Síguenos por correo electrónico

lunes, 27 de enero de 2020

Galdós en la Biblioteca Nacional

Con motivo del centenario de la muerte de Galdós que celebramos en este año 2020, la Biblioteca Nacional ha organizado una muestra dando a conocer ese Galdós más entrañable, humano y personal. Con abundante material fotográfico y manuscritos hacemos una inmersión en el Madrid galdosiano, sus personajes, así como la personalidad y gustos del famoso escritor. Animaros porque queda poco tiempo para disfrutar de esta maravilla, ya que la exposición cerrará al público el 16 de febrero. En "Benito Pérez Galdós, la verdad humana" nos introducen en lo que fue su infancia y estudios en Las Palmas de Gran Canaria (donde nació el 10 de mayo de 1843), sus padres y numerosos hermanos. Es el pequeño de 7 hermanos, con una gran diferencia de edad con los mayores. Nos rodean fotografías y pinturas de ese joven Galdós que llega a Madrid en 1862 con la idea de estudiar derecho. Su primera pensión en la calle Fuentes, su deambular por el centro histórico en torno a la Plaza Mayor y Sol, la vivencia de las protestas estudiantiles en la llamada "noche de San Daniel", la universidad central, el Ateneo, sus viajes a París en 1867 y 1868 con la ayuda de sus hermanos mayores, la revolución de 1869. 

Retrato de Galdós realizado a dibujo y pastel por Miguel Massieu 
en 1860 .BNE . (SIEMA Matritensis)

Vista de la Puerta del Sol de Madrid. Fotografía de Jean Laurent.
BNE (SIEMA Matritensis)

Retrato de Galdós por Christian Franzen, fotografía anterior a 1909.
Colección privada, L.U.M (SIEMA Matritensis)

Plano del establecimiento geográfico de López, 1846. BNE. Este es el Madrid que conoció Galdós a su llegada a la capital, prácticamente no había variado en siglos (SIEMA Matritensis)

Otra sala nos muestra sus primeras obras (la Fontana de Oro, los Episodios Nacionales); sus amigos como Giner de los Ríos, Agustín Lhardy; el Galdós periodista en La Nación, el Debate o la revista España. También vemos sus gustos musicales (tocaba el piano y el armonio), pintaba marinas y dibujos para ilustrar sus obras.

"La Fontana de oro" , 1870, Imprenta de la Guirnalda  
(SIEMA Matritensis)

Manuscrito de la Corte de Carlos IV, 1873. BNE (SIEMA Matritensis)

Galdós posando para Sorolla, 1894. Casa-Museo Pérez Galdós
(SIEMA Matritensis)

Piano vertical como el que acostumbraba a tocar (SIEMA Matritensis)

Pandereta pintada con marinas por Galdós en 1890 (SIEMA Matritensis)

Libro de los Episodios Nacionales ilustrado por Enrique y Arturo Mélida
(SIEMA Matritensis)

Ilustraciones de los Episodios Nacionales por Pellicer (SIEMA Matritensis)

Nos vamos adentrando en la figura de Galdós novelista, pero lo que llaman su segunda manera narrativa. Ahora obras donde el naturalismo, el realismo se muestra de manera más profunda. Aparecen esos personajes con los que Galdós introduce la imagen moderna del ser humano en la literatura, fruto de ser un gran observador en las calles de Madrid, en los parques y jardines o en las tertulias (las Desheredadas, las Bringas, Tormento, Manso, y su obra maestra, Fortunata y Jacinta). También conocemos sus amores: desde Lorenza Cobián, asturiana y madre de su única hija, María, de donde nos viene gran parte del legado galdosiano y a la que conoció en el estudio del pintor Emilio Sala. Pasando por la actriz Concha, Emilia Pardo Bazán o Teodosia Gandarias.

Retrato de Lorenza con su hija María y Galdós. Colección 
privada, U.L.M (SIEMA Matritensis)

Retrato de Lorenza Cobián , José María Fellonera, Colección privada
(SIEMA Matritensis)

Emilia Pardo Bazán en su palacete de la calle Princesa, fotografía, 
abc (SIEMA Matritensis)

Fortunata y Jacinta , BNE (SIEMA Matritensis)

María Pérez Galdós en San Quintín, 1905, colección privada
(SIEMA Matritensis)

San Quintín, 1905 (SIEMA Matritensis)

En su tercera manera narrativa encontramos obras influidas por la filosofía y estilo de Dovstoiesski, como Misericordia (1897) o Nazarín (1894) y cierto pesimismo sobre la bondad del ser humano. También nos trasladamos ahora a otro entorno del Madrid que crece con el ensanche: San Bernardo, zona de Colón, Arguelles. Muy importante el Galdós político. Desde su llegada a Madrid y sus contactos con pensadores como Giner de los Ríos o el Ateneo y  los sucesos de 1869, Galdós se nos muestra cercano al liberalismo y a la monarquía parlamentaria de Amadeo de Saboya. Incluso ejerce de diputado por el partido progresista de Sagasta. En 1907 y 1910 será diputado republicano en cortes por Madrid, siendo en 1910 el diputado más votado. 

Retrato de Menéndez Pelayo por Juan Antonio Benlliure, 1883,
BNE (SIEMA Matritensis)

Tertulia literaria en casa del Conde de Navas, 1897. Galdós en el segundo
a la izquierda sentado en el sofá. (SIEMA Matritensis)

Galdós con Margarita Xirgú y otros amigos (1897) (SIEMA Matritensis)

Galdós leyendo galeradas con motivo de su ingreso en la R.A.De la Lengua, en 
1897. (SIEMA Matritensis)

Un último apartado de la exposición nos conduce a su cuarta manera narrativa, en obras donde recurre extrañamente a la mitología, como en "Casandra" (1905). Vemos un plano de Madrid donde se ve aumentada por el Ensanche. Galdós vivirá sus últimos años en esas nuevas zonas y fallece en su casa de Hilarión Eslava. Contemplamos las fotografías de la capilla fúnebre en la Casa de la Villa, las necrológicas en la prensa, su entierro donde acudieron 30.000 personas de todas las clases sociales y profesiones, el monumento de Victorio Macho en el Retiro. Y para terminar, ediciones de obras de Galdós, o de diferentes biografías publicadas a lo largo del s. XX. Así como también sus obras llevadas al teatro o al cine. A través de unas pantallas de video escritores actuales nos hablan de la influencia de Galdós en sus obras, como Almudena Grandes o Muñoz Molina. Desde aquí mandamos nuestra enhorabuena a la Biblioteca Nacional por organizar esta muestra sencilla, completa y divulgativa de la figura de Galdós. Si estuvierais interesados, SIEMA Matritensis guiará esa muestra el 9, 12 y 14 de febrero. Podéis contactarnos en info@siema.es. 

Maribel Piqueras
Capilla fúnebre de Galdós en el Ayuntamiento de Madrid. Ministerio de Cultura y Deporte, Arch Gen de la administración. Impresión en papel a partir de fotografía.(SIEMA Matritensis)

Semblanza en la prensa tras su muerte (SIEMA Matritensis)

Vista del entierro a su paso por Sol, publicada en prensa
(SIEMA Matritensis)

Busto de Victorio Macho, 1915. Colección Andrés Trapiello
(SIEMA Matritensis)

viernes, 10 de enero de 2020

Cuartel General de la Armada y exposición Fuimos los Primeros sobre la 1ª vuelta al mundo

Aprovechando la exposición "Fuimos los primeros", que se desarrolla en el bonito edificio histórico del Cuartel General de la Armada, me propongo contaros un poco de la historia de este espectacular edificio y, por supuesto, recorrer de manera resumida lo que fue la primera vuelta al mundo de Magallanes y Elcano. Para los orígenes del edificio habría que remontarse a 1915, cuando el entonces Ministro de Hacienda propuso al rey Alfonso XIII una nueva sede para Ministerio de Marina. Se utilizaron los terrenos de uso público que habían pertenecido a la Corona en el Parque del Buen Retiro, junto al espacio utilizado por el Palacio de las Telecomunicaciones. Los arquitectos José Espelius y, a la muerte de éste, Francisco Javier Luque, se encargaron del proyecto, cuyas obras duraron entre 1925 y 1928, año en que se inauguró. El estilo es ecléctico, tanto al interior como al exterior. Destaca la fachada principal, que da a la calle Montalbán, con sus cuerpos de guardia, galerías de arcos neogóticos, decoración plateresca o heráldica antigua. Sobresale un torreón que se puede percibir desde varios puntos de Madrid, como cuando saqué la foto desde la terraza del CBA.

Palacio de Godoy o de los Secretarios de Estado, realizado por Sabatini en el s XVIII
en estilo neoclásico y donde se situó luego el Ministerio de Marina (SIEMA Matritensis)

Hall del Palacio de los Secretarios de Estado (SIEMA Matritensis)

Exterior del Cuartel General de la Armada, con sus dos fachadas: Montalbán  y Juan de Mena
(Foto armada.mde.es)

Detalle de la fachada principal (Blog Manuel de Blas)

Vistas del E de Madrid desde la terraza del CBA. Al fondo, a la derecha, el Cuartel General de 
la Armada con su torreón donde ondea la bandera española (SIEMA Matritensis)

El edificio presenta una planta rectangular con dos patios cubiertos por vidriera de la casa Maumejan con motivos relacionados con el mar: Neptuno, caballos de mar, sirenas, escudos del siglo XVI. Lo que siempre impacta es la escalera monumental de mármol de Carrara en tonos crema, con jaspeados como si fueran algas marinas. Parece una escalera imperial palaciega. Las balaustradas las rematan pináculos y cuelgan también unos faroles de bronce que recuerdan los faroles de navío. Desde la galería superior se puede ver sobre el primer tramo un friso de relieve clásico que procede del antiguo palacio de Godoy. En 1928 trasladaron algunos elementos de ese palacio a este edificio, como este friso, o el despacho de Godoy con sus maderas finas y mobiliario de lujo trabajado por el francés Jean Demósthene Dugourc. Otras estancias interesantes son el comedor de gala, la capilla (con la Virgen del Carmen), la Biblioteca (que contiene 90.000 volúmenes, fechados entre s XVI-XIX la mayoría y de temática naval)o el Museo Naval (actualmente en obras de acondicionamiento). Los órganos de gobierno, seguridad, comunicación, historia o asesoría jurídica relacionados con la armada tienen sus sedes aquí. En 1970 arquitectos como Alberto López Asiain o Rafael de la Hoz realizaron una moderna ampliación que da a la calle Juan de Mena.

Escalera monumental cubierta por vidrieras  y con el farol de bronce 
en sus inicios (SIEMA Matritensis)

Desde la galería superior se aprecia el friso con relieves clásicos procedente
del antiguo palacio de Godoy, situado en la parte de atrás del arco del primer
tramo ( Foto Blog Manuel de Blas)

Decoración de uno de los patios del Museo Naval (SIEMA Matritensis)

Vidriera de la casa Maumejan que cubre el patio (SIEMA Matritensis)

La exposición "Fuimos los primeros" está organizada, de manera muy didáctica, en cinco apartados. Es un complemento a la magnífica que se desarrolla en Sevilla. Y ha sido tal el éxito de público que la han alargado otros dos meses más. Así que podremos disfrutar de ella hasta marzo. 
1. El mundo de Magallanes y Elcano: nos presenta ese mundo de inicios del s XVI donde las mercancias más preciadas las traían de los mercados orientales (tintes, textiles, especias o joyas), pero que tras la toma de Constantinopla por los turcos se empezó a pensar en la búsqueda de rutas alternativas para acercarse hacia Asia, como ya lo habían intentado Colón, descubriendo América, o los portugueses bordeando África. Ese mundo conocido se aprecia en la carta de Juan de la Cosa, de 1500, y cuyo original se conserva en el Museo Naval, exponiéndose al público un facsimil. Ambientan muy bien los miedos y supersticiones de los marineros cuando surcan mares desconocidos y muy interesantes también las vitrinas donde se muestran los conocimientos técnicos de la época. 

Carta de Juan de la Cosa, en el Museo Naval (SIEMA Matritensis)

Derrotero del Mateo Jorge, piloto mayor de las Indias, s XVI. Manuscrito del 
Museo Naval (SIEMA Matritensis)

2.El Origen del Viaje. Retratos de los protagonistas nos abren la sala: Fernando de Aragón y el Tratado de Tordesillas, Juana de Castilla, Magallanes o el busto de Carlos V . El antecedente del descubrimiento del Mar del Sur en 1513, las capitulaciones de Valladolid de 1518 que autorizan el viaje financiado por la Corona española.

Juana de Castilla, del llamado Maestro de vida de S.José, 1501-10, Museo de Escultura
de Valladolid (SIEMA Matritensis)

Busto de un joven Carlos V, anónimo, en madera policromada, del 
Museo de Bellas Artes de Gante (SIEMA Matritensis)

3. Preparación del Viaje: Interesante las maquetas de las 5 naos, con sus costes y capacidad, especialmente la maqueta grande de la nao Victoria, trabajada con todo detalle para la conmemoración de la gesta. La Sevilla de donde salen, los pertrechos que se llevan, los instrumentos de navegación utilizados y las hojas del diario de Magallanes, así como el mapa que manejó durante el viaje (Carta Kunstmann IV, realizada por los portugueses Jorge y Pedro Reinel en 1519).

Maqueta de la nao Victoria, realizada por Fco Fernández González, Luis Fariña, Fernando Sagra y José Antonio Álvarez , 2019 (SIEMA Matritensis).

Carta Kunstmannn IV . Edición ilustrada copia del original, 1843. Biblioteca 
Nacional de Francia, París (SIEMA Matritensis)

4. El viaje: desde el primer momento siempre tuvo en su contra al rey de Portugal, Manuel I, a pesar de haberle propuesto en primer lugar Magallanes al rey portugués la organización del viaje. Las cinco naos partieron del puerto de Sevilla el 10 de agosto de 1519, pero tuvieron que hacer escala  de más de un mes en San Lucar de Barrameda debido a un boicot en su cargamento. Después, la primera parte del viaje por rutas ya conocidas por los navegantes hasta llegar al río de Solís. A partir de ahí comenzará la parte dura del viaje, el invierno en esas aguas del hemisferio sur, que les obligará  desde marzo de 1520 a pasar meses en torno al puerto de San Julián, donde se producirán revueltas por el malestar de la tripulación. 

Itinerario general de la primera vuelta al mundo

Habiendo mejorado el tiempo, en octubre de 1520 se adentran en el comienzo del Estrecho, para llegar a fines de noviembre a lo que llamaron Cabo deseado o puerta final del Estrecho por la que se pasa ya al Mar del Sur. Sólo van ya tres naves y la tripulación está diezmada por el hambre, el escorbuto y el agotamiento. Magallanes logra mantener el ánimo y el rumbo para alcanzar las islas Marianas en marzo de 1521, desde donde ponen rumbo al archipiélago de San Lázaro o Filipinas. Aquí se cuenta con detalle la historia del famoso Niño de Cebú y la muerte de Magallanes el 27 de abril de 1521. 

Diario de navegación de Fernando Magallanes, copia s XVIII de Francisco Albo
, archivo Museo Naval (SIEMA Matritensis)

Falconete y bolas de falcón, museo Naval (SIEMA Matritensis)

Se plantea ahora el problema del mando de la expedición, entregándoselo primero a parientes y amigos de Magallanes, para pasar luego a una especie de triunvirato entre el capitán de la Trinidad, el de la Victoria y el escribano de la Victoria. En Borneo estuvieron más de un mes reparando naves. Sólo les quedaban la Trinidad y la Victoria. El 8 de Noviembre de 1521 entraron triunfantes en el puerto de Tidore, en las Molucas. Allí se quedó la Trinidad reparando vías de agua y luego decidiría volver, pero en dirección a Panamá para evitar el dominio portugués. Elcano, al mando de la nao Victoria, puso rumbo a España bordeando las costas africanas con 47 hombres de la tripulación. Es en esta parte última de la navegación donde se perciben mejor las dotes de inteligencia y navegación que tenía el capital español. Por fin avistarían el cabo de San Vicente el 4 de Septiembre de 1522, con sólo 18 supervivientes en la nao Victoria y después de 3 años de navegación.

5. Consecuencias de la primera vuelta al mundo: la correspondencia entre Carlos V y Elcano, la entrevista entre ellos a su vuelta en Valladolid, las descripciones y mapas realizados tras el viaje nos muestran un mundo donde definitivamente se confirma que América no son las Indias y se completa el mapa americano con sus puertos correctos. Hay muchas relaciones interesantes sobre ese viaje: Pigafetta, que sería la más extensa y literaria, Albo que hace una relación mucho más precisa en cuanto a datos marítimos, las cartas de Elcano, etc...Y a partir de 1522 empiezan a plasmar esa información en cartas para uso de las autoridades. En resumen, una maravilla de gesta realizada con naos españolas, financiada por la corona española y capitaneada tras la muerte de Magallanes por un español de la talla de Elcano. Unos auténticos héroes de verdad, en un mundo donde no tenían conocimientos ni medios técnicos o materiales para que así sucediera. Desde SIEMA Matritensis hemos organizado varias visitas a la misma y seguiremos haciéndolo este mes y en febrero. Hechos como éste requieren máxima difusión. 

Maribel Piqueras 
Vitrina con instrumentos de navegación de la época (SIEMA Matritensisi)

Carlos V retratado por Pantoja de la Cruz, préstamo del 
Museo del Prado (SIEMA Matritensis)

Carta de Carlos V a Elcano donde acusa el recibo de sus letras y le manda que
acuda a Valladolid ( SIEMA Matritensis)

miércoles, 11 de diciembre de 2019

El Palacio de Cibeles y la maestría de Antonio Palacios

En este año del centenario del Palacio de Cibeles me gustaría hacer una entrada especial, para dar la solemnidad que se merece a este monumento, auténtico símbolo de la capital de España. Desde el 2011 desarrolla nuevos usos, diferentes a aquellos para los que fue creado. Hoy es sede del Ayuntamiento de Madrid, cuyas dependencias en la Plaza de la Villa venían quedando algo pequeñas y obsoletas. También se ubica en el mismo el espacio cultural y de eventos llamado CentroCentro. Merece la pena hacer una inmersión en la historia de este edificio y ambientarnos en el Madrid de las dos primeras décadas del s XX. Habría que remontarse al 19 de agosto de 1904, cuando las Cortes aprobaron la idea de hacer un nuevo edificio que fuera palacio de Telecomunicaciones en ese punto de Madrid. Resultó ganador el proyecto presentado por los arquitectos Joaquín Otamendi y Antonio Palacios, que ya colaboraban juntos en otras exitosas obras por esas fechas, como el Puente de María Cristina de San Sebastián (1905). Esta obra se retrasó mucho en el tiempo y tuvo bastantes problemas burocráticos, ya que se asentaba sobre el solar del parque del Retiro. En consecuencia, aunque la primera piedra se puso en 1907, no se llegó a inaugurar hasta el 14 de marzo de 1919 por el rey Alfonso XIII.  Confirmaba la idea de que el centro económico y de comunicaciones se trasladaba hacia el E de la puerta del Sol a inicios del sXX, tras la creación y edificación del Ensanche madrileño. Así teníamos en un mismo punto el Banco de España y el del Río de la Plata, el Palacio de Telecomunicaciones y, más tarde, el CBA (enclave cultural junto al cercano Museo del Prado)

Vista general del Palacio de Cibeles en 1919, en una tranquila plaza
(fotografía del Museo de Historia de Madrid)

Hoy la zona está con mucho más tráfico y ruido (SIEMA Matritensis)

El exterior del Palacio de Correos, Telégrafos y Comunicaciones presenta una gran fachada que da a tres calles. La fachada central mira a la propia plaza de Cibeles, tiene forma cóncava y nos da la sensación de ser como un abrazo a la ciudad. Es la más elaborada, en cuanto a sus líneas arquitectónicas, decoración escultórica y trabajos de hierro. Rematada por dos torreones en las esquinas y un gran torreón central, que parece un cimborrio octogonal sobre el crucero, como si de una catedral se tratara. De hecho, el pueblo de Madrid, la llamaba popularmente "Nra Sra de las Comunicaciones". Presenta 70 ms de altura máxima y recuerda al estilo plateresco en sus esculturas y decoración que va en aumento según se asciende en altura, con esos remates como de tracería y pináculos del plateresco.

Parte central con las pilastras en los huecos, diferentes galerías, modernos pináculos,
decoración vegetal y de escudos (SIEMA Matritensis)

Se accede por medio de una puerta colosal de hierro, con diseño modernista, bajo una marquesina de hierro y cristal, sobre la que cierra un arco con decoración de piedra de diversos escudos, flanqueado por pilastras gigantes. Desde diciembre del 2019 podemos acceder por medio de modernas puertas giratorias acristaladas, modernizando el acceso de puerta giratoria en la época original. En los laterales los muros se dividen en tres partes: una logia de altos pilares que se rematan en curiosos capiteles art deco y escudos. Esos pilares sujetan arcos rebajados con sus ménsulas en el centro. En la parte siguiente otro tipo de logia donde pilares de piedra de diferente anchura se alternan, entre cristales y decoración repetitiva de escudos y vegetales. Remate más clásico en las esquinas y una cornisa final que cierra todo el conjunto en horizontal. El otro lateral se extendería por la calle Alcalá.

Torre achaflanada y de base pentagonal, que cierra uno de los laterales que recorren 
el Paseo del Prado (SIEMA Matritensis)

Lateral que da al Paseo del Prado (SIEMA Matritensis)

Antonio Palacios mantiene vivo el recuerdo del maestro con el que se formó, por ejemplo, en el Palacio de Fomento (hoy Ministerio de Agricultura). Se inspira en el Palacio de Cristal del Retiro para la planta, en forma de T. También de Ricardo Velázquez Bosco coge la magnificencia de los edificios, los diferentes volúmenes, la luminosidad, galerías de arcos y la combinación de diversos materiales generando ese colorido característico: piedra, cerámica, mármol, madera, hierro y cristal. Ascendemos por una escalera monumental de mármol blanco con fina balaustrada también del mismo material. Llegamos a un distribuidor cubierto por una original cúpula formada por cuadrados de diferentes alturas y enmarcada en arcos rebajados con escudos pequeños y cuatro escudos grandes en cada una de las esquinas, que nos recuerdan a los de Carlos V

Escalera de mármol monumental (SIEMA Matritensis)

Detalle de la balaustrada de mármol de la escalera (SIEMA Matritensis)

Decoración del hall distribuidor, cubierto como con cúpulas decrecientes y arcos con escudos en tonos dorados (SIEMA Matritensis)


Detalle del arco lateral, con la cabeza de Mercurio (por las comunicaciones) en el centro, los grandes escudos dorados con cabezas de dos águilas, como los del Emperador Carlos V en los extremos ,en el friso los símbolos de Castilla (SIEMA Matritensis)

Bello cruce de arcos con toda la decoración en estucos ideada por Palacios para
las partes superiores (SIEMA Matritensis)

Esa planta nos lleva a las tres secciones con las que contaba el edificio: correos, telégrafos y comunicaciones. Se percibe muy bien en el interior las grandes dimensiones del edificio, así como los materiales constructivos y la idea que tenía Antonio Palacios de hacer de la arquitectura un arte global, que integrase todo (escultura, cerámica, mobiliario, decoración en hierro, lámparas). Así también habían trabajado Gaudí, cuidando todo tipo de detalles o, en Madrid, Arturo Mélida. Da gusto contemplar esos grandes pilares y estructuras de hierro, revestidas de placas de mármol. O los elegantes y grandes mostradores originales, así como las lámparas de diseño art decó para los diferentes pisos.

Mostradores originales para uso del público (SIEMA Matritensis)

Mostradores que daban a las dependencias de los funcionarios, separados por pilares, que
son de hierro, pero forrados de mármol (SIEMA Matritensis)

Apliques originales de Palacios, de bronce y cristal en la parte baja (SIEMA Matritensis)


En esta primera planta, según subes las escaleras de entrada se dispone, a la derecha, unos mostradores de Turismo Madrid. También podemos ver hoy en día el Belén del Ayuntamiento de Madrid en el lado izquierdo, y dirigirnos a tomar algo en la moderna Cafetería de la esquina, con amplias cristaleras desde las cuales se tienen bonitas vistas de la calle Alcalá. En ese ángulo, se situaba la Capilla a la que podían acudir los funcionarios. Se trata de una pequeña estancia alargada cubierta con decoración neogótica y a la cual se entra por puertas de buena madera cuyos remates recuerdan al arte plateresco. En las torres de las esquinas situó Antonio Palacios unas escaleras con alto zócalo de cerámica andaluza  (en colores vivos y escenas que recuerdan a los grutescos platerescos o las granadas de los RRCC). Esa decoración se extiende al subir por todas las plantas. También destacan los ventanales que proporcionan una gran iluminación. Y es de agradecer que se haya conservado la caja antigua del ascensor con todo el trabajo de hierro modernista.

Detalle del techo de la Capilla con el moderno recuerdo de las 
bóvedas de crucería, en este caso nervios sobre techumbre plana
(SIEMA Matritensis)

Puertas de la Capilla antigua (SIEMAMatritensis)

Detalles de los zócalos cerámicos que recorren las escaleras laterales 
originales de Palacios (SIEMA Matritensis)

Detalle: grutescos, enlazados de series infinitas (SIEMA Matritensis)

Detalles de los círculos de granadas (SIEMA Matritensis)

Elaborado trabajo de hierro en la caja del ascensor (SIEMA Matritensis)

Una de las vistas desde los ventanales de la fachada principal
(SIEMA Matritensis)

En las primeras plantas, que cruzan las pasarelas de hierro y cristal, revestidas de mármol en los laterales, la decoración es más sobria. Incluso, a veces, nos recuerdan las formas geométricas limpias de la Escuela de Viena. Pero una vez que se acaban las pasarelas, la vista se va a la decoración de los arcos laterales y las cubiertas de amplias vidrieras que tienen los dos patios. Estamos en Centro Centro, un espacio cultural abierto al gran público. La gerencia del mismo recae desde su inauguración en Gabriel del Río, quien tan amablemente me acompañó por las diferentes estancias dedicando parte de su tiempo. Dispone de enormes salas donde desarrollar exposiciones culturales de vanguardia, intentando dar preferencia a las jóvenes promesas, y también eventos. Madrid Destino es la empresa que gestiona todos estos espacios culturales del Ayuntamiento. Aunque ya celebraron el centenario en octubre con diversos espectáculos, como una "gran verbena" popular con diferentes estilos de música que se podían escuchar a comienzos del s XX. Podemos decir que Madrid tiene en este punto otro foco de cultura viva y cercana a los ciudadanos. Hoy me perdonareis que me alargue, pero estamos en el año del centenario de este Palacio de Cibeles y la ocasión lo requiere. 

Cruce de pasarelas y cubiertas, a partir de las pasarelas, se exagera la decoración
plateresca (SIEMA Matritensis)

Plano de la planta segunda, donde se aprecia también la separación del edificio de la parte trasera,
tras el Pasaje de Alarcón y los diferentes patios. La parte derecha estaba dedicada al servicio de correos, todavía hoy se mantiene una sucursal. Se puede apreciar claramente el patio de coches, donde entraban los furgones de correos a descargar y en el otro patio cubierto organizaban ese material ( Foto COAM)

Vidriera que cubre uno de los patios del edificio central
(SIEMA Matritensis)

Vitrina con un manipulador y receptor morse que recuerda los inicios 
de este Palacio de Cibeles (SIEMA Matritensis)

Detalle de la decoración de esa vidriera desde una de las 
galerías superiores (SIEMA Matritensis)

Galerías abiertas de la cuarta planta (SIEMA Matritensis)

Detalle del fuste y capitel de las coloristas columnas de esta
planta (SIEMA Matritensis)


Coloristas salas de estar en diferentes plantas (SIEMA Matritensis)

El gerente del Palacio de Cibeles de Madrid,  Gabriel del Río, a quien le estamos muy 
agradecidos de toda su labor en estos años
(SIEMA Matritensis)

Sucesión matemática de las perspectivas de diferentes espacios y
su decoración modernista en la parte superior (SIEMA Matritensis)

Decoración de las cubiertas de los espacios laterales de la cuarta planta. La misma idea decorativa que se repite en todo el palacio, dando sensación de unidad (SIEMA Matritensis)

También tenemos que destacar el restaurante y terraza de la sexta planta. Está gestionado por el grupo Adolfo, de Toledo, desde sus inicios. Así que encontramos gastronomía de calidad en sus carnes, pescados o verduras, así como variedad y buen trato.  Muy destacable el mirador de la octava planta, llamado Mirador Madrid, a 70 ms de altura. Desde él se ven los palacios que dan a la plaza de Cibeles, parte de Alcalá y Gran Vía y parte del barrio de Salamanca. Impresionante sensación el ver el trabajo escultórico del Palacio de Cibeles de cerca desde aquí. Tantas cosas que contar no nos caben en una entrada. Para estar informados meteros en www.centrocentro.org.

Terraza mirador, donde se ven de cerca los remates escultóricos de las torres, la escultura con atlantes sujetando la gran bola del mundo y todos los demás símbolos (CentroCentro)

Vamos a descubriros ahora los edificios que dan al pasaje de Alarcón, hoy galería de cristal o galería cubierta por unas bóvedas de moderno diseño alemán. En la parte del patio de coches que comentábamos antes, se pasaría al patio cubierto por Antonio Palacios, llamado entonces "Patio de batallas" por todo le lío que había para organizar las sacas de correos por los funcionarios en ese punto. Ese nombre le va muy bien hoy en día, cuando se utiliza como Salón de Plenos. Mantiene el reloj de principios del s XX. Los pasillos y galerías laterales que antiguamente eran abiertos, ahora se han cerrado y solo dejan una zona de pasillo para invitados a los plenos. Todo recubierto de material para aislar la sala de ruido.

Reloj original del antiguo"patio de batallas"de correos 
(SIEMA Matritensis)

Vista desde las galerías superiores del salón de plenos
(SIEMA Matritensis)

Patio de batallas de correos con sus cubiertas y galerías laterales, de terminación en arcos 
la superior (SIEMA Matritensis)

La galería de cristal del Pasaje de Alarcón  permite la realización de numerosos eventos, además cuenta con suelo radiante. Hemos podido asistir a diversas ferias, la pista de patinaje sobre hielo y al cine de verano. Pero hay otras muchas actividades. Actualmente al Palacio de Correos, Telégrafos y Comunicaciones que diseñó Antonio Palacios, se le conoce como Palacio de Cibeles, por la cercanía a esta Diosa protectora de Madrid. ¡Un gran palacio para una gran ciudad!. Como siempre sólo recordar que se puede utilizar el material de este blog, siempre indicando su procedencia. Además podéis seguirnos en Twitter @siemamadencanto; Instagram siemamadencanto (creada hace poco), facebook Siema Matritensis o web www.siema, es, en agenda, donde solemos poner las visitas libres o que no son de empresa o grupos privados. Con estas imágenes de la galería de cristal nos despedimos.

Maribel Piqueras


Edificios del Pasaje de Alarcón, donde se ven los dos pisos que se añadieron 
posteriormente al original de Antonio Palacios y las cubiertas de cristal que se realizaron por una 
empresa alemana en el 2009 (SIEMA Matritensis)

Entrada por la calle Montalban
(SIEMA Matritensis)

Diferente decoración que realizó Palacios para cada uno de 
los pisos: finas columnas de hierro modernistas en los grandes ventanales de abajo; después pilares con terminación de frontón clásico y remate final de pequeños pilares pareados (SIEMA Matritensis)