Síguenos por correo electrónico

jueves, 30 de junio de 2016

Plaza de Rubén Darío: ensanche y palacetes

Hoy nos queremos detener en la Plaza de Ruben Darío, que es una de las más bonitas y características del Ensanche madrileño, perteneciente al Barrio de Almagro del distrito de Chambery. En 1914 se llamaba la Glorieta del Cisne. En este año estamos de centenario del fallecimiento del gran escritor latinoamericano, que murió en febrero de 1916. Una elegante placa, colocada en la fachada del palacete de Miguel Maura, nos recuerda el nombre de esta plaza. 

Placa con la efigie de Rubén Darío que da nombre a la glorieta
(Foto SIEMA)

Esta plaza forma parte del llamado Ensanche de Madrid, construido a partir del Plan Castro. Por medio de él la ciudad pasó de tener 800 hectáreas a aumentar hasta 2.294. Es decir, que la superficie se llegó a multiplicar por tres. Ese urbanismo se basaba en una retícula ortogonal orientada de N a S y con calles de tres tamaños diferentes. Por tanto nos encontramos con grandes manzanas regulares, con muchos espacios abiertos o plazas donde los edificios de esquina se achaflanaban, como en esta plaza que nos ocupa. Como también se siguió una zonificación que preveía criterios sociales o económicos, alrededor de esta plaza se situaron edificios de la aristocracia o de una clase media-alta. Aunque el Plan Castro se aprobase en 1860, la urbanización de esta zona del Ensanche seguiría un proceso muy lento, que no acabaría hasta 1930. Sobre los campos y huertas de este área se construyeron edificios que seguían diferentes estilos arquitectónicos, muestra del eclecticismo que se daba a final del s XIX y principios del XX. Cuando se restauró la monarquía borbónica es cuando la alta burguesía y nobleza empiezan a preocuparse de construir sus mansiones en esta zona. El estilo clásico (Plateresco o Renacimiento) y Medievalista (Neogótico o Mudejar) es el más utilizado en Madrid. A estas dos tendencias artísticas responden los dos edificios en que nos vamos a centrar. 

Palacete de Miguel Maura (Foto SIEMA)

Chaflán del Palacete de Miguel Maura (Foto SIEMA)

Miguel Maura era hijo del famoso político de la Restauración, Antonio Maura. Igual que su padre, desde niño participaba en política. Perteneció al ala más republicana del gobierno de Alcalá Zamora, llegando a ser, incluso, ministro de Gobernación con el Gobierno Provisional. Pero dimitió de sus cargos al llegar Azaña. Hombre muy culto, con varios libros escritos, como "Así cayó Alfonso XIII" (publicado en 1966). Su palacete en esta plaza responde al estilo medievalista que se siguió en su construcción durante 1919. Recuerda a una fortaleza por el uso de sillares de piedra, el tipo de muros y remates (en el propio chaflán hay almenas) o contrafuertes de piedra.Transmite una sensación de solidez. Las maderas oscuras de los balcones y puertas contrastan con el blanco de los muros. Uno de los laterales presenta una puerta grande para paso de carruajes, pero la entrada principal está bajo el torreón de la derecha, en la propia plaza. Con arco de medio punto, conjugando piedra, ladrillo rojo y madera, y rematado por un mirador gótico. El último piso presenta una diferente altura en las ventanas y balcones, la barandilla corrida está decorada- en la parte superior- por columnas pareadas que recuerdan al Románico. Hoy en día es el instituto PONS. 

Palacio del Marqués de Ibarra (Foto SIEMA)

Este edificio del Marqués de Ibarra fue construido por Pedro Muguruza entre 1929 y 1931, justo unos años después de realizar su famoso Palacio de la Prensa en la Gran Vía. Muguruza se había licenciado en 1916 y trabajó en el estudio de Antonio Palacios, de quien percibimos en esta obra influencias: gusto por el Neoplateresco, las galerías de arcos, curvas en las fachadas, movimiento y mucha luz. Busca el estilo tradicionalista de la España Imperial, para dar más solemnidad al edificio. Por eso organiza el chaflán a base de arcos enmarcados por columnas clásicas y remate de ventana con frontón, estructura que se va repitiendo. Cambia el orden de sucesión de las columnas. Sobre los muros lisos de fondos rojizos destacan los adornos del zócalo, puertas y ventanas con ornamentación renacentista. Especialmente llamativo es el remate final del edificio, a base de un ático recto con escudo y frontón del tipo Austria en el centro. Luego con esa bonita galería de arcos de medio punto y la gran terraza ático lateral. En la parte de atrás de la vivienda también encontramos terrazas con vistas al florido jardín del Palacio Osma. Hoy en día son viendas y oficinas.

Detalle con la organización de las líneas sobre la puerta principal del edificio
(Foto SIEMA)

Lateral, terraza y retranqueo de la parte de atrás 
(Foto SIEMA)

La Plaza de Rubén Darío está al final de la calle de Almagro y al comienzo de la de Miguel Ángel. Justo en Almagro, en lo que son los bajos del palacete de los Garay, encontramos un negocio con encanto que no me gustaría dejar de comentaros. Se trata de Rangoon Store. Esta es una filial de la que tienen en Islas Filipinas. La tienda la fundaron en el 2009 y presenta colecciones de ropa y accesorios femeninos con mucho encanto y a muy buen precio. Además tienes la oportunidad de que te hagan un empaquetado personalizado. Os animo a conocerla. Pero ojo, los sábados cierran, ya que estamos en una zona de muchas oficinas en la que, por tanto, hay más vida a diario que durante el fin de semana. RANGOON está en c/ Almagro 44 y su telf es 913198451. Con estas imágenes de la tienda me despido. 

Maribel Piqueras
Vista general de Rangoon Almagro (Foto SIEMA)

Camisetas ( Foto SIEMA)

Bisutería (Foto SIEMA)

Tienen Café para hacer un alto en el camino
(Foto SIEMA)


No hay comentarios:

Publicar un comentario