Síguenos por correo electrónico

domingo, 14 de mayo de 2017

Ermita y fuente de San Isidro

Cuenta la historia y tradición de Madrid que estando trabajando San Isidro en los campos de su señor, habiendo pasado por una gran sequía, decidió tocar con la vara el suelo, saliendo agua de ese punto. San Isidro falleció en 1170 y desde siempre existió ahí un manantial con fama de milagroso. Hasta tal punto que la Emperatriz Isabel, mujer de Carlos V, hizo traer agua de esa fuente para su hijo, el futuro Felipe II, enfermo de extrema gravedad en 1528. Como el niño sanó inmediatamente, la Emperatriz mandó construir en ese mismo lugar del manantial una pequeña ermita dedicada al santo. Tal como relata la inscripción superior de la fachada de la ermita actual.

San Isidro en oración, de Bartolomé Gonzalez, s XVII.
Museo de Historia de Madrid (Foto SIEMA)

Fachada principal de la ermita con la inscripción 
(Foto SIEMA)

En el Paseo de la Ermita del Santo nº 78 podemos visitar la ermita actual, que ha pasado por varias fases en su construcción y que tiene un horario muy reducido de visitas a diario. Pasando un siglo de la canonización del santo en 1622, es decir, en 1725, durante el reinado del primer Borbón, se edificó esta ermita de estilo neoclásico, con planta de una sola nave con cúpula y linterna. Un gran soportal con arco central y dos entradas adinteladas a los lados nos reciben. Entre los huecos pilastras y cuatro columnas dóricas. Después el friso con la citada inscripción y la espadaña con la hornacina del santo, rematada en frontón triangular. 

Vista lateral de la Ermita del Santo en la fiesta de 
su patrón (Foto SIEMA)

Los acontecimientos históricos le afectaron al igual que al entorno. Durante siglos fueron famosas las fiestas y romerías en la pradera de San Isidro, tal como reflejó Goya. Incluso actualmente se sigue con ese ambiente festivo tan popular en torno al 15 de Mayo, festividad de San Isidro. En 1811, D. Baltasar de Zúñiga edificó junto a ella el cementerio. Como la Guerra Civil provocó enormes destrozos en su interior, toda la decoración actual pertenece al trabajo que realizó Enrique Cuartero en 1941. Como, por ejemplo, el retablo del altar mayor, donde representa a San Isidro obrando el milagro de la fuente con el sr Vargas arrodillado a sus pies. Las tallas laterales son de S. Isidro y Sta. María de la Cabeza. La decoración neobarroca contrasta con el estilo neoclásico de la arquitectura anterior.

La Pradera de San Isidro, de Goya

Curiosidades de la Feria de San Isidro (Foto SIEMA)

Ambiente actual en la pradera (Foto SIEMA)

Interior de la ermita del santo con los retablos de 
estilo neobarroco (Foto SIEMA)

Retablo de San Andrés en la Ermita del Santo
(Foto SIEMA)


Junto al muro de la derecha de la ermita hoy se puede contemplar la fuente. En la visita realizada a la fuente y al lugar por los jueces apostólicos que, durante el proceso de canonización, necesitaban comprobar como corría agua de una fuente, la cual "testificaban los testigos de la información que con sus aguas fueron sanados y sanan de diversas enfermedades". Durante el siglo XVIII se copió el cuadro de Carreño de Miranda (actualmente perdido) en el relieve que aparece en lo alto de la fuente.

Fuente  (Foto SIEMA)

Fuente del agua milagrosa con la leyenda 
(Foto SIEMA)

Cola para beber de la fuente en la festividad de San Isidro
(Foto SIEMA)

Para saber más de San Isidro y de su época recomendamos visitar el renovado Museo de San Isidro o de los Orígenes de Madrid. Ver más en http://madridconencanto-siema.blogspot.com.es/2016/05/museo-de-san-isidro-o-de-los-origenes.html

Maribel Piqueras

No hay comentarios:

Publicar un comentario