar las fachadas. También colaboró con Caurcel en pintar el marco de 14 relojes de sol que se llegaron a finalizar en sus fachadas, cada uno diferente y orientados al Sur, con una precisión enorme en el aspecto gnomótico. 

                     Detalle del reloj en uno de los pasos entre viviendas con esas pérgolas metálicas 
características. Aquí en rosa y azúl, de forma rectangular y numeración árabe (SIEMA Matritensis)

Perspectiva de simétrica geometría en esos accesos entre
viviendas y con el suelo preparado para el agua
(SIEMA Matritensis)

Torre con reloj de sol, incluso con los cuartos marcados. Todo en 
números romanos, con el óculo de la torre incluido en la esfera. A destacar
el contraste del rosa y amarillo y el sol del centro. Así como el diseño geométrico que
enmarca la ventana de la parte inferior en rosa (SIEMA Matritensis)

Todos los relojes son diferentes, como este con el marco ondulado
(SIEMA Matritensis)

Puerta de hierro enmarcada con esa línea de ladrillo, bajo marquesina
de metal (SIEMA Matritensis)


Vista lateral con todas las marquesinas organizadas en fila y 
esa terraza en la planta baja con plantas que es un añadido 
posterior (SIEMA Matritensis)

La siguiente fase fueron casitas de una sola planta, con tejado de teja plana, patio posterior, y una ventana a cada lado de la puerta. Estas viviendas unifamiliares, recuerdan más al resto de colonias conocidas de Madrid, especialmente las viviendas militares por Colonia Jardín. Es una fase más cercana hacia la zona del río. Y tienen a los lados los parques y el estadio deportivo. En ese estadio sucedió una anécdota conocida como el "Motín de Moscardó". En 1980, durante un concierto de Lou Reed, se produjeron altercados motivados por el malestar del público. Hubo huelga de transportes en Madrid y el artista empezó con 1.30h de retraso, a las dos canciones alguien le arrojó una botella. Paró el concierto, se fue al camerino y dió orden de recoger instrumentales y todo el equipo. Ahí se armó la marimorena, ya que el público se lanzó al escenario a llevarse de todo: bafles, teclado, instrumentos, mesas (que curiosamente aparecieron más tarde en los bares de la Movida de Malasaña).

                            Viviendas unifamiliares de esta fase, también pintadas por A.Corazón
                                                            (SIEMA Matritensis)

Línea de casitas en la calle General Marván (SIEMA Matritensis)

Proyecto de vivienda en Colonia Moscardó en 1946
(Memoria de Madrid)

Por último, la última fase consta de bloques muy altos de viviendas, ya hacía la parte más cercana a Madrid. También con zonas traseras ajardinadas y pintadas por Alberto Corazón en amarillos, blancos, colores ocres. En ellas encontramos los relojes más grandes durante nuestra visita (algunos de 7ms). Volvemos a repetir la misma visita cultural, pero esta vez entre semana, el miércoles 12 de mayo, por si alguno se pudiera escapar. Espero haberos descubierto otro Madrid.

Maribel Piqueras

Mirar qué curios esté reloj entre líneas de puzzle en ocre, con la ventana 
y su persiana incluidas en la esfera. A la izquierda luce el sol pintado y todo enmarcado 
en modernas líneas y colores (SIEMA Matritensis)

Otro tipo de reloj en el lateral de estos bloques altos 
(SIEMA Matritensis)







No hay comentarios:

Publicar un comentario