Síguenos por correo electrónico

jueves, 26 de marzo de 2015

Jardines del Palacio del Infante D. Luís en Boadilla

El pasado 21 de Marzo quedaron inaugurados los jardines del Palacio del Infante D. Luís de Boadilla. Agradecemos al Ayuntamiento de este municipio por haberse implicado tanto en la reconstrucción del maravilloso palacio. En SIEMA www.siema.es fuimos de las primeras empresas culturales en darnos cuenta de la importancia del patrimonio de Boadilla y difundirlo a través de blog y realizando visitas. En esta nueva entrada nos vamos a centrar sólo en el jardín, pero recomiendo mirar http://madridconencanto-siema.blogspot.com.es/2013/06/el-palacio-del-infante-d-luis-en.html  para saber algo más de la historia del mismo y ver fotografías de su estado en aquella época. Estos jardines forman parte del conjunto palaciego que el arquitecto Ventura Rodriguez realizó para el Infante D. Luís, hermano del rey Carlos III en la década de los 60 del s.XVIII. Hay que entenderlos en su relación con este príncipe ilustrado y el palacio. Constan de una sucesión de diferentes terrazas, en cuanto al diseño y tamaño. Estas terrazas estaban separadas por escalinatas estilo italiano, que tanto gustaban a Ventura Rodriguez, con sus muros de contención donde se incluían los nichos para albergar esculturas.
Imagen de la parte restaurada de los jardines (Foto Teleboadilla)
Infante D. Luís de Borbón ( Mengs, 1775)

En el siglo XVIII los grandes jardines rodeaban los palacios por la parte de detrás, por eso se le daba mucha importancia a la salida al jardín, desarrollando una fachada neoclásica a base de columnas y escalinata. Justo en esa salida se situaba el salón más grande y lujoso de la parte baja del palacio, puesto que era utilizado para conciertos, bailes o recepciones. Los famosos conciertos de su amigo Boccherini.
Salón para conciertos y recepciones
Pórtico neoclásico de bajada al jardín en el estado en que se hallaba en 2013 ( Foto SIEMA)
Fachada de los jardines el día de su inauguración ( Foto SIEMA)
Plano general de los jardines
Vista lateral del primer jardín y la bajada a la segunda terraza (Foto SIEMA)

El primer jardín es el más estrecho y cercano al palacio. Originariamente disponía de macizos de boj con influencia italiana y también árboles tipo lilos, cipreses, acacias, árbol del amor y moreras. Alrededor de los mimos grupos de flores, como pensamientos y rosales. Es muy difícil restaurar un jardín histórico en su estado original, pero se ha intentado que fuera la rehabilitación lo más fiel posible. Así que en este primer jardín podemos contemplar boj, cipreses o pérgolas para rosas. Aunque falta mucho para lograr la exquisitez del jardín original.
Pérgola  (Foto SIEMA)
Fachada central del palacio con la torre de la derecha, que correspondía a las habitaciones del Infante D. Luís ( Foto SIEMA)
El Infante situó sus habitaciones en la torre de la derecha. Es la zona con mejores vistas a la montaña, los cazaderos y el jardín. Ya que le encantaba la naturaleza y, como buen príncipe ilustrado, integrarla dentro del conjunto palaciego. A la segunda terraza se bajaría por la preciosa escalinata que diseñó Ventura Rodriguez en composición simétrica. Este segundo jardín disponía de diseños con formas sinuosas de boj, y también algún árbol frutal como almendros o higueras. Se ha querido mantener el diseño paisajista barroco en círculos, líneas cruzadas en cruz crean los cuadrados en los que se disponen los otros caminos curvos. A los lados se encuentran los portones para acceder directamente al jardín
Segundo jardín en pleno proceso de restauración
Plano ya restaurado para la inauguración (Foto SIEMA)
Otra esquina del mismo plano del jardín ( Foto SIEMA)

Ventura Rodriguez ya tenía una gran fama cuando construyó el palacio. Y no sólo desarrolló su labor como arquitecto, sino que también diseñó para este jardín la famosa Fuente de las Conchas, en mármol, que hoy se encuentra en el centro del Campo del Moro. También Ventura Rodriguéz, un poco más tarde, diseñó para Carlos III las tres fuentes que formaban el Pº del Prado ( Neptuno , Apolo y Cibeles ). Fueron los duques de San Fernando, enterrados en la capilla de palacio junto a la condesa de Chinchón, los que regalaron dicha fuente a Fernando VII y a MªCristina, quienes la instalarían el el Palacio de Vista Alegre en 1845 y después se trasladaría al Campo del Moro.
Fuente de las Conchas (Foto SIEMA)
Bajo los espacios de este segundo jardín se construyeron galerías subterráneas aprovechadas para minas, cuevas, noria, molino, establos y almacenes. Todo entra dentro de los usos lo más completos posibles de las instalaciones. El tercero de los jardines es el más amplio. Estaba dotado de gran huerta (donde la ciencia animaba a usar las tecnologías más avanzadas para el cultivo de la misma), viñedos ( ya que el infante era un gran amante del buen vino y disponía en palacio de su propia bodega justo debajo de sus habitaciones ) y árboles frutales. Incluso había un pequeño zoo con animales vivos como los que pintó Paret.
Acuarela de la cebra viva que Paret pudo contemplar en estos jardines.
Bajada a la última terraza y portón restaurado de la anterior. Se observa las escaleras simétricas que tanto gustaban a Ventura ( Foto SIEMA)
Espero que os haya gustado y os animo a visitarlo ahora que empieza el buen tiempo. 

Maribel Piqueras

jueves, 5 de marzo de 2015

MUSEO DE HISTORIA DE MADRID

Hoy me gustaría recorrer, junto a los lectores y apasionados de nuestra capital, el nuevo Museo de Historia de Madrid. En la entrada anterior nos centramos en conocer el maravilloso edificio que lo alberga: el Hospicio de Ribera. Ahora propongo una inmersión en sus contenidos y organización de los mismos. Agradezco desde aquí la gran labor llevada a cabo por el equipo de arquitectos, el mismo que remodeló el Museo Arqueológico, para que podamos contemplar cómodamente y con claridad la cantidad de obras que contiene. La organización didáctica del mismo y el trato dado por el personal del museo es también excelente. Madrid se merecía esto desde hace muchas décadas y, por fin, se inauguró en Diciembre del 2014. La ambientación en cada sección está muy bien conseguida: no solo con los carteles explicativos, cuadros, esculturas, sino también por las maquetas, grabados, mobiliario, fotografía, cerámicas y objetos decorativos y de uso cotidiano.
"Busto de Felipe II"(Atribuído a Jacques Jonghellink, 1571).Foto SIEMA

Villa, corte y capital de dos mundos

Nada más pasar el gran patio de luces nos adentramos en el museo. Todavía hoy en día no están claros los motivos por los que Felipe II eligió Madrid para ser la capital del reino de España en 1561. Quizás no sea uno solo, sino la combinación de varios motivos. El caso es que, salvo unos años que la capital estuvo en Valladolid, Madrid se ha mantenido desde entonces como el centro del poder del Imperio y también en nuestros días. Aquí vemos como pasa de ser simple villa a residencia real y, además, capital de los dos mundos en el s XVI. Conocemos a los reyes artífices de ese imperio a través de lienzos y esculturas: Carlos V, el maravilloso busto del escultor renacentista danés Jonghellink (del cual se conservan en el Palacio Real algunas esculturas a las que el fuego del Alcázar no consiguió destrozar)y otras obras menores de otros reyes Austrias. También el cuadro del patrono de Madrid, "San Isidro en oración" pintado en 1622 por el pintor de la corte Bartolomé González. Y la joya de la "Topografía de Madrid" de Texeira, de 1656. Es una joya imprescindible para saber cómo era el Madrid de Felipe IV. Texeira realizó con todo detalle 9 topografías, que constaban de 20 hojas grabadas en aguafuerte y a escala 1:16000. Creo que la que se expone aquí es la más antigua. Muy interesante observar cómo era el E de Madrid, el Retiro, o cómo estaba el Alcázar de los Austrias, con sus dos patios originales.
"Topografía de Texeira" (1656, detalle del Palacio del Buen Retiro) Foto SIEMA
"Topografía de Texeira" (1656, detalle del Alcázar ) Foto SIEMA
 "San Isidro en oración" (Bartolomé Gonzalez, 1622).Foto SIEMA
................................................................................................................

Seguimos en esta interesante sección y, pasamos a una gran sala donde comprendemos como era la Villa de Madrid con Felipe III, a través de la obra del cartógrafo italiano Mancelli o lienzos de la Plaza Mayor. Después los cambios durante el reinado de un Austria menor, Felipe IV, que sin embargo, fue grande para Madrid, ya que la ciudad tuvo que alargar las cercas que la rodeaban y se construyeron majestuosos edificios inspirados en el Barroco italiano, como la Capilla de San Antonio de los Portugueses (hoy alemanes), el Palacio del Buen Retiro, el nuevo panteón de los Reyes en el Escorial, la Capilla de San Isidro en San Andrés o la Colegiata de San Isidro, así como la Casa de la Villa y otros muchos edificios de la capital.
"Vista del Alcázar de Madrid"(Félix Castello, 1615-51) Foto SIEMA

"Maqueta de capilla de S.Isidro en San Andrés" (José Monasterio) Foto SIEMA

"Modelo de la fachada principal del Alcázar de Madrid"(Atribuído a Giovanni Battista Crescenzi, 1630-46) Foto SIEMA
Ciudad laboriosa

En este apartado nos aparece una ciudad llena de jaleo por la cantidad de gente que trabaja en ella, los diferentes oficios, las obras que se realizan en la misma. La corte atrae no solo a miles de funcionarios diversos, sino a las más importantes casas nobles que también se construyen sus palacios en Madrid y a las principales órdenes religiosas. Destaca la imagen de la Virgen de Atocha de Carreño de Miranda, ante cuya Basílica barroca van los reyes a cantar Te Deums por las victorias obtenidas o por el nacimiento de un príncipe o la maqueta de las famosas gradas de la Iglesia de San Felipe, que era el mentidero de la corte. Esta iglesia renacentista se situaba en la calle Mayor con Esparteros, pero en 1838 se ordenó su demolición.No podemos olvidarnos tampoco del busto de mármol de Felipe IV (Pietro Tacca, s. XVII), el mismo artista que, basándose en el cuadro de Velázquez titulado "Felipe IV a caballo", realizó en bronce la famosa escultura ecuestre de Felipe IV que preside la Plaza de Oriente.
"Busto de mármol de Felipe IV"(atribuído a Tacca).Foto SIEMA

"Detalle de Milagro de la Virgen de Atocha en las obras de construcción de la casa de la Villa"(Anónimo 1676)Foto SIEMA

"Maqueta de las gradas de S.Felipe" ( Luís Buendía) Foto SIEMA

Reales sitios del Retiro y la Casa de Campo

Esta sección es una de mis preferidas, ya que contiene cuadros imprescindibles para conocer cómo fueron el real sitio del Buen Retiro, el Palacete de la Casa de Campo o la torre de la Parada en el sitio de El Pardo. Actualmente estos tres conjuntos están irreconocibles y, solo mediante planos o cuadros de la época podemos hacernos una idea de lo que significaban. El Palacio del Buen Retiro aquí se vislumbra, sobre todo, el estanque y lo que llegaron a suponer los fresquistas Mitelli y Colonna, traídos de Italia por Velázquez, para la decoración de esas estancias. Estos artistas crearon una escuela de pintura al fresco en España siguiendo la moda italiana de las "quadratturas" o arquitecturas fingidas. Interesante la maqueta del estanque y la obra de Juan Bautista Martínez de Mazo. Para la Casa de Campo es único el cuadro de Felix Castello, donde se puede apreciar la galería de las grutas construida por Felipe II, el Palacete de Goméz de Mora para Felipe III, con su alternancia de volúmenes, ligereza y galerías abiertas, así como sus jardines donde se situaba la escultura ecuestre de bronce de Felipe III (Juan de Bologna), que hoy está en el centro de la Plaza Mayor.
"Boceto techo de la ermita de San Pablo en el Buen Retiro" (Mitelli y Colonna) Foto SIEMA

"Torre de la Parada" (Anónimo, s XVII) Foto SIEMA

"Palacete de la Casa de Campo" (Felix Castello, 1615-51) Foto SIEMA

"Vista de los Jardines de la Casa de Campo" (Anónimo, 1650)

Madrid como centro ilustrado de poder

Con la llegada de los Borbones viene el cambio a la capital. Hay una nueva dinastía llegada de la Francia del Rey Sol que trae numerosos cambios. No solo un nuevo concepto de poder, mucho más centralizado, que en el Arte se refleja en la creación de las Reales Academias con un programa controlado por el Estado sobre las materias a impartir. Hay cambios en el protocolo que se reflejan en las dimensiones y estilo del nuevo Palacio Real. El retrato cortesano es mucho más pomposo y teatral con los Borbones. Con ellos llega la Ilustración a Madrid. Por otro lado destaca la labor desarrollada por el Ayuntamiento, en manos de su famoso alcalde, el Marqués de Vadillo, quien encargó a Pedro de Ribera numerosas obras que se exponen en grabados.
"Felipe V" (Hyacinthe Rigaud, 1701) Foto SIEMA

"Francisco Antonio Salcedo y Aguirre, primer Marqués de Vadillo"(Miguel Jacinto Meléndez, 1729) Foto SIEMA

El urbanismo como disfraz de la ciudad

Con Carlos III se desarrolló un amplio programas de reformas urbanísticas, centrado en el eje del Paseo del Prado: con todo el proyecto de Hermosilla y Ventura Rodriguez para el salón del Prado, así como Villanueva para el Gabinete de ciencias naturales ( Hoy Museo del Prado). También en la calle Alcalá se situaron importantes obras llevadas a cabo por Sabatini. El Neoclasicismo se implantó con éxito en la capital y lograba dar elegancia y solemnidad a los edificios públicos.
"Fuente de Apolo" (Ventura Rodriguez, 1777) Foto SIEMA
"Fuente de Cibeles" (Ventura Rodriguez, 1777) Foto SIEMA

"Proyecto de Aduana" (Sabatini, 1769) Foto SIEMA

"Real Oratorio de Caballero de Gracia" (Juan de Villanueva, 1789) SIEMA

Paseo y rituales de ocio

En esta sala nos ambientaremos en una parte importante del ocio en la época de la Ilustración, como eran los paseos (Salón del Prado, Delicias, etc) y todos los rituales y etiqueta que solían acompañar a los mismos. También el mundo de los majos y majas, los toros o el teatro. Muy interesante la maqueta de la desaparecida Plaza de Toros que estaba situada junto a la puerta de Alcalá  o el cuadro de Carmona sobre el Teatro del Príncipe, que representa la antigua corrala del Príncipe ya cubierta y renovada en tiempos del rey Felipe V.
"Baile de máscaras en el coliseo del Príncipe" (J. A. Salvador Carmona, s XVIII) Foto SIEMA

Manufacturas reales e industrias para la corte

Los avances tecnológicos del momento ayudan a mantener ese poder del monarca absoluto con la creación de las diferentes reales fábricas. Estas dos salas paralelas nos muestran con todo detalle objetos producidos en ellas: porcelana del Buen Retiro, plata, tapices, relojes y cristal de la Granja o armas. Considero muy interesante el lienzo "El estanque del Retiro y la Fábrica de Cerámica" (1816) donde se aprecia el embarcadero de González Velázquez y los restos de la fábrica. También a destacar la "Piedad" (Grizzi, 1785). Carlos III se había traído a este artista de Italia, donde trabajaba en la fábrica de porcelana de Campo di Monte, para organizar el proceso técnico y dibujo de la del Buen Retiro.

Protagonistas del cambio de siglo. Motín de Aranjuez. Guerra de Independencia

Los nuevos reyes Carlos IV y MªLuisa de Parma aparecen retratados desde el mismo momento de su coronación, como lo muestra el lienzo de Zacarías González Velázquez de 1789 " Retrato de Mª Luisa, reina de España", mucho más pomposo y recargado que el que se conserva en Palacio Real pintado por Goya. Interesante obra de Bayeú que nos muestra a un jovencísimo e idealizado Godoy. También son de una gran importancia las estampas y grabados que se exponen en esta sección acerca del Motín de Aranjuez, donde tuvo lugar la abdicación de Carlos IV en su hijo y la caída de Godoy, o las estampas sobre la Guerra de la Independencia. Única en sarcasmo y humorismo la vitrina con las caricaturas y sátiras contra Napoleón y Bonaparte.
"Retrato de MªLuisa, reina de España" (Zacarías González Velázquez, 1789) SIEMA
"Manuel Godoy" (Bayeu, 1790). Foto SIEMA

"Caricatura sobre José Bonaparte" (Foto SIEMA)

Los sucesos del 2 de Mayo

En un museo sobre la historia de Madrid no pueden faltar estos hechos acaecidos el 2 de Mayo en la ciudad. En ausencia de los monarcas, que estaban en Bayeu, cuando Napoleón da la orden de salida del Palacio Real de Madrid de los últimos miembros de la casa real que quedaban en él, el pueblo estalla en gritos. En la misma plaza del palacio se oyen los primeros disparos que iniciaron la revuelta. Después se extiende por toda la ciudad, con puntos emblemáticos, como el cuartel de Monteleón, el Paseo del Prado o la Puerta del Sol. Las estampas de Alejandro Blanco ( " Luchas en el Prado" o "Sucesos del dos de mayo en la Puerta del Sol") y de López Enguídanos ("Dos de mayo en Madrid") se hicieron famosas para recordar estos hechos e inspiraron a muchos artistas posteriores. Magnífico retrato de "José Bonaparte" pintado por Flaugier entre 1808-13, así como la "Muerte de Velarde", perteneciente a la pintura histórica de gran formato típica del sXIX y realizado por Manuel Castellanos en 1864. Pero la joya de esta sección es la "Alegoría de la villa de Madrid", pintado por Goya en 1810 siguiendo el encargo que le hizo el Ayuntamiento de la Villa el año anterior. El eje es la figura femenina de corte clásico con traje imperio que representa dicha alegoría de la ciudad y que se apoya en el escudo de la ciudad. A los pies el perrito que significa fidelidad, arriba las imágenes de la fama con la trompeta y de la victoria. En cuanto al medallón podemos decir que simboliza todos los avatares por los que pasó la ciudad en el convulso siglo XIX. Primero Goya dibujó una efigie de José Bonaparte. Goya tomó el modelo de una estampa, nunca lo retrató al natural. Después, cuando el triunfo de Wellington y la constitución de 1812, el ayuntamiento borró a Bonaparte y puso la palabra "constitución".Cuando vuelve Bonaparte otra vez lo cambian. Al llegar Fernando VII aparece representado el rostro del nuevo monarca. Pero en 1843, con el triunfo de los liberales, se volvió a cambiar y poner "constitución".El actual "dos de mayo" está así desde 1872, año en que se homenajeaba a los héroes de Madrid.
"Dos de mayo en Madrid. Luchas en el Prado" (Alejandro Blanco) SIEMA

"Alegoría de la Villa de Madrid" (Goya, 1810)

Madrid: 1814-1910. El sueño de una ciudad nueva

Es esta una sección con mucho material dividido en varios apartados. Se inicia con el título de una ciudad estancada e indolente, donde se aprecia la vuelta atrás en ciertos aspectos al comienzo del reinado de Fernando VII. Temática absolutista o vuelta a la Inquisición se puede ver en las obras. Interesantes vistas románticas de Jose Mª Avial sobre monumentos muy conocidos. Después vendría el reinado liberal de Isabel II  a través de retratos de Isabel II niña, o Isabel y su hermana Luisa Fernanda, así como retratos de Amadeo de Saboya, el general Prim, Alfonso XII y su primera esposa, Mª Mercedes. Completan cuadros de la exposición minera en el parque del Retiro o de la Estación del Norte, que simbolizan la industrialización en Madrid en esa época
"Fuente de Cibeles y Palacio de Buena Vista" (Jose MªAvial) Foto SIEMA
"Plaza de la Paja" (Jose Mª Avial) Foto SIEMA

Hay un apartado grande dedicado al mundo de las diversiones en la noche madrileña a principios del s. XX, donde aparece el teatro. Para ello recurrimos a trajes, fotos de teatros y maquetas, retratos de actrices. También la danza, las procesiones, los bares, las tertulias. Muy interesantes las fotografías del Teatro Real antes de la Guerra Civil. También dos curiosas obras de un jovencísimo Sorolla que vino a formarse a Madrid. No da tiempo a describir la cantidad de objetos que se muestran en las vitrinas, como máquinas de coser antiguas, publicidad de principio de siglo u otros objetos cotidianos de la vida en Madrid.
"Viernes Santo en Madrid, paseo de mantillas" (Francisco Pradilla, 1914)SIEMA
"Portada Hospital Latina" (J Sorolla, 1883) Foto SIEMA

Sótano: maqueta de León Gil Palacio

Los tres inmensos pisos de este museo, a los que habría que añadir el sótano, hacen que el visitante tenga que ir más de una vez a hacerse una idea de los fondos que contiene para la historia de Madrid. Una sola visita es demasiado. Sólo mirar esta maqueta despacito y sentarse luego tranquilamente a seguir el vídeo que la acompaña merece una visita ya al museo. Esta maqueta se la encargó Fernando VII al León Gil de Palacio, coronel brigadier de infantería. Tardo como dos años en realizarla y la terminó en 1830. En ella está descrito con todo detalle no solo las calles y los edificios, sino la topografía del terreno. Utilizó diversos materiales: madera, arena, hilos de seda para los arbustos y de lana para los árboles. Es verdaderamente impresionante, como una fotografía del Madrid de 1830. Entonces todavía no estaba desarrollado el ensanche....no se ve ningún desarrollo en lo que sería la calle Princesa, ni la montaña de Príncipe Pío, ni más allá del Manzanares hacia el O. Por el N se acababa en el cuartel del Conde Duque o palacio de Liria, en Las Salesas de Sta Bárbara. Tampoco estaba urbanizado el entorno de Atocha, sino que la Basílica se mantiene aislada. Realmente es muy chula poder contemplarla con detenimiento. Destaca el edificio del Pósito cerca de Recoletos.
"Maqueta León Gil. Detalla Palacio de Sta Bárbara o Salesas y cerca por este lado" Foto SIEMA
"Maqueta del León Gil. Detalle cuartel del Conde Duque y Palacio de Liria con sus jardines" Foto SIEMA
"Maqueta de León Gil. Detalle de los altos del Palacio Real y montaña de Príncipe Pío" Foto SIEMA

Espero que os haya gustado y no dudéis en visitarlo. Si queréis saber más de nuestras visitas o tuvierais alguna duda no dejar de visitar www.siema.es o facebook Proyecto SIEMA. Un saludo:

Maribel Piqueras



miércoles, 25 de febrero de 2015

El Hospicio de Pedro de Ribera

Del Hospicio de Pedro Ribera en Madrid habría que contar tanto que he decidido dividir este monumento en dos entradas. Una esta, centrándonos en el Hospicio antiguo. Otra, más adelante, donde nos ambientaremos en su uso como Museo de Historia de Madrid. ¡Bienvenidos al blog!

Orígenes de esta institución


El Hospicio de Madrid fue la primera casa de socorro que se estableció en la corte y debe su origen a la antigua Congregación del Ave María, quien la fundó en 1668 en un pequeño local de la calle Sta Isabel, cerca de Atocha. Pero ¿Qué sabemos de esa Congregación del Ave María?Pues que su fundador, Simón de Rojas, había nacido en 1552 en Valladolid. Era un hombre muy culto que llegó a impartir clases en la universidad de Salamanca. El rey Felipe III le mandó llamar a la  corte y, en 1612, fundó la Congregación de Esclavos del Dulcísimo Nombre de María con el fin de recoger pobres y necesitados en la villa de Madrid. Alojaba a los pobres en casa de un sacerdote, Pedro Fernández Navarrete. Cuando murió el fundador la Congregación siguió desarrollando su labor y se trasladó a las casas de la calle Sta Isabel, cedidas por Juan Carvajal y Vargas, Caballero de Calatrava. Pero en ese lugar solo cabían 24 pobres, así que de nuevo se trasladaron en 1674 a la calle alta de Fuencarral, a las propiedades de Carlos Goveo mientras esperaban la construcción de un nuevo Hospicio. La regente Mariana de Austria (madre de Carlos II) fue la que se hizo cargo de la institución y organizaría la construcción de un nuevo Hospicio. De ese primer proyecto solo queda la Capilla, construída en 1695 por Juan de Arroyo, siguiendo una planta de cruz latina, con amplio crucero y cubierta por torre poligonal, cúpula y linterna. Era una gran capilla muy de acorde con las magnitudes que tiene el Hospicio. En su interior, que hoy no se visita, colgaba el lienzo de Lucas Jordan sobre San Fernando. Esa capilla y primer proyecto fueron modificados en 1703 por el arquitecto Felipe Sánchez. Hoy desde los patios se puede contemplar maravillosamente bien el exterior de la capilla. Tanto la vista lateral del lado izquierdo desde los jardines de Ribera, donde se sitúa la fuente de la fama, como el lado derecho, desde el gran patio interior cubierto del Hospicio
"Fuente de la Fama de Pedro de Ribera y muros de la Capilla con su torre poligonal"(Foto SIEMA)

Pedro de Ribera y el Hospicio

Considero a Pedro de Ribera un artista único y muy original. Aunque sería muy criticado por los amantes del Neoclasicismo, supo desarrollar en sus edificios unos espacios singulares, unos proyectos urbanísticos y decorativos donde la arquitectura y escultura van siempre unidas. Los principales clientes de este artista castizo fueron el Ayuntamiento, la Iglesia y algunas familias nobiliarias. Cuando en 1722 le encargan la construcción del Hospicio ya era un arquitecto que gozaba de gran fama. Con el marqués de Vadillo, alcalde de Madrid, había diseñado el paseo de Virgen del Puerto y su famosa ermita. La construcción del Hospicio duró bastante tiempo, hasta 1729, y mientras tanto, Pedro de Ribera lo alternaba con muchas obras en Madrid: puente de Toledo, iglesia de San José, palacios de Santoña y Perales y otros muchos edificios. Mientras construía el Hospicio se produce el fallecimiento de Teodoro Ardemans en 1726, nombrando a Pedro de Ribera entonces como Maestro Mayor de Obras y Fuentes de la Villa y sus Viajes de Agua
"Planta del Hospicio de Pedro de Ribera"
El primitivo edificio llegó a ocupar 15.000 m2. Con planta en forma de L, constaba de numerosas dependencias en la parte derecha del mismo. Tiene tres pisos, sótano y dos patios interiores: uno grande cubierto actualmente, que organiza la distribución de estancias del mismo. Otro pequeñito a los pies de la capilla. Y un gran jardín exterior que recientemente lo han rodeado con verja para proteger la Fuente de la Fama. Se pensó para albergar unas 400 personas necesitadas
"Maqueta actual de la planta del Hospicio que se expone en el patio cubierto" (Foto SIEMA)
"Perspectiva de la entrada al nuevo patio de luces" (Foto SIEMA)
"Patio de luces con la estatua de la Mariblanca"(Foto SIEMA)
Por este patio se accede al nuevo Museo de Historia de Madrid, inaugurado en Diciembre del 2014, y el cual comentaremos en profundidad en la próxima entrada del blog. Destacan modernos materiales de cristal, metal, mármol y madera. Llama la atención la Mariblanca, o escultura que se situaba en lo alto de la Fuente de la Fe en Sol. Se sitúa a la misma altura en que estaba en la fuente original. Los madrileños la llamaban popularmente "Mariblanca", al ser una mujer hecha de mármol blanco. La trajo un mercader florentino en el sXVII y decían que representaba la Fe, aunque no se corresponde con esa iconografía, sino más bien con una Venus y sus amorcillos. La estatua pasaría a lo largo de los siglos por diferentes fuentes y lugares en Madrid, incluso la colocaron el el Pº de Recoletos, donde sufrió enormes actos de vandalismo. Es uno de los símbolos de la ciudad. Esta es copia, ya que la original está en el interior del edificio de la Casa de la Villa de Madrid.

"Parte central de la portada principal" (Foto SIEMA)
"Gran portada de Ribera" (Foto SIEMA)
"Una de las portadas laterales" (Foto SIEMA)
El Hospicio presenta dos fachadas. La principal se extiende a lo largo de la calle Fuencarral y tiene una longitud de 74ms. Es asimétrica, más larga en el lado izquierdo que en el derecho. En el centro se sitúa la majestuosa portada y, a los lados, dos pequeñas portadas laterales, también muy barrocas, con sillares almohadillados en disposición corta y larga, sobre ella las ménsulas que sostienen la balconada y , sobre los balcones, unos frontones barrocos partidos. Todo ello con la típica decoración de roleas, baquetones, etc. Sigue la disposición de fachadas Austrias, con zócalo de granito, muros de ladrillo (que se muestran hoy en día estucados) y granito para los adornos de puertas y ventanas, así como en la cornisa en este caso. Arriba aparecen también los escudos de las provincias de España que existían el s XVIII. Pero donde nos vamos a detener es en la portada principal, donde Ribera sigue fiel al estilo Churrigeresco y desarrolla una escenografía teatral, con ángeles descorriendo un cortinaje. La portada está viva y se llega a extender incluso más allá de la línea de cornisa, como queriendo llegar hasta el cielo. La divide en dos partes. Abajo crea como un arco a través de dos grandes estípites. La decoración es la típica de Ribera, que es como el Gaudí de la época, con baquetones como tallos, hojarascas, conchas, guirnaldas, frutas, flores, ménsulas, capiteles abiertos. Sobre la puerta el escudo de mármol de Felipe V y aparece también la Virgen coronada de ángeles. En la parte de arriba la imagen del rey San Fernando recibiendo las llaves de la ciudad de Sevilla sobre soldados árabes muertos. Cuando se inaugura el Hospicio ya estaban unidas las dos congregaciones, la del Ave María, que fue la primera, y la de San Fernando. Esas esculturas son del escultor Juan Ron.

El Hospicio bastante derruido en una imagen de 1920

"Fachada del Hospicio en 1900, por José Franco Cordero" (Foto SIEMA de esta obra del Museo de Historia)
Evolución como Museo de Historia de Madrid

El edificio del Hospicio estuvo a punto de ser demolido. El estado de deterioro se puede apreciar en la fotografía tomada en 1920. Pero, en 1919, gracias a una actuación enérgica de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, se declaraba monumento histórico-artístico a la fachada y a la capilla del mismo. En 1926 se organizó una exposición sobre el Madrid Antiguo (antecedente de lo que sería el Museo Municipal) y se le encargó a Luis Bellido la restauración del edificio. En 1929 ya se abrió como Biblioteca y Museo Municipal, siendo el director hasta su muerte en 1947, el poeta Manuel Machado. En 1955 se volvió a cerrar y desde entonces ha habido períodos de apertura como Museo Municipal y cierres. En los 90 se hicieron obras en la capilla, fachada y se colocó la verja en el jardín de la fuente. Después solo se abría la parte de abajo y sótano con la maqueta de León Gil, hasta la remodelación definitiva inaugurada en Diciembre del 2014, que nos permite hacernos una idea de los grandes espacios, juegos de luces y distribución ideada por Ribera, que todavía lo hace majestuoso.

En una de las visitas realizadas por SIEMA al edificio y Museo, tuvimos la suerte de que nos acompañara Asunción López Monasterio, la hija de José López Biescas, que fué el custode de los fondos del Museo durante la Guerra Civil. Nos contó como los guardaba en sótanos cubiertos por sacos. Ella de niña vino muchas veces al Museo con su padre, que llegó a ser jefe de personal en 1970. Realmente se ha emocionado y le ha parecido una maravilla lo que se ha hecho con la reforma.

Quería mencionar que en 1900 rodeaba un jardín a la fachada que hoy se ve con un suelo de granito. También granito cubre los jardines Ribera, donde se sitúa la Fuente de la Fama. Ribera la esculpió para la plazuela de San Martín, donde se ubicaba hasta 1879. A principios del s.XX estuvo en el Parque del Oeste y, en 1926 Bellido la restauró para colocarla aquí. Aunque durante la Guerra Civil fueron desmontadas las piezas. Arriba la Fama con la trompeta, estatua esculpida por Juan Bautista. De forma muy barroca, trilobulada, con delfines en los vasos de abajo.
"Fuente de la Fama en el nuevo Parque del Oeste a principios del sXX"

No quería terminar esta entrada de Madrid con Encanto sin dejar de visitar un negocio pegadito al Hospicio y que creo tiene encanto. Se trata de la franquicia 7 Camicie. Esta marca se creó en los años 90 en Roma, en el 1997 vino a España, asentándose en Andalucía y, desde el 2009 la tenemos en la calle Fuencarral.  El nombre viene de un dicho italiano que cuando se trabaja mucho comentan que "han sudado siete camisas". La línea empezó con camisas de hombre, con sus característicos 7 botones y sus contrastes de colores en cuellos(a veces doble o triple) y puños. Son camisas de gran calidad en diseño y material, todo italiano, 100% algodón. Los colores siempre son alegres y llamativos, lo mismo que sus locales. Así mismo los encargados, MªMar y Eduardo nos atendieron de maravilla. No dejéis de echar un ojo. Me despido hasta la próxima, que continuaremos con el Museo de Historia.

Maribel Piqueras

Fachada de 7 Camicie (Foto SIEMA)
Interior 7 Camicie ( Foto SIEMA)