Síguenos por correo electrónico

domingo, 9 de diciembre de 2018

Loeches: monasterio dominicas, panteón de los Alba y mucho más.

Aprovechamos el puente para conocer, de la mano de SIEMA Matritensis, el patrimonio histórico-artístico de este municipio de la comunidad de Madrid, Loeches. La niebla sobre el río Henares tardó en levantar, pero mereció la pena la visita. Durante el Medievo Loeches dependió de Alcalá de Henares, hasta el s. XVI, en que Carlos V la nombró villa y empezó a ser señorío de grandes personajes, entre ellos, el famoso Conde Duque Olivares. D. Gaspar de Guzmán o Conde Duque de Olivares la adquirió en 1633. En esos años Olivares se encontraba en el máximo de su esplendor político. Este hombre culto, con formación eclesiástica y ambiciones políticas, después de varios cargos importantes en la corte, había llegado a ser valido del rey  Felipe IV en 1623. Mandó hacer al arquitecto Alonso Carbonel, el mismo que diseñó el palacio del Buen Retiro, un palacio y panteón que estuviese comunicado con el convento de las dominicas fundado por él. A Olivares le gustaba pasar ahí temporadas de descanso cuando los deberes en la corte así lo permitían. Incluso, pensó retirarse ahí tras su caída en desgracia en 1643. Aunque diversas circunstancias hicieron que pasara sus últimos días en Toro, donde falleció en 1645. Después, su cuerpo regresó al panteón de la familia en el convento, donde ya había enterrado a su única hija, María de Guzmán y Zúñiga, fallecida con sólo 17 años. 

"Retrato ecuestre del Conde-Duque de Olivares"
(Velázquez. Museo del Prado)

Vista, desde el lateral, de la iglesia y convento de las dominicas
(Foto SIEMA)

Cuenta una leyenda que el Conde-Duque de Olivares junto a su mujer, Dª Inés de Zúñiga, cuando aún no estaba construido en este espacio el convento de las dominicas, pero sí existía, desde 1596, el de las carmelitas, tuvo un encontronazo con las monjas carmelitas. Ya que, al ser de clausura, no permitieron que Olivares entrase a conocer el mismo. Se enfadó el Conde-Duque y comentó que en pocos años levantaría en frente un gran edificio que sería de su asombro. Y así fué. Olivares fundó el Monasterio de la Inmaculada Concepción de las madres dominicas. Conjunto de grandes dimensiones, construido con grandes bloques de granito, piedra caliza y ladrillo. Lo diseñó Alonso Carbonel en 1633, quedando inaugurada la fundación en 1640. Construido en la parte más alta de Loeches, se ve desde todos los puntos. La gran fachada de granito recuerda a la fachada del convento de la Encarnación de Madrid. Construcción en vertical, dividida en tres partes: la entrada con arquerías clásicas de medio punto, siendo el arco central más grande que los laterales; la parte central donde estaban colocadas las esculturas de la Inmaculada, Sta.Teresa y Sto. Domingo de Guzmán (destruidas en las sucesivas guerras) y la ventana del coro alto a los pies de la nave, así como los escudos del Conde-Duque y su mujer; por último, el frontón triangular con la cruz destruida y los jarrones barrocos en las esquinas. La zona conventual estaría situada a la izquierda y el palacio y panteón de Olivares a la derecha.

Vista general desde la plaza (Foto SIEMA)

Frontón de granito y jarrones barrocos que rematan la fachada principal
(Foto SIEMA)

Escudos de los fundadores en la fachada (Foto SIEMA)

Alta cúpula octogonal y chapitel de pizarra barroco que cubren
el crucero de la iglesia del monasterio de la Inmaculada Concepción.
Vista lateral (Foto SIEMA)

Tramos de muros con ladrillo y mampostería, más cornisa decorada,
del convento de las dominicas junto a Iglesia de la Inmaculada 
Concepción (Foto SIEMA)

La Iglesia de la Inmaculada Concepción sigue el modelo de la arquitectura barroca religiosa madrileña del s. XVII. Planta de cruz latina de una sola nave, cubiertas abovedadas y gran cúpula octogonal sobre pechinas cubriendo el cruce del crucero con la nave principal. Presbiterio en alto y con terminación recta. La nave central se remata por una gran cornisa esculpida como entablamento clásico. También clásicas, las pilastras dóricas gigantes que separan los arcos laterales, donde iban colocados grandes retablos con lienzos en su interior. Esos retablos, las esculturas y el lienzo de Rubens del altar mayor desaparecieron tras la invasión francesa, como casi todo el patrimonio artístico de Loeches. D. José Clemente Rey, el párroco hasta 1983, colgó de sus paredes dos bonitas copias de San Antonio  de Padua y de la Crucifixión. De la nave de la derecha sale una puerta cancelada, la reja de entrada al Panteón Alba y la tribuna decorada con azulejos de Talavera del s.XVII, desde donde el Conde-Duque de Olivares escuchaba misa y que comunicaba por un pasillo con su palacio

Vista general de la cúpula sobre pechinas y alto tambor con ventanas, 
así como el crucero (Foto SIEMA)

Bóveda de cañón y entablamento clásico que recorre toda la línea 
de cornisa (Foto SIEMA)

Interior de la cúpula barroca (Foto SIEMA)

Tribuna para asistir a los oficios religiosos y que comunicaba con el palacio del 
Conde-Duque Olivares (Foto SIEMA)

Antiguas puertas barrocas de granito canceladas
(Foto SIEMA)

San Antonio de Padua (Foto SIEMA)

La crucifixión (Foto SIEMA)

En el presbiterio llama la atención un gran fresco encargado por el Duque de Alba, Jacobo Fitz James Stuart y Falcó, que representa en el centro a Sto. Domingo de Guzmán y ,en el lateral derecho, a diferentes miembros de los Alba. Desde este presbiterio se abren dos espacios con rejas: a la derecha el coro bajo de las monjas y, a la izquierda, la escalera de bajada a la tumba de la única hija del Conde-Duque de Olivares e Inés de Zúñiga, María, fallecida en 1626 con solo 17 años. 

Presbiterio con los frescos de Sto. Domingo de 
Guzmán (Foto SIEMA)

Bajada en escalera de caracol a la tumba de María (Foto SIEMA)

A los pies de la iglesia, en la parte derecha, se abre una bonita reja que conduce al Panteón de los Alba. En lo que fue el antiguo panteón del Conde-Duque de Olivares, Jacobo Fitz James Stuart y Falcó, el padre de la Duquesa Cayetana, inaguró a principios del s XX este nuevo panteón, construído por el arquitecto Juan Bautista Lázaro. Está inspirado en el panteón del Escorial. Con planta trilobulada y cubierta de cúpula sobre pechinas. Suelo de mármol y en las paredes, separados los duques de sus cónyugues. Las tumbas son de mármol negro y bronce dorado. Recordamos aquí que los primeros Duques de Alba están enterrados en Alba de Tormes, no aquí. En el lado de la izquierda se sitúa la tumba del Conde-Duque de Olivares y su mujer, DªInés de Zúñiga, que poseía muchos más títulos y riqueza que Olivares. Resalta la tumba exenta de la Condesa de Montijo, DªFrancisca de Sales y Portocarrero, hermana de la Emperatriz Eugenia de Montijo, casada con un Alba y cuyo monumento está esculpido con todo detalle por el artista francés Charles Gumery. Debajo del cuerpo la famosa mantilla bordada de la casa de Alba que, por ejemplo, llevó Cayetana en su boda, como tradición familiar.

Placa que recuerda la sepultura de Olivares y su mujer
(Foto SIEMA)

Tumba yacente de la Condesa de Montijo, hermana de la Emperatriz
de Francia (Foto SIEMA)

Detalle de la misma, donde se aprecia la rica mantilla de encaje
(Foto SIEMA)

Línea de cornisa clásica, igual que la iglesia, y cuatro escudos de la casa 
Alba en cada una de las pechinas (Foto SIEMA)

Tumba de Carlos Fitz James Stuart y Portocarrero, fallecido en 1901
(Foto SIEMA)

La popular Cayetana de Alba, arriba, en el centro del panteón. A su derecha, la tumba de su 
primer marido, Martínez de Irujo y, a su izquierda, Jesús Aguirre (Foto SIEMA)

Vista general del panteón en su parte central, con el altar y sillones
(Foto SIEMA)

Sepulcro de Jacobo Fitz James Stuart y Falcó, diplomático, padre de 
Cayetana y artífice de la decoración de este panteón y arreglos en la 
Iglesia (Foto SIEMA)

Sitios preparados para los hijos de Cayetana (Foto SIEMA)

Precioso crucifijo de márfil que preside el altar
(Foto SIEMA)

Cúpula central del panteón que se percibe desde fuera (Foto SIEMA)

Vista exterior del panteón, construido en la parte derecha
del conjunto (Foto SIEMA)

Placa mandada colocar por el Duque de Alba en 1944, en la entrada de 
la iglesia (Foto SIEMA)

Gran puerta barroca de ingreso a la iglesia de la Inmaculada
(Foto SIEMA)

Desde la fachada, también se accede por esta puerta
a una cripta donde hay más enterramientos de los Alba 
(Foto SIEMA)

Después de este interesante recorrido por el monumento más importante de Loeches, no hay que olvidar que fue el último de los construidos allí. Ya que, justo en frente de él, nos encontramos el convento carmelita de San Ignacio de Antioquía fundado en 1596 por Francisca de Cárdenas, noble de Loeches y monja carmelita. Al convento de clausura no pudimos pasar, lo mismo que a Olivares, pero no nos enfadamos porque entendemos sus normas. Si que compramos mermeladas caseras en el torno y visitamos su iglesia, barroca del sXVII, cuyo autor no se conoce. Lo muros del convento son sencillos: zócalos de sillería y muros de mampostería y ladrillo. Cubiertas de teja. La iglesia, que se construyó después, presenta una bonita fachada con mampostería de piedra y sillares de granito en las esquinas. La portada barroca: bajo el frontón semicircular aparece el escudo carmelita. Cubiertas de teja y espadaña de ladrillo con campanas. El interior es de una sola nave con bóveda de cañón. Quedan pocos elementos decorativos originales: solo el retablo de arriba con el lienzo de la Virgen del Carmen protegiendo a santos carmelitas. El central, representa el martirio de San Ignacio de Antioquia, mártir del s.I. 

Vista general del convento carmelita, con su iglesia a la izquierda
(Foto SIEMA)


Dos decoraciones a base de azulejos que se disponen en la entrada al 
convento (Foto SIEMA)

Detalle del frontón barroco con el escudo carmelita (Foto SIEMA)

Interior de la iglesia con el retablo de San Ignacio de Antioquia
(Foto SIEMA)

Lienzo de la Virgen del Carmen protegiendo a los carmelitas, única
decoración que queda de la época original (Foto SIEMA)

La Iglesia de la Asunción es el monumento más antiguo de Loeches, ya que la planta original se remonta a la época de conquista y repoblación por los cristianos en el s.XIII. Aunque el modelo arquitectónico responde al estilo renacentista del sXVI. El interior está organizado en tres naves, con crucero cubierto por cúpula y cabecera plana. Sólo queda alguna joya de decoración medieval, como una lápida gótica con escenas del Calvario, ya que el interior está muy reformado. Grandes sillares de piedra caliza cubren los muros exteriores, donde encontramos tres puertas de entrada. La principal, con arco clásico renacentista de medio punto entre dos columnas pareadas. Sobre el entablamento, una hornacina y cruz. Añadido al muro, un contrafuerte que hace las veces de reloj solar (pudimos comprobar que funciona estupendamente). Otra puerta, más sencilla, con un frontón decorado por Dios padre bendiciendo.

Portada principal de la iglesia de la Asunción (Foto SIEMA)

Reloj de sol en el contrafuerte (Foto SIEMA)

Otra de las portadas renacentistas de la iglesia de la Asunción
(Foto SIEMA)

Torre campanario de la Asunción vista desde 
una de las calles de Loeches (Foto SIEMA)

Como no podía faltar, visitamos un restaurante de gran tradición en Loeches. Me refiero al Ronquillo, que ya ha celebrado sus 50 años atendiendo con simpatía y cocina de calidad a cuantos viajeros hambrientos llegan hasta aquí y a los lugareños. Comida castellana bien preparada: caracoles, conejo, corderos, ternera, bacalao, merluza, alcachofas, setas, espárragos y postres caseros de chuparse los dedos. Esperamos repetir. Desde aquí animamos a disfrutar de la historia de Loeches, de su gastronomía y de la tranquilidad de pasear por sus calles, que están tan cerca de Madrid. Sólo recordar que podéis usar información y fotos de este blog, siempre indicando su procedencia, así como asistir a nuestras actividades (siempre que sean libres y no de empresas o grupos privados) que publicitamos en twitter@siemamadencanto , facebook Siema Matritensis, www.siema.es o por mail. 

Maribel Piqueras

Restaurante Ronquillo (Foto SIEMA)

Interior de una de las salas del restaurante (Foto SIEMA)

Pedro, el alma del Ronquillo (Foto SIEMA)

jueves, 29 de noviembre de 2018

Iglesia deSan Martín de Tours

Cuando nos acercamos a la calle Desengaño de Madrid llama la atención una fachada de ladrillo con sus torres laterales que recuerda a las iglesias antiguas de algún pueblo, pero no parece estar en la capital de España. Me estoy refiriendo al templo eucarístico San Martín de Tours. En ese mismo solar estuvieron los oratonianos de San Felipe Neri desde 1643 hasta que, en 1660, se trasladaron a la Plaza del Ángel. Después, fue ocupado por los clérigos menores, también llamados caracciolos. Era conocido como convento de Porta Coeli. De principios del sXVIII y relacionado con este último convento, son los relieves de la fachada principal. Esta fachada de estilo churrigueresco, realizada en granito, une la hornacina de la parte superior con la puerta de entrada. El relieve representa al venerable clérigo menor, Juan Agustín Adorno, ante la Virgen de Porta Coeli y fue realizado por el escultor Villabrille y Ron a principios del s.XVIII. La decoración es completamente barroca en la entrada, con los entablamentos partidos, hojarascas, guirlnaldas, conchas y frontón semicurvo partido rematando la escena. La fachada sigue las líneas del barroco religioso madrileño: es un rectángulo en vertical, dividido en tres cuerpos: puerta de entrada, vidriera que ilumina el coro a los pies y frontón triangular rematando el conjunto, que aparece flanqueado por dos torres campanario de terminación recta. 

Cubiertas de San Martín de Tours, con las torres campanario y la 
linterna barroca que asoma en la cúpula central (Foto SIEMA)

Puerta principal de San Martín (Foto SIEMA)

Detalle del relieve del escultor Villabrille y Ron
(Foto SIEMA)

La dedicación actual a San Martín de Tours viene del s. XIX, cuando se trasladaron aquí los monjes benedictinos del convento de San Martín, junto a las Descalzas. Este antiguo convento, cuyos orígenes se remontan a 1126, fue el más importante convento de Madrid entre los siglos XIV al XVIII. Dió nombre al arrabal de San Martín. José Bonaparte decidió destruirlo y, después, con la desamortización, paso a ocupar en 1836 este antiguo convento de Porta Coeli en la calle Desengaño. En el interior nos encontramos una estructura arquitectónica completamente barroca: planta de cruz latina con tres naves, más elevada la central que las laterales donde se instalan las capillas. El zócalo es de granito y las paredes de ladrillo, pero estucadas en blanco. Destaca la elegancia transmitida por las pilastras de orden gigante, con capitel compuesto y el gran entablamento que recorre toda la parte superior. En los laterales de la nave central encontramos tribunas que se abren sobre ménsulas decorativas. Las cubiertas son abovedadas y una gran cúpula con linterna se abre en el centro del ancho crucero. Esta iglesia fue muy dañada durante la Guerra Civil, cuando le metieron fuego a los lienzos y retablos, además de cargarse el pavimento y torres. 

Maravillosas cubiertas del crucero de San Martín de Tours (web png)

Restauración de San Martín en 1994 (Foto SIEMA, 
tomada de las fotografías antiguas expuestas en el claustro)

Aquí se pueden apreciar los arcos que separan entre pilastras compuestas, las 
tribunas y el entablamento que recorre toda la cornisa (Foto SIEMA)

Vista general de San Martín, con la bóveda central con
lunetos (Foto SIEMA)

Con motivo de la destrucción de su patrimonio en la Guerra Cívil, la decoración actual, salvo el relieve de San Martín, que es del s XIX, realizado por Mariano Bellver, pertenece casi todo al s. XX. Era una iglesia bastante abandonada y destrozada hasta que llegó en 1993 el Papa San Juan Pablo II a Madrid y pidió la existencia de un templo eucarístico en la diócesis de Madrid. El obispo pensó que este templo tan céntrico sería el adecuado y empezaron las labores de restauración que casi han terminado hoy. Sólo queda un poco de la fachada, por eso sus muros y torres llevan un ladrillo moderno en su mayor parte. Así que estaríamos celebrando, en el 2018,  el 25 aniversario de este templo eucarístico. Los fondos para la restauración proceden de las cuotas de las propias adoratrices (aquí se creó la Adoración Nocturna Femenina en España), donativos  particulares y el arzobispado de Madrid. Como dato curioso decir que Sta. Soledad Torres Acosta, una madrileña fundadora de las llamadas "Siervas de María" se bautizó en este templo en 1826. La pila original se la llevaron a una de las capillas de la catedral de la Almudena. 

Relieves del altar mayor: San Martín de Tours con la escena de cortar parte de su capa 
para dársela a un pobre (Mariano Bellver, s. XIX) y, en los laterales, figuras modernas que representan los sagrados corazones de Jesús y María (Foto SIEMA)

Detalle conjunto de Bellver (Foto SIEMA)

La decoración añadida a esta cabecera plana recuerda que estamos ante un templo eucarístico, donde se expone el Santísimo las 24h. Por eso los ángeles adorando la Sagrada Forma y los medallones de santos con formas redondas y cálices, todo ello simbolizando la Eucaristía. Las capillas del fondo son las de la Virgen con la Santísima Trinidad y la Virgen del Carmen. A la izda te encuentras primero con una tumba de la niña Alexia (la de la película Camino) ante el cuadro del "Aprendizaje de la Virgen". Después un moderno San Jesús obrero, Cristo crucificado, la Virgen del Rosario y Tobías con el ángel. 

Tumba de Alexia (Foto SIEMA)

"La educación de la Virgen" ( Foto SIEMA)

Cristo en la cruz (Foto SIEMA)

Talla de madera contemporánea representando a 
Jesús en su oficio de carpintero (Foto SIEMA)

Tobías con el arcángel Rafael  (Foto SIEMA)


En el lado derecho no hay capillas porque da a lo que era el convento, con su gran claustro alrededor del patio central. Sí encontramos confesionarios. Ha sido completamente restaurado, así como las salas y dependencias parroquiales junto a él. Desde el interior de la iglesia se pueden contemplar esas galerías a través de unos ventanales. La parte más antigua del claustro son las galerías más cercanas a la sacristía y en ellas se inspiraron para el resto de las galerías. Los muros de ladrillo visto del claustro, sus cubiertas planas con vigas de madera, nos llevan también al s. XVII. Junto a la parte derecha del altar está la entrada hacía esas dependencias.

Parte del claustro y sus cubiertas que se ven desde el interior de las
naves (Foto SIEMA)

Puerta de acceso al convento y claustro (Foto SIEMA)

Galerías del claustro de San Martín, hoy cerradas con cristaleras 
entre los pilares de ladrillo (Foto SIEMA)

Este claustro gira en torno a un agradable patio central rectangular, con sus muros de ladrillo, plantas, fuente y hornacina con la moderna Virgen de la sonrisa, como se puede ver en las siguientes fotos de SIEMA Matritensis.

Vista del interior del patio (Foto SIEMA)

Muro del patio con la hornacina de la Virgen de la sonrisa (Foto SIEMA)

Detalle (Foto SIEMA)

Muy interesante también la cripta de San Martín, sencilla, en tonos claros y muy luminosa. Tiene forma de T y, tras pasar unas escaleras y un pequeño patio, nos recibe una imagen de la Virgen de la Soledad o los siete dolores de la Virgen, que suele procesionar en Semana Santa. Después, volvemos a bajar. Centrado, en una hurna, un Cristo yacente del taller de Gregorio Fernández. A los lados de él se sitúan los estantes para los columbarios. También las dependencias parroquiales resultan muy agradables, sencillas, con sobria y elegante decoración y muy limpias. Desde aquí agradezco a Lina su disponibilidad para recorrer ese claustro y cripta. Recordar que podéis seguir nuestras actividades culturales abiertas a inscripciones individuales en Facebook Siema Matritensis, Twitter @siemamadencanto o web www.siema.es .

Maribel Piqueras.

Estado en que se encontraba la cripta antes de la restauración
(Foto SIEMA de las expuestas en el claustro)

Virgen de la Soledad o los siete dolores
(Foto SIEMA)

Cristo yacente (Foto SIEMA)

Interior de la cripta (Foto SIEMA)