Síguenos por correo electrónico

lunes, 14 de marzo de 2016

La muralla de Madrid y las cavas

Hoy continuamos con el recorrido de los restos de esa primitiva muralla por Madrid: restos que pueden ser visibles hoy en día en algunos cimientos de edificios de la zona y, sobre todo, en el urbanismo. Este área presenta, junto a esos restos arqueológicos, un encanto especial en muchos de sus edificios y negocios. En el tramo de esta entrada nos situaremos entre la antigua Puerta de Guadalajara y la Puerta de Moros, que estaba en el lado sur de la muralla. La Puerta de Guadalajara concluía el trazado de la muralla en el E de la ciudad. La actual calle Mayor terminaba en esa puerta de Guadajara, llamada así porque conducía hasta esa ciudad y hacia Alcalá. Muy cerca de ella se situaban los tramos que se conocen como "cavas". Estas cavas, como su mismo nombre indican, eran fosos situados al exterior de la muralla, la delimitaban y separaban los extramuros de la propia villa de Madrid. Siguen el trazado sinuoso de la muralla, como ya vimos, reciclada hoy en otros edificios o monumentos de la ciudad. La Plaza de San Miguel y su famoso mercado lo dejaremos para otra de nuestras entradas. La Cava de S. Miguel, que lleva el nombre de una de  las iglesias medievales que hoy no existe, es muy interesante. Nos llevaba hasta Puerta Cerrada, otra de las puertas de la muralla, muy pequeña y como engullida entre las casas, lo que la constituía como punto estrecho y peligroso para circular. Fue demolida en el año de 1569, pero en ese punto quedan restos visibles, incluso un torreón semicircular, lo malo es que forman parte de viviendas particulares. 

Placa indicativa de la Cava de San Miguel
(Foto SIEMA)

Es muy interesante la vista desde esta Cava de San Miguel hacía las otras cavas. Se ve claramente la curvatura del terreno. En estos arrabales de la ciudad, sobre la antigua Plaza del Arrabal del s.XV, Felipe II mandó construir la Plaza Mayor, para dotar a la ciudad de un espacio público en condiciones con el fin de celebrar diversos actos: paradas militares, festejos, corridas de toros, ejecuciones, etc. Para saber más http://madridconencanto-siema.blogspot.com.es/2012/11/plaza-mayor-de-madrid.html. Gómez de Mora hubo de realizar enormes terraplenes y rellenar el terreno, debido al gran desnivel hacia las cavas. 

Curvatura de la Cava de S.Miguel
(Foto SIEMA)

Uno de los lados del Arco de Cuchilleros, donde se aprecian 
los refuerzos de Gómez de Mora
(Foto Siema)

En torno a las cavas, que eran las afueras de Madrid, se solían situar las sedes de muchos de los gremios de la ciudad (bordadores, cuchilleros, panaderos, carniceros....) y, junto a estos trabajadores, los comerciantes, mesoneros y pensiones. Todavía hoy quedamos maravillados de algunos de los negocios que vemos por la zona, como por ejemplo, la Casa Botín, el restaurante más antiguo del mundo, en activo desde 1725 (reinado de Felipe V). Su fachada antigua sigue el modelo Austria de zócalo de granito, con muros de ladrillo, a los que se añade el tejado con teja árabe y las pequeñas ventanas abuhardilladas. En su interior las bóvedas del sótano, que sostienen el edificio, como pasa a otras casas de la zona, en especial a los mesones situados bajo la Plaza Mayor.
Restaurante Sobrino de Botín
(Foto SIEMA)

Entre Puerta Cerrada y Puerta de Moros aparecen visibles muchos tramos de la muralla, como los que se encuentran en la Cava Baja, en el suelo de locales conocidos y visitables, o en la calles de el Almendro o Mancebos. Uno de esos locales, la Posada del León, que incluso presenta un antiguo portón de la muralla, se puede leer en el post mencionado en los párrafos anteriores. Hoy me quiero detener en otro tramo de muralla y negocio con encanto de esta Cava Baja. Me refiero a la Posada del Dragón. Realmente, como comprobarán los seguidores del blog, es un lugar con mucha historia y patrimonio. Desde aquí agradecer a Gloria el tiempo que nos dedicó. La actual posada se inauguró en mayo del 2011. Originariamente aquí estaban situadas dos posadas y viviendas, asentadas usando como cimientos los sillares y mampostería de la antigua muralla. Observando la fachada de la izquierda, todavía se conserva el rótulo de la Tienda y Fábrica de Jabón La Antoñita. Entramos por la entrada para caballerizas antigua, donde han colocado en el medio actualmente una gran losa de granito que estaba en la fachada, aquí se encuentra la barra del bar y recepción. En el interior conserva la famosa corrala de vecinos, con sus vigas y zapatas de madera, y la pila para el agua. De ahí sale una escalera hacía las habitaciones del hotel.

Fachada de la Posada del Dragón (Foto SIEMA)

Posada del Dragón, entrada y barra
(Foto SIEMA)

Patio de corrala (Foto SIEMA)

Abrevadero en el patio de la corrala
(Foto SIEMA)

Arranque de la subida a las habitaciones desde la corrala
(Foto SIEMA)

Los dueños actuales han mantenido también la tradicional Fábrica y Tienda de Jabones La Antoñita (fines s.XIX y sXX). Una fábrica que pasó de generación en generación. Se ve el rótulo original, la tienda de jabones con el mostrador al fondo, la fábrica en el interior, con la vivienda y cocina. Incluso en los baños actuales han mantenido el lavadero de la antigua familia, labrado en mármol rústico. ¡ Una maravilla de sitio!

Parte izda de la Posada, donde se mantiene el formato de tienda La Antoñita
(Foto SIEMA)

Posada del Dragón. Tienda de jabones con 
el mostrador al fondo (Foto SIEMA)

Esta posada, como ven, es un sitio que rezuma encanto y tradición. Os animo a visitarla. En sus suelos se puede contemplar la muralla, aunque no de forma clara. Pódeis seguir todo lo que hacemos en Madrid en facebook Proyecto Siema, nuestra web www.siema.es (en agenda las visitas con posibilidad de inscripción individual) o el twitter @siemamadencanto. Estaremos encantados de atenderlos. ¡ Hasta pronto!

Maribel Piqueras

Muralla en el suelo de la Posada del Dragón
(Foto SIEMA)



No hay comentarios:

Publicar un comentario