Síguenos por correo electrónico

lunes, 26 de enero de 2015

Museo de la Fundación Carlos de Amberes

La Fundación Carlos de Amberes, situada en la calle Claudio Coello nº 99, inauguró en Noviembre del 2014 un museo de maestros flamencos y holandeses. Con lo cual Madrid sigue siendo una gran capital de la cultura y, en este caso, específicamente del arte flamenco. Quiero felicitar desde aquí al presidente de la Fundación Carlos de Amberes, Miguel Angel Aguilar,  y a toda la junta por el gran trabajo desarrollado. No solo han conseguido que el visitante conozca a los grandes maestros del s.XV y XVII, sino que se adentre en la historia de esas provincias de los Países Bajos, y la historia de cada una de las obras aquí presentes.En cuanto a la historia de la Fundación y del edificio habría que remontarse a 1594, cuando el noble Carlos de Amberes dejó establecido que, a su muerte, pasaran inmuebles y dinero de su propiedad para servir de hospedaje a pobres y peregrinos de los Países Bajos. Así se creó en 1604 el Hospital de San Andrés de los Flamencos. El rey Felipe III aceptó el patronato para él y los sucesivos reyes de España en 1609, vinculación con la corona que todavía tiene. Este hecho se daba en muchos hospitales para peregrinos de las diferentes naciones con las que contaba el Imperio Español, como por ejemplo pasó con San Antonio de los Portugueses que vimos en la anterior entrada. El arquitecto Juan Gómez de Mora recibió, en 1621, el encargo de realizar un sobrio edificio en la calle San Marcos para que sirviera de sede. En la capilla del mismo colgaría en 1639 el cuadro del "Martirio de San Andrés"de Rubens
Exterior de la Fundación (Foto SIEMA)
Con la llegada de los Borbones y desaparecer el Consejo de Flandes estuvo a punto también de desaparecer la institución, pero la Real Diputación del Hospital de San Andrés ganó en los tribunales a los que pretendían hacer un colegio para otros fines en esos inmuebles. En 1798, el gobierno de Godoy ordenó la venta de bienes de hospitales y casas de misericordia, con lo cual perdería mucho de su patrimonio y, en 1848, la mentalidad desamortizadora decidió derrumbar la antigua iglesia de San Andrés de los Flamencos. Así que esta nueva sede es bastante reciente, de 1877, con un exterior sobrio y elegante, que se enmarca dentro del estilo ecléctico del s.XIX, donde se inspiran en las corrientes medievalistas: por eso las columnas en las ventanas, las arquerías ciegas en el exterior y las bóvedas ojivales de la capilla. La parte central, más alta, se remata con esa cornisa y frontón. Por esa gran puerta se accedía a la iglesia. San Andrés era la primera iglesia que se construyó en el Barrio de Salamanca y siguió funcionando como tal hasta los años ochenta del sXX. Incluso la reina Fabiola llegó a asistir aquí a Misa. Fabiola donó un gran lienzo perteneciente a su familia y que se expone en el arranque de las escaleras de la parte derecha. Es de Madrazo y representa al "II Marqués de Casa Riera"
Interior de la Fundación con la imitación del Muro Verde como el de Bruselas que hay justo detrás de las taquillas ( Foto SIEMA)
Durante 1988 se adaptaron los centenarios estatutos y se actualizó su uso como organismo para intercambios institucionales, culturales. Hoy en día se organizan interesantes conferencias, ciclos de conciertos, exposiciones (como la que se desarrolló sobre el Tratado de Utrecht) y también la Fundación Carlos de Amberes actúa como mecenas para restaurar, por ejemplo, tapices, como ya sucedió con los tapices de la colegiata de Pastrana (Guadalajara) que se pudieron contemplar en todo su esplendor en el 2014. Los patios actuales donde se asienta el Museo corresponden a la reforma de los años 90, de ahí esa estructura tan funcional y fría, con metal y cristal. De 1992 es esta sede totalmente acondicionada y que inauguraron los reyes D. Juan Carlos y Dª Sofía, junto a Balduino y Fabiola.
Mapa de las 17 provincias (Folleto Fundación Carlos Amberes)
Gracias a este Museo conocemos la historia tan rica y tan convulsa de estas 17 provincias que formaron los Países Bajos, llamados así por estar situados por debajo del nivel del mar. Las siete provincias del N eran mucho más pobres, con pequeñas ciudades y pueblos más dedicados a la agricultura, ganadería o pesca. Tenían otra cultura, hablaban otra lengua y entre sus gentes caló bien el protestantismo. Estas Provincias Unidas del N se independizaron en 1648, tras la Guerra de los Cuarenta Años y el Tratado de Munster. Tomarían el nombre de una de ellas, Holanda. Las provincias del Sur, llegaron a ser muy importantes ya en la mitad del sXV, como territorios pertenecientes a los Duques de Borgoña. Con Carlos el Temerario están en todo su apogeo y tiene lugar allí un gran renacimiento artístico, unido al poder político que van teniendo. Junto al Quattrocento italiano, tenemos en Flandes un gran avance dentro del arte. En ciudades como Brujas, Gante o Bruselas, surge una pintura mucho más realista y cercana a la realidad cotidiana, utilizando el óleo sobre tabla, con lo que se consiguen unas calidades de los objetos perfectas. Además de un tratamiento del paisaje y la perspectiva mucho más real. Los llamados primitivos flamencos son unos auténticos revolucinarios (Van Eyck, Van der Weyden, Bouts, Memling ). Al morir Carlos el Temerario heredan todos esos territorios su hija María de Borgoña, casada con el Emperador Maximiliano. Con lo cual se vincula ese patrimonio a los Habsburgo. Maximiliano organizó dos alianzas matrimoniales que se le truncaron un poco con la otra monarquía más importante del momento, como era la de los Reyes Católicos. Casó a su hija Margarita con el príncipe Juan (heredero de los Reyes Católicos) y a su hijo Felipe el Hermoso con Juana. La muerte de Juan y Felipe tempranamente modificó las condiciones de la herencia. Margarita pasó a ser regente de los Países Bajos hasta que Carlos V creció y luego sería también gobernadora de esos territorios entre 1519-1530. Después gestionaría ese territorio la hermana de Carlos V, María.....pero siempre con gobernadores residentes en la zona. Hasta que Felipe II llevó a centralizar más el tema y a controlar con más dureza la expansión del protestantismo. 

Los archiduques Alberto de Austria y la Infanta Isabel Clara Eugenia ( Rubens y Jan Brueghel el Viejo, 1615. Foto Museo del Prado)
 Durante el reinado de Felipe III quedó establecida una tregua por 10 años con Holanda. Este monarca pacificador también nombró gobernadores a la hija de Felipe II, Isabel Clara Eugenia, casada con su primo el archiduque Alberto. Los archiduques empezaron a crear una imagen de estabilidad y grandeza, con representaciones de sus personas para dar más majestad al monarca a través de la imagen. Reformaron, enriqueciéndolos, los palacios y sitios reales en torno a Bruselas, como los palacios de Tervuren o Mariemont que aparecen en los fondos de los retratos de Rubens. Se rodearon de buenos artistas y diplomáticos. Querían también dar una imagen cercana al pueblo, por eso participaban de todas las fiestas populares y no permanecieron encerrados en palacio. Apoyaron todo lo que fuera el culto católico: peregrinaciones, representaciones de santos, de Vírgenes o desarrollo de temática eucarística. Tras la muerte de la archiduquesa en 1633 ese periodo de paz y autonomía se iría terminando y su punto final es la llegada de los Borbones y la Guerra de Sucesión en España. Por la firma del Tratado de Utrecht, en 1713, el territorio de Flandes va a depender de la rama austriaca de los Habsburgo con capital en Viena. Tras la Revolución Francesa pasaría a manos francesas hasta 1815. Después Bélgica nunca será independiente de modo estable hasta la llegada de las revoluciones liberales de 1830 en que nombran rey a Leopoldo de Sajonia-Coburgo. Por tanto como nación independiente no llega ni a dos siglos.

Siento actualizar hoy el blog para decir que el interesante Museo que aquí describí se cerró en agosto 2015. Hoy en día se puede visitar la Fundación y la obra del "Martirio de San Andrés" de Rubens y la de Madrazo. El resto de obras se devolvieron, pero como considero que la muestra era bastante completa y buena, mantengo el post publicado anteriormente sobre dicho Museo, que es el que aparece más abajo. ¡ Cuánto sentimos este cierre en Madrid!

Visitando el nuevo museo te adentras en toda esta apasionante historia y riqueza. Consta de solo tres salas, pero están representados todos los géneros y artistas importantes.

SALA DE RETRATOS Y PAISAJES

El género del retrato gozó de gran fama, no sólo entre la realeza, sino que los comerciantes de Amberes, Bruselas, Gante o Brujas querían tener su retrato. En formatos de pequeño tamaño generalmente. Dotados de un realismo y calidad de los materiales excepcionales representados. El retrato más antiguo es del de 1519, año en que nombran a Carlos V heredero del Imperio tras la muerte de su abuelo Maximiliano, y le tiene que sustituir como regente de los Países Bajos su tía Margarita de Austria. Está pintada por Van Orley, de modo un poco idealizado y con tocado de viuda. Es un pequeño óleo sobre tabla. 
Margarita de Austria ( Van Orley, 1519. Museo de Bellas Artes de Amberes) Foto Comunicación de la FCAmberes

Después de los grandes retratos de los archiduques ya mencionados podemos contemplar algunos de Van Dyck pintados durante su estancia en Génova y el maravilloso retrato familiar de Cornelius de Vos. Inspirado en los retratos de Velázquez, Cornelius se autorretrata a si mismo vestido elegantemente junto a sus tres hijos varones. A la derecha, y en una posición inferior, su mujer, con la niña que nos muestra una flor, símbolo del amor. Destacan las expresiones y psicología de los personajes, las calidades de las telas, el fondo neutro y las luces. Aunque este pintor era un destacado retratista en España tenemos muchas obras mitológicas, no retratos, de su colaboración con Rubens para la decoración de los sitios reales.
Retrato de familia ( Cornelius de Vos, 1631. Museo de Bellas Artes de Amberes)Foto Comunicación FCAmberes
También conoceremos cómo meten la temática paisajista como fondo de retratos o para ensalzar la vida rural o las fiestas populares. En obras como "Paisaje con arco iris" ( Van Uden, s. XVII, Museo de Bellas Artes de Amberes ) o la Fiesta de Nra Sra del Bosque ( Van Asloot, 1615. Museo del Prado) que tiene el sentido narrativo de un cuento y la minuciosidad de dibujo de la miniatura y que aparece en la fotografía de abajo.
SALA DE MITOLOGÍA Y RELIGIÓN

Los monarcas españoles encargaron a pintores como Rubens, Jordaens o Cornelius de Vos temas mitológicos para la decoración de los sitios reales, como la Torre de la Parada o el Palacio del Buen Retiro. A veces eran alegorías de las virtudes o hechos de los reyes. Rubens y Jordaens están bien representados en esta sala, destacando la fuerza, expresividad y colorido del primero frente al segundo.
El sueño de Venus (Jordaens, 1645, Museo de Amberes). Foto Comunicación FCA
Por otro lado, en las provincias del S, pintores como Rubens defendían los ideales católicos. Todo aquello que la reforma protestante negaba, los artistas lo representaban en sus obras: mártires y santos, temas eucarísticos o marianos.De hecho, Isabel Clara Eugenia encargó a Rubens una serie de cartones para tapices sobre el triunfo de la Eucarístía, que luego se colgarían de las paredes del convento de las Descalzas Reales. Rubens realizó, poco antes de morirse, el gran lienzo sobre el Martirio de San Andrés que presidía el altar de la Iglesia de San Andrés de los Flamencos en su sede anterior. San Andrés está muy relacionado con Borgoña, las aspas de la cruz donde murió están en la bandera de Borgoña y en el palacio Austria del Pardo, la cruz de San Andrés borgoñona aparece en toda la balaustrada. Es muy importante, un símbolo nacional. Al igual que el Toisón de Oro, esta orden borgoñona llega hasta la monarquía española actual.
"Martirio de San Andrés" (Rubens, 1639) Foto FCAmberes
"Tapiz de los funerales del rey Turno" ( Bruselas, 1510. Patrimonio Nacional). Foto Comunicación FCAmberes
La historia del arte en estos Países Bajos no se entiende sin los tapices. La calidad de los tintes y tejidos empleados (sedas, lanas, hilos de oro y plata) perdura a través del tiempo. También en el Museo se puede contemplar una muestra de un buen tapiz de Bruselas, el perteneciente a la serie sobre la Historia de Eneas que Felipe II encargó y de los que solo se conserva este.Yo me detendría muchísimo sobre cada obra, pero esto es un blog y, para eso están ya las visitas que realizamos con SIEMA www.siema.es  y que también se pueden contratar de modo privado aparte. 

SALA MERCADO DEL ARTE. PINTURA DE GABINETE, BODEGONES Y TEMAS POPULARES.

Esas ricas ciudades comerciales del S, como eran Amberes con su puerto en el Escalda, Bruselas, Brujas o Gante, dieron lugar a una numerosa burguesía, interesada en coleccionar obras de pequeño formato con que decorar sus casas y temática relacionada con lo cotidiano o con el paisaje y fiestas de su tierra. También los propios artistas eran grandes coleccionistas de arte, como Rubens o Rembrandt. Bodegones de naturalezas muertas o escenas de caza solían ser los cuadros preferidos para los comedores de las casas. Pinturas de género como las escenas de tabernas de David Teniers eran muy cotizadas.
Bodegón (Snyders, s. XVII. Museo de Bellas Artes de Amberes). Foto Comunicación FCA

Fumadores (David Teniers, 1633. Museo de Bellas Artes de Amberes). Foto Comunicación FCA
El gran lienzo de Snyders, con el barroquismo y naturalismo de las frutas y verduras representadas, la luminosidad y colorido, así  como el juego que le dan los animales, destaca sobre las escenas de caza de Fyn. Las obras de Teniers, sus paisajes de pueblos rurales idealizados o los interiores de tabernas con ese juego de luces característicos nos llevan al populismo. Gracias al estar cerrado por unos años el Museo de Amberes hemos podido contemplar estas obras aquí. Yo espero que se queden y que lleguen a un acuerdo. Agradezco mucho a Mae, de Comunicación, todo el interés que se tomó y la cesión de las fotos. Y no puedo terminar sin recomendar un sitio con encanto para tomar algo dulce y calentito con estos fríos o incluso comer allí. Ya sabéis todos que no me dan comisión, son sitios que escogemos libremente de los cercanos a los museos o monumentos que comentamos. En esta ocasión hemos estado varias veces en Donde Mónica. Justo en la calle Padilla, en la esquina de la Fundación Carlos de Amberes, y si tomamos la calle Padilla hacia Serrano, descubrimos un patio de ladrillo rodeado de plantas. Al fondo, a la derecha, una pequeña casa con terraza. En su interior dos pisos llenos de luminosidad y comodidad. Uno se siente como en casa. Además, agradecidos del menú tradicional que siempre ofrecen y de sus dulces artesanos. Destacan sus tartas de zanahoria, de queso con arándanos, su tocino de cielo o su tarta de lima. Me despido con una imágenes de este negocio con encanto.¡ Hasta pronto!

Maribel Piqueras
Cartel justo en la calle Padilla
Vista exterior



No hay comentarios:

Publicar un comentario