Síguenos por correo electrónico

viernes, 21 de febrero de 2020

Antonio Palacios y su última vivienda en Madrid

Antonio Palacios, arquitecto gallego nacido en Porriño el 8 de enero de 1874, desarrolló casi toda su labor profesional en Madrid. Sus primeras colaboraciones las realizó junto a su antiguo profesor de Arquitectura, Ricardo Velázquez Bosco, para el ministerio de Fomento (actual Ministerio de Agricultura). De él se inspiraría en la arquitectura española, sobre todo la del Renacimiento, pero también en la de la época de los Reyes Católicos. Galerías de arcos, logias, medallones, escudos con las armas de Castilla o motivos de final del s XV, atlantes, cariátides, pilares y columnas clásicas. Igualmente tomó de Velázquez Bosco la utilización de diversos materiales combinándolos a la vez: piedra, ladrillo, cerámica, estuco y los más modernos de hierro y cristal. Palacios empezó trabajando asociado a los hermanos Otamendi. Por eso su colaboración en el símbolo romboide del Metro de Madrid o en las diversas marquesinas y entradas para el mismo por la zona de la Gran Vía y Alcalá. 

Grandiosidad del Palacio de Fomento, de Ricardo Velázquez Bosco, con 
quien se formaría Palacios (SIEMA Matritensis)

Ya se utilizó en esta obra el empleo de cariátides, que Palacios usó en el 
edificio para el Banco del Río  de la Plata (SIEMA Matritensis)

Lo más sorprendente de su última vivienda, como comprobaremos en breve,  es lo discreta que es. Especialmente si tenemos en cuenta los grandes éxitos del arquitecto, que responden a edificios monumentales, majestuosos y que siguen un estilo arquitectónico español o historicista, frente a la influencia francesa que se propuso a fines del s XVIII y s XIX. Al comienzo de las obras de la Gran Vía vemos también esa influencia francesa en el Edificio Metrópolis, pero después de 1911 se insiste, como Palacios, en otro modelo, el español: neomudéjar, neoplateresco, neorenacentista puro o neobarroco. Que serán los modelos que se apliquen durante la construcción del primer tramo de la Gran vía. Recomendamos repasar esos monumentos en las siguientes entradas del blog http://madridconencanto-siema.blogspot.com/2019/03/gran-via-n-1-y-2-edificios-grassy-y.html

Palacio de Cibeles (SIEMA Matritensis)

Escudos medievales, decoración neoplateresca con toques modernistas en 
la parte superior del Palacio de Cibeles (SIEMA Matritensis)

Cariátides a la entrada del Banco de Río de la Plata, hoy Instituto Cervantes
(SIEMA Matritensis)

Después de vivir y trabajar por el centro de  Madrid, como en la calle Maldonadas o calle Mayor, en 1942 se construyó una vivienda en el Platio (Aravaca). Allí se retiró a pasar sus últimos años y fue donde falleció el 27 de octubre de 1945. Aravaca todavía era un pueblo de Madrid, que no se uniría a la capital hasta 1951. Dos causas movieron a los madrileños de entonces a irse a las afueras. Una el tren y los diversos apeaderos que había allí y que hicieron que en 1909 se creara la Colonia de los Ferroviarios. Otra la gran zona verde que atraía a veraneantes, cazadores o excursionistas. Se fueron construyendo chalets u "hotelitos" con jardín y así el Plantío ya disponía de un nuevo apeadero en 1920. Atraía a industriales, comerciantes y alta clase media de Madrid a trasladarse allí. De esos cientos de residencias sólo se mantuvieron 48 después de la Guerra Civil. Pero como la zona seguía siendo muy atractiva en los años 40 se repararon las que quedaban y se hicieron otras nuevas, entre ellas se encuentra la que hoy nos ocupa. 

Vista general de la última vivienda de Antonio Palacios (SIEMA Matritensis)

La vivienda hace esquina y está en la c/Cimarra nº 4. Me resultó fácil localizarla, gracias a la inestimable colaboración de mi amiga arquitecto Colo y su investigación en el COAM. Es de planta rectangular, con un pequeño patio ajardinado en la entrada principal y otro jardín más grande y alargado en la parte trasera. Presenta dos alturas y sótano. Está rodeada por un muro de ladrillo rojo, con numerosos arcos rellenos con rejería de hierro de estilo modernistas. Aparte, aparecen en él muchos huecos de diferentes tamaños (ovalados y cuadrados). Un pórtico de columnas de granito nos recibe en la entrada. Columnas también en la parte superior, columnas geminadas, en medio de una ventana con dos arcos. Vemos el estilo historicista de Palacios, pero ahora "en miniatura": grandes zócalos de granito, ladrillo, hierro y cristal. Numerosos ventanales, arcos, focos de luz. Una arquitectura colorista y luminosa. Las cubiertas del tejado son de teja. Una gran terraza asoma en la parte de arriba del piso superior. También encontramos detalles de cerámica e, incluso, un cruceiro gallego en la entrada. 

Detalle del piso superior, la entrada achaflanada con arco y una vista general lateral con 
el zócalo de granito (SIEMA Matritensis)

Antonio Palacios siguió trabajando en su pequeño estudio en esta vivienda y recibiendo a gente. Casado con la malagueña Adela Martínez, no tuvo hijos. Hoy en día es una vivienda particular. Me gustaría que no la tirasen nunca y que se reconociera su existencia en las rutas del ayuntamiento de Madrid sobre el arquitecto Antonio Palacios, que bien puede apodarse, el arquitecto de Madrid, ya que todo el entorno de la Cibeles lleva su estilo característico, así como muchos edificios de ese Madrid de los años 20 por la calle Mayor o la Gran Vía.

Maribel Piqueras

Detalle de las barras de hierro decoradas para la ventana del 
sótano (SIEMA Matritensis)

Rejería modernista en la calle Cimarra nº 4 (SIEMA Matritensis)


jueves, 13 de febrero de 2020

Calle Larra en Madrid y sus sorpresas

Ha sido para mí una grata sorpresa recorrer esta calle Larra, entre las calles de Barceló y Sagasta. Pequeña calle que hace verdadero honor a su nombre, el articulista Larra. El sabor a la antigua prensa se respira en un edificio modernista que nos llama inmediatamente la atención. Se trata del número 14, un edificio diseñado en 1906 por el arquitecto Jesús Carrasco Muñoz y Encina para el semanario "Nuevo Mundo". Esta revista surgió en 1894 para dar a conocer las noticias llegadas de ultramar y estuvo en activo hasta 1933. Firmaron sus artículos escritores de la categoría de Unamuno o Azorín. Se suceden en el mismo edificio diferentes periódicos: "El Sol" en 1917, "la Voz" en 1920 ( con firmas de Ortega y Gasset, Josep Pla, Marañón, Manuel Azaña). También después de la Guerra Civil y hasta 1963 estuvo el periódico falangista "Arriba". Así como la imprenta tipográfica y la oficinas y talleres de la editorial Calpe o el "Marca"(prensa deportiva exitosa fundada en 1938).

Rótulo indicativo de la prensa que se editó en este edificio(SIEMA Matritensis)

El edificio se extiende en horizontal, con dos plantas y sótano, más un bonito patio interior acristalado que se utiliza para eventos y conferencias. Llama la atención la fachada retranqueada tras unos altos pilares modernistas. Unas fuertes rejas en curva nos impiden acceder al interior. Otra labor de reja más fina se da en el resto de ventanas. A destacar la cerámica de Daniel Zuloaga en la fachada, donde expresa las palabras de Arte, Ciencia, Industria y Progreso. Presenta dos entradas. La de la izquierda actualmente la utiliza la Fundación Diario Madrid (2007 y que usa la primera planta), la de la derecha una escuela de diseño privada, de capital italiano, IED o Instituto Europeo di Design.

Vista lateral donde se percibe el ritmo de los altos pilares con capiteles modernistas y las rejas de inspiración medieval (SIEMA Matritensis)

Detalle del retranqueo de la fachada con ese pequeño y alargado patio cubierto al 
exterior (SIEMA Matritensis)

Juegos de diferentes pilastras en la parte delantera y trasera
(SIEMA Matritensis)

La cerámica de Zuloaga aparece decorando bajo el arranque de los balcones de la planta 
segunda (SIEMA Matritensis)

Patio cubierto y acristalado de Larra nº 14 (Venues place)

Esta calle construida en la ampliación de Madrid con el ensanche presenta otras edificaciones elegantes de principios del s XX. Muchos de sus inquilinos estaban relacionados con el mundo de la prensa o la literatura, como por ejemplo Manuel Machado, ilustre vecino de esta calle. Los números impares 11, 13 o 15 no desmerecen nada. Destacan sus trabajos que recuerdan a la arquitectura historicista: torreones, rejas antiguas, pero también finos estucos con decoración floral o geométrica. El número 13 sobresale con los tres alerones de madera que recuerda a la arquitectura cántabra o vasca y sus galerías de arcos en la parte posterior como en el plateresco, así como ventanas con decoración neobarroca en la parte central y otros remates más clásicos abajo. Este edificio del nº 13 lo construyó José Purkiss en 1926 por encargo de Eugenio Rubio. En fín, otra calle de Madrid con mucho encanto para escribir sobre ella. 

Maribel Piqueras


Edificio Larra nº 11 (SIEMA Matritensis)

Edificio en la calle Larra nº 13 (SIEMA Matritensis)

Larra nº 15 (SIEMA Matritensis)