Síguenos por correo electrónico

lunes, 22 de marzo de 2021

Calle del Nuncio

 La calle del Nuncio se inicia en Puerta Cerrada y llega hasta la iglesia de San Pedro el Viejo. Era una de las calles más importantes del Madrid medieval, que conserva la curvatura irregular de su urbanismo primitivo y todo el encanto del Madrid antiguo. Hoy en día, con sus fachadas remodeladas y pintadas de diferentes colores, luce mucho más. En este Madrid escondido de las grandes vías se han ubicado también conocidos cafés y restaurantes. La población más antigua que la habitó dependía de la guarnición árabe que había en el Madrid de los siglos X y XI. Después creció el caserío abigarrado dentro de las murallas cristianas. Todavía hoy encontramos en ella edificios de los siglos XVI y XVII, algunos de ellos construidos con restos de la muralla medieval.

                      Vista general de la estrecha y encantadora calle del Nuncio (SIEMA Matritensis)

Azulejo con el nombre de la calle utilizando los símbolos del nuncio
(SIEMA Matritensis)


Vistas del castizo restaurante el Madroño al comienzo de la calle, con sus paneles de
cerámicas artísticas (SIEMA Matritensis)

En el nº 8 encontramos una casa señorial del s XVI, edificada con muros de ladrillo y franjas de mampostería de estilo mudéjar toledano, sobre gran zócalo de granito. La sobria entrada oculta un bonito patio interior de columnas de granito en la parte inferior y zapatas sobre pilares de madera en la superior. Para sus muros se utilizó parte de los restos de la muralla medieval. Fue rehabilitada en los años 80. Actualmente es la sede de la Federación española de Municipios y Provincias.

Antigua casa señorial del s XVI, con su torreón esquinado. Hoy es un 
organismo oficial  (SIEMA Matritensis)

Restos de muralla medieval reciclada (SIEMA Matritensis)

Patio de la casa señorial del s XVI, hoy Federación española de Municipios 
y Provincias (Teresa Miralles)

En los números 13-15 encontramos el edificio que dió nombre a la calle, me refiero al Palacio de la Nunciatura. Ocupa el lugar donde estuvieron propiedades de los Vargas y, después, del privado del Duque de Lerma, Rodrigo Calderón. Más tarde fueron adquiridas como sede de la Nunciatura en España por la Santa Sede. El mal estado de este caserío antiguo usado por el nuncio requería continuas obras. Comenta Ana Vázquez Barrado ("las obras en el Palacio de la nunciatura") que en 1659 Francisco Bautista estuvo dirigiendo obras allí, a la vez que en la colegiata de la calle Toledo. Pero la residencia de una persona tan importante -el representante del jefe de la Iglesia ante el monarca de mayor prestigio en la cristiandad- suponía mayores atenciones. Más tarde tuvieron que ser de nuevo remodeladas por el arquitecto José de Villareal, en 1681. En nuestro país la diplomacia vaticana tuvo un representante estable desde los Reyes Católicos, aunque se considere propiamente como primer nuncio a uno posterior, ya de la época de Carlos V, Baldassare Castiglione (ocupó el cargo de nuncio entre 1524-29). Dos de los nuncios que hubo en España fueron luego papas: Giambattista Castagna (nuncio entre 1565-72), como Papa Urbano VII. Y Giovanni Battista Pamphili (nuncio entre 1626-1630), como Papa Inocencio X, famoso por el retrato que le pintó Velázquez en su estancia romana. 

Palacio de la Nunciatura (SIEMA Matritensis)

Detalle de la decoración con el escudo de armas del nuncio en los 
balcones del piso principal (SIEMA Matritensis)

Placa que indica que aquí vivió y murió el arquitecto Villareal, autor 
de reformas en el Palacio de la Nunciatura durante el s XVII (SIEMA Matritensis)

El palacio de la nunciatura consta de dos edificios y hace ángulo. Uno de ellos, el más grande, se distribuye en torno a un patio central rectangular, cuya galería inferior está cubierta por bóveda de aristas. Consta de dos pisos sobre zócalo de granito, con muros de ladrillo estucados. El piso principal presenta encadenados de piedra en las esquinas y balcones con decoración de molduras barrocas del s XVIII y el escudo con el símbolo del nuncio. Lo remata un piso de poca altura para el servicio. A principios del siglo XVIII se amplió la propiedad comprando el nuncio Pompeo Aldrovandei las casas adyacentes y encargando al arquitecto Moradillo una reforma. De ahí lo extraño de la forma del palacio por fuera y en el patio. Por ejemplo, las paredes que componen los cuatro lados del patio son desiguales en longitud y composición. Un ritmo movido y discontinuo que no es nada neoclásico. En en ese mismo siglo cuando el Papa Clemente XIV instaura el Tribunal de la Rota (1771), que en esta nunciatura se localizó en la planta baja del edificio y estuvo funcionando aquí hasta su reciente traslado a las dependencias de la zona de la catedral de la Almudena. Este Tribunal de la Rota paralizó sus funciones entre 1932 y no se reanudó de nuevo hasta 1947. Aunque en 1958 lo adquirió el Ejército para localizar en él a la vicaría general castrense, mantuvo la planta baja como Tribunal de la Rota que ya comentamos. Desde 1988 se llama arzobispado castrense. 

Portada principal de la nunciatura con sillares almohadillados
(SIEMA Matritensis)

Nunciatura: entrada de carruajes (SIEMA Matritensis)

Este Palacio de la Nunciatura dió lugar al nombre de la calle y, también, estaba muy vinculado a la cercana iglesia de San Pedro, remodelada en el s XVIII por el nuncio y donde reposan algunos de ellos. De este monumento ya hablamos en una entrada anterior: http://madridconencanto-siema.blogspot.com/2016/12/iglesia-de-san-pedro-el-viejo.html . La Nunciatura se trasladó en 1958 a la nueva sede inaugurada en la Avda de Pío XII nº 16, en donde se han alojado los papas que nos han visitado en el siglo XX.

                                              Nueva sede de la Nunciatura (Alfa y Omega, 2017)


                                          Iglesia de San Pedro el Viejo (SIEMA Matritensis)

Tumba del nuncio en la iglesia de San Pedro, 1754
(SIEMA Matritensis)

Seguimos asombrados del encanto que tiene esta calle, donde también localizamos elegantes edificios del s XIX y el restaurante Juan sin miedo, ya llegando a la Travesía del Nuncio. Este es un pequeño callejón que se inicia en la iglesia de San Pedro y llega hasta la cuesta de Segovia. Sus tramos de escalera dejan a un lado el lateral de San Pedro, justo donde se localiza la entrada a la Congregación de San Pedro Apóstol para los sacerdotes seculares naturales de Madrid. Termina en el romántico Café del Nuncio. Antes de que existiera ese café este tramo de callejón quedó inmortalizado por la presencia de Orson Welles con su familia, según dejaron constancia fotógrafos de 1959 y que pudimos contemplar en la magnífica exposición de Mad in Hollywood en la sala del Águila hace unos años. Con estos comentarios me despido. Qué sigáis disfrutando de nuestro querido Madrid sabiendo la historia que pisáis. Recordad que podéis seguir nuestra actividad cultural en twitter @siemamadencanto, Instagram Siemamadencanto , Facebook Siema Matritensis o agenda de www.siema.es. Sólo anunciamos las visitas libres o con posibilidad individual, eso si quedan plazas, ya que se agotan en los nuestros grupos de what´s up o mails a principios de cada mes. Las de grupos privados no se publicitan. Cualquier foto o información publicada en este blog también se puede utilizar indicando su procedencia. Gracias.

Maribel Piqueras

Vivienda de 1864 en la calle el Nuncio (SIEMA Matritensis)

                           Restaurante Juan sin miedo en la calle Nuncio (SIEMA Matritensis)

Travesía del Nuncio desde San Pedro, donde se localizan las dos cartelas, la antigua azúl
y la de azulejos más moderna (SIEMA Matritensis)

Bajada por la travesía del Nuncio, desde la calle del Nuncio y, dejando a nuestra 
izquierda la iglesia de San Pedro (SIEMA Matritensis)

Travesía del Nuncio desde la cuesta de Segovia (SIEMA Matritensis)






















No hay comentarios:

Publicar un comentario