Síguenos por correo electrónico

lunes, 19 de febrero de 2018

Palacete y fundición tipográfica Richard Gans

Hoy me gustaría detenerme en la curiosa historia de unos enormes edificios en la calle Princesa, como son el Palacete de Richard Gans  y la industria de Fundición Tipográfica con el mismo nombre. El empresario austriaco Richard Gans llegó en 1874 a España como representante de una importante compañía de artes gráficas belga. Vió futuro en Madrid con todo el desarrollo industrial y urbano durante la época de la restauración monárquica. Se montó de manera independiente y se dedicó a la propia producción tipográfica, trayendo las nuevas maquinarias desde Alemania. Así abrió en 1881 una moderna fundición tipográfica en Madrid que pasaría por diferentes sedes en la capital hasta instalarse definitivamente en la calle Princesa. Era la época dorada para este tipo de industrias: la prensa y publicidad las necesitaban. La entrada principal a la industria de fundición estaba en Princesa 65. Amplió comprando más pisos y también Princesa 63 y 61. Tenía planta en forma de T, ya que los talleres y grandes almacenes los situó en ángulo con la calle Princesa, en Altamirano nº 5, que se terminó de construir en 1911. Es de los pocos edificios llamativos de arquitectura histórica industrial que aún permanecen en Madrid y que, además, están construidos teniendo en cuenta la estética y la funcionalidad a la vez.

Puerta principal de entrada de carruajes  a las oficinas de las 
naves tipográficas(Foto SIEMA)

Interior de la entrada de carruajes a las oficinas, conserva 
los estucos y decoración original (Foto SIEMA)

Balcones a la calle Princesa del edificio de las industrias tipográficas,
con sus cristales y rejas originales (Foto SIEMA)

Llama la atención la elegante y cuidada estética para ser un edificio de uso industrial, con esos balcones de hierro y decoración geométrica en espirales en su parte inferior, los cristales como vidrieras, el amplio hall con decoración de estuco clásica. La fachada de las naves industriales que dan a la calle Altamirano constan de tres cuerpos verticales, los dos laterales con terminación recta y el central, con frontón semicurvo, lleva las iniciales de Richard Gans destacando en rojo sobre el amarillo de la pared. Simetría también en las cristaleras. Curvas las de la parte superior y rectangulares las inferiores.  Es un edificio de grandes dimensiones que todavía hoy destaca y llama la atención cuando paseas por la zona.

Detalle de las puertas de  entrada a las naves industriales
por la calle Altamirano (Foto SIEMA)

Fachadas a la calle Altamirano de las industrias tipográficas Gans.
(Foto SIEMA)

Retrato de Richard Gans con su firma
(Foto Unos tipos duros)

Richard Gans fue ganando prestigio económico y social en la capital. En 1915 el propio rey Alfonso XIII le otorgó la encomienda de Isabel la Católica por los servicios prestados, más adelante recibirá también la de Carlos III. Se casó con Matilde Gimeno García, con la que tuvo tres hijos: Ricardo, Amalia y Manuel. El patriarca del clan industrial, Richard Gans falleció el 9 de Octubre de 1925, dejando en Madrid un bonito palacete como residencia familiar, justo en frente de las oficinas de las industrias tipográficas. El Palacete Gans situado en Princesa nº 66 tiene más profundidad de lo que pueda dar sensación la fachada. Los trabajos de hierro de la puerta con decoración curva vegetal recuerdan al modernismo. Mientras que las ménsulas que sostienen los balcones y las molduras arquitrabadas sobre los mismos se inspiran en un arte sobrio clásico, como la arquitectura alemana de principios s XX. 
Vista lateral de la fachada del Palacete Gans en 
Princesa 66 (Foto SIEMA)

Detalle de la puerta de entrada al palacete (Foto SIEMA)

Balcón principal del Palacete Gans (Foto SIEMA)

Banquete de Ricardo y Matilde en el Ritz en 1915
(Foto Todo colección)

En los espacios interiores y, sobre todo, en el jardín interior, nos sorprende el juego de luz y volúmenes, los colores y el uso de la cerámica para la decoración del jardín. En el hall recorre las paredes un friso con escudos austriacos que nos indican el origen de la familia y destaca la decoración con palmetas. Todo el patio interior está revestido de cerámica. Los pasillos laterales son de loza roja en el suelo, pero a los lados se disponen unos pilares y franjas revestidos de cerámica vidriada con decoración floral, geométrica o ,incluso animal, de colores muy vivos e inspiración andaluza. En el centro, sobre una base de ladrillo, destaca la gran fuente con forma de trébol de cuatro hojas y surtidor cónico. En la pared del fondo, una fuente con figuras alegóricas de cerámica representando a un varón y a una mujer ,con formas modernas tendentes al geometrismo, nos llevan al surtidor con máscara de león. Los tonos azul y rojo predominan en la cerámica de este patio tan vistoso. Su construcción coincide con la del jardín de la casa de Sorolla, donde también se utilizó mucha cerámica, pero de otro estilo.

Hall del palacete adornado por Navidad
(Foto SIEMA)

Escudos austriacos con las águilas bicéfalas en el hall
(Foto SIEMA)

Fuente con surtidor cónico en el centro del patio
(Foto SIEMA)

Pilón en la pared (Foto SIEMA)

Detalle de los dibujos de esa fuente y el mascarón
surtidor (Foto SIEMA)

Pilares revestidos de cerámica situados en las esquinas 
del patio interior (Foto SIEMA)

Detalles de la cerámica (Foto SIEMA)

Pasillos laterales del patio (Foto SIEMA)

Bancos de cerámica que recuerdan a la disposición
de los bancos en la casa de Sorolla (Foto SIEMA)

Bonito efecto de los diseños de la fuente central vista 
desde arriba (Foto SIEMA)

Richard Gans habitó poco esta casa, ya que falleció en 1925. Menos mal que no vió la sucesión de historias trágicas por las que pasó su familia. La propiedad pasó a su mujer e hijos. Los varones se hicieron cargo del negocio familiar. El 17 de agosto de 1936 sacaron a Ricardo y Manuel del palacete de Princesa y los asesinarían las milicias republicanas. Su hija Amalia continuó con el negocio y propiedades que perdieron mucho patrimonio durante la Guerra Civil. Pensar que a los Gans les pertenecieron numerosas manzanas del barrio de Arguelles, desde fines del sXIX en adelante. Su hija se hizo cargo hasta 1975 y después pasó a la nieta. Amalia nieta fue asesinada en circunstancias extrañas en el 2011, con lo que se percibe cierta mala suerte para los herederos de Richard Gans. Hoy en día se mantienen las naves industriales y el palacete se alquila para eventos, como el Town Market en Navidad. Incluso IKEA montó en la Navidad del 2017 un hotel en la residencia de los Gans. A esos eventos corresponden las fotos del interior conseguidas por Pituca, asistente habitual a las visitas guiadas por SIEMA Matritensis. A quien le agradecemos su ofrecimiento a dejárnoslas para el blog. Se puede ver en ellas el mobiliario actual de IKEA, pero se mantienen los trabajos de forja modernista en las ventanas y se perciben las grandes dimensiones del salón central que da su balcón a la calle y también tiene vistas al jardín. Para más información de nuestras visitas y conferencias podéis seguirnos en Facebook Proyecto SIEMA o Twiter @siemamadencanto.

Maribel Piqueras

Detalles de la barandilla de hierro hacia el 
patio interior (Foto SIEMA)

Puerta de hierro y cristal de los balcones del salón
(Foto SIEMA)

Salón principal con sus pilares y su suelo de cerámica
(Foto SIEMA)



No hay comentarios:

Publicar un comentario