Síguenos por correo electrónico

lunes, 19 de octubre de 2015

El Jardín del Príncipe de Anglona y su palacio

En el entorno de la Plaza de la Paja, dentro del Madrid Austria, nos encontramos escondido un bello jardín colgante, único en Madrid. Se conoce como el Jardín del Príncipe de Anglona, ya que se construyó dependiente del palacio anexo del Príncipe de Anglona. De ahí su nombre. Esta metido en una de las zonas más interesantes de nuestro patrimonio. Entre las calles de Segovia y Príncipe de Anglona, junto a la Iglesia de San Pedro. Aunque hoy al jardín se accede desde la Plaza de la Paja. Esta plaza era el espacio abierto más grande en el Madrid medieval, durante los siglos XIV y XV fue eje comercial,  zona de mercado de cereales e importante núcleo situado dentro de la muralla. Tanto es así que las familias nobles madrileñas decidieron construirse sus palacios en este entorno, ya antes de ser Madrid capital de España, como los Vargas o los Lasso, y también después, ya que en el Barroco y en el s.XVIII seguía siendo la zona preferida de residencia de esas familias. El Palacio del Príncipe de Anglona fue primero de Jabalquinto, después de los Benavides, más tarde, pertenecería a los  Condes de Benavente. Desde 1635 perteneció el palacio a esta casa Benavente, con motivo del matrimonio de la heredera, , Francisca Benavides, con D. Antonio Pimentel XI  Fueron los padres de famosa Duquesa de Osuna quienes encargaron al jardinero francés, Nicolás de Chandelier, la construcción de un jardín dieciochesco en 1761. Estaba dotado de un eje simétrico, un diseño en forma de cruz, con fuentes, parterres, pérgolas . En este palacio nació, en 1752, MªJosefa Soledad Alonso Pimentel, que heredaría el título de Condesa de Benavente. También se casó aquí, en 1774, con el IX Duque de Osuna, D. Pedro Téllez de Girón. De ambos personajes tendríamos mucho que hablar, pero no es el momento, ahora solo quiero ambientar en la importancia del palacio y jardín.

La familia de los Duques de Osuna (Goya, Museo del Prado), donde aparece MªJosefa Pimentel, Condesa de Benavente, sentada con su marido y sus hijos.

El Príncipe de Anglona de niño (Detalle del cuadro anterior)

El Palacio, lo mismo que el jardín, pasó por diferentes etapas y dueños a lo largo de su historia. En el plano de Texeira ya se puede observar este palacio de los Benavente, que ocupaba una gran extensión y se organizaba en torno a un patio central. Las diferencias de nivel del terreno hace que los muros de las fachadas no estén todos a la misma altura.  En 1785, en el plano de Tomás López, se aprecian ciertas reformas en el mismo. Ahora se distribuye el espacio entre dos patios. El exterior sigue siendo muy sobrio. De estilo Neoclásico, pero con muchos balcones exteriores. Los Duques de Osuna vivieron en el palacio de Leganitos y también fuera de España, así que alquilaron la propiedad al Consejo de Guerra en 1776. Pero en 1802 los Duques ceden la propiedad a su primogénito, el Marqués de Peñafiel, que aparece de pié en el retrato de Goya. Esos años son de grandes reformas en el palacio, que le proporcionan su aspecto definitivo. Tadey, que también trabajó en el jardín del Capricho, realizó una serie de pinturas para el interior del palacio, así como cambios y nueva decoración en el jardín: como una pirámide barnizada, un puente, un cenador, una pequeña casa para las gallinas y unos tiestos con figuras pintadas en ellos. El arquitecto neoclásico Antonio Aguado decidió darle unas líneas más sobrias al exterior, quitando los viejos balcones volados y sustituyéndolos por balcones sin vuelos. Mantuvo las ventanas buhardilla de estilo Austria, así como los zócalos de granito y muros de ladrillo. Aspectos que se aprecian en la imagen siguiente:

Palacio del Príncipe de Anglona a la izquierda y torre de San Pedro al fondo
(Foto SIEMA)

Entrada principal del palacio (Foto Ramón Guerra de la Vega)

El decorador francés Jean Demostene Dogourc, que también trabajó para los reales sitios con Carlos IV y la reina MªLuisa, fue el encargado de la decoración interior, a base de mármoles, dorados de estilo imperio, arcos y finas columnas como en el antiguo dormitorio de forma elíptica. En 1816 heredó la propiedad el hermano pequeño, Príncipe de Anglona. Y será su primogénito, el Marqués de la Romana quien compre el palacio en 1872 y encargue posteriormente la renovación del jardín a Javier Whintohuysen Losada entre 1920-30.
Fachada de palacio adyacente al jardín (Foto SIEMA)

Interior de Dugourc (Foto Ramón Guerra de la Vega)

Jardin con el cruce central de caminos (Foto SIEMA)

Este jardín del Príncipe de Anglona es muy recogido. Presenta una planta rectangular con un eje en forma de cruz, en cuyo centro de ha colocado una fuente alta de piedra, sobre una columna retorcida. Pegada al muro de la calle Segovia hay otra fuente baja de forma redonda y terminación lisa. Cuatro setos recortados de bojs están rodeando la fuente. en su interior cesped y plantas. Junto a grandes árboles como plataneros, hay pequeños frutales (granado, almendro) y otras plantas más decorativas y olorosas ( rosales, camelias). Bancos de piedra en los extremos situados al E, desde donde arrancan las pérgolas de hierro. En el lienzo 0 hay un pequeño cenador con el muro alto. Desde el jardín se aprecia la parte de atrás de la iglesia arzobispal castrense o la cúpula de la catedral de la Almudena. Resulta incómodo de andar por el pavimento antiguo en forma de ladrillo en espiga. Está abierto al público y es de entrada gratuita. Aunque desde aquí hacemos un llamamiento a los chicos del instituto de al lado, que suelen ensuciarlo y estropearlo con frecuencia. Tendríamos que ayudar a conservarlo entre todos los ciudadanos.

Fuente y cenador al fondo en alto (Foto SIEMA)

Detalle de la fuente con concha (Foto SIEMA)

Pérgola y banco al fondo (Foto SIEMA)

Vistas de Madrid desde el jardín (Foto SIEMA)

El jardín está rodeado de fuertes muros de ladrillo y mampostería. Las vistas más impresionantes son las realizadas desde la calle Segovia, desde donde se aprecia como jardín colgante, sujeto por fuertes muros de contención. El desnivel desde la Plaza de la Paja hasta la calle Segovia es bastante considerable.  Al jardín se accede por una pequeña puerta con reja, que se cierra durante la noche.

Esquina jardín colgante del Príncipe de Anglona (Foto SIEMA)

Detalle del muro y jardín colgante (Foto SIEMA)

Muro y puerta de entrada al jardín (Foto SIEMA)

El palacio y el muro del jardín ( Foto SIEMA)

La época más bonita para visitarlo es la primavera, ya que tiene muchas plantas de flor y pocas de hoja perenne. Antes de pasar al negocio con encanto que se haya justo al lado, me gustaría añadir que ya podéis seguirnos en twitter, donde hemos unificado Madrid con Encanto y Siema matritensis en Siema Madridcencanto    @siemamadencanto , desde el fin de semana pasado. Seguimos también en Facebook como Proyecto Siema para todo lo que queráis y publicando ahí las visitas de programas abiertos, o con posibilidad de inscripción individual, lo mismo que en Twitter. Empresas o grupos privados se hace previa cita. Y, por supuesto, nuestra web www.siema.es . Ahora os invito a deteneros en el Restaurante el Estragón. Se trata de un restaurante vegetariano de calidad y cocina elaborada, con una amplia carta. Situado en la Plaza de la Paja nº 10, con una agradable decoración en madera y manteles a cuadros. Echar un ojo a su carta en la web www.elestragónvegetariano.com y se os hará la boca agua, por ejemplo, con sus albóndigas de soja, el filete vegetal en salsa, los pimientos rellenos o sus dulces. Para reservar llamar al 913658982. Con unas imágenes del mismo me despido hasta la próxima vez.

Maribel 

Interior de El Estragón (web el Estragón)

Fachada a la Plaza de la Paja ( web el Estragón)

Terraza del restaurante (web el Estragón)



2 comentarios:

  1. Maribel, estupenda entrada.
    Como vivimos muy cerca, solemos entrar y sentarnos unos minutos; siempre tiene algo de salto atrás en el tiempo.
    Una curiosidad: ¿sabes que la torre de san Pedro está inclinada de este a oeste. Lo puedes apreciar desde la calle Segovia o desde la Costanilla
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Hola Rafael ¡ Tu ya eres un experto en estos rincones de Madrid!. Si que sabía lo de la torre de San Pedro. Es nuestra "torre de Pisa" antigua. Efectivamente, se aprecia desde la costanilla. Cuando realice la entrada sobre esa iglesia de San Pedro lo comentaré. Siempre un placer tus comentarios

    ResponderEliminar