Síguenos por correo electrónico

domingo, 21 de octubre de 2012

Plaza de Chueca y Mercado de San Antón

La pintoresca Plaza de Chueca recibe el nombre del compositor de zarzuelas Federico Chueca y es el centro de este pintoresco barrio que se extiende entre la calle Hortaleza y la calle Barquillo. Entre su entramado de calles, pequeños callejones y rincones, bulle una oferta de ocio, cultura y comercio muy rica y de plena actualidad. La Plaza estaba situada en una zona decadente y marginal en los años 70 y 80, que después supo superar el ser considerada nada más que "barrio gay" de Madrid para aportar a los madrileños una serie de vivencias cosmoplitasy vanguardistas en el ocio que merecen la pena. Ya hablamos en un blog anterior de la maravilla del conjunto de las Góngoras, para ahora centrarnos en dos puntos comerciales.

A partir de los 90 el Ayuntamiento y los vecinos empezaron a invertir en la zona. Se remodeló la plaza como está hoy en día, restaurando las fachadas que dan a la plaza. Se percibe mejor la calidad del trabajo de rejería en las balconadas y la labor del estucado de finales del s.XIX y principios del s.XX. Destacan en una esquina (calle Gravina nº 11) la Bodega de Ángel Sierra, con la decoración pictórica y paneles de madera tan característicos del s.XIX, para hacer un parón y tomar cerveza, vermuth de grifo o cualquier pincho. En frente se sitúa L´Habilleur, una tienda de ropa elegante a buen precio. Y para reponer fuerzas a cualquier hora nada mejor que entrar en la Piazzetta. Con su decoración luminosa y alegre este restaurante italiano nos ofrece una selección de quesos y pastas italianos, así como hamburguesas, ensaladas y postres; con la particularidad de disponer de una carta nutricional que te permite saber el aporte de lo que estás comiendo ( aunque para algunas ocasiones es mejor no mirarla). También tienen una zona preparada para fiestas o cumpleaños.
Justo detrás de la Plaza se sitúa el Mercado de San Antón. El origen era un importante mercado de barrio en esta zona que creció a lo largo del s.XIX con población emigrante. La novela de Galdós, "Fortunata y Jacinta", es una crónica social de ese Madrid y en su segunda parte aparece citado el mercado. Dice textualmente "La casa estaba en una de las muchas rinconadas de la antigua calle de San Antón. En el portal había una relojería entre cristales, quedando tan poco espacio para la entrada, que los gordos tenían que pasar de medio lado; en el piso bajo y tienda una bollería que inundaba la casa de préstamos de farolón a la calle, y en ciertos días había en los balcones ventilación de capas empeñadas. Más arriba los pisos estaban divididos en viviendas estrechas y de poco precio. Había derecha, izquierda y dos interiores. Los vecinos eran de dos clases: mujeres sueltas, o familias que tenían su comercio en el próximo mercado de San Antón. Hueveras y verduleras poblaban aquellos reducidos aposentos, echando sus hijos a la escalera para que jugasen. En uno de los segundos exteriores vivía Feliciana, y Fortunata en un tercero interior".
En tiempos de Franco, año 1945, se construyó un gran mercado con materiales muy baratos de posguerra: grandes pilares y hormigón. Pero este mercado, al igual que el resto del barrio, se vió afectado por la crisis y la decadencia de los años 70 en adelante. En el 2002 se incluyó en el plan de modernización y empezaron las obras en el 2008. Habiendo presentado el proyecto de remodelación los propios comerciantes del mercado al alcalde. Situado en la calle Augusto Figueroa nº 24, ocupa una enorme superficie, de 7.354 m2. Se inuguró en el 2011. Como he dicho anteriormente el promotor era la propia Asociación de Comerciantes del Mercado de San Antón y el proyecto lo realizó el estudio QVE, de Ana Mª Montiel y José García del Monte. Exteriormente el edificio es una moderna mole compacta de ladrillo. Hormigón, ladrillo y acero es lo que vemos también en el interior.

Ahora es mucho más accesible y funcional. Incluso sus puestos y diseño se adaptan al carácter cosmopolita y vanguardista del barrio. Y, por supuesto, respetando el medio ambiente, con los techos acristalados cubiertos de placas solares o las alimentaciones para recargar baterias de coches electrícos con los que cuenta el aparcamiento. Esa austeridad de formas no va pareja al estilo gourmet de cada uno de los puestos. El mercado se organiza de la siguiente manera: un supermercado abajo, 24 puestos "tradicionales" de mercado en su planta primera (no una gran variedad del mismo género para elegir, sino un puesto de cada, más o menos; por ejemplo de carnes, charcutería, pescado, mariscos, fruta, panadería, etc..).Este mercado tiene un amplio horario hasta las 22h.

En la segunda planta están los puestos de comida para llevar, tapeo, show cooking y la sala de exposición. Los pasillos son amplios y disponen de mesas y taburetes para poder descansar, aunque las noches de los fines de semana no hay quien quepa. Esta segunda planta abre hasta las 24h. La presentación es de lujo (como puede apreciarse en esta foto de Pituca del puesto del foie) y podemos encontrar cocina del mundo entero: tapas y vinos españoles junto a sushi japonés, cocina griega o italiana. Me interesa destacar el puesto 18 Gusto dell´Accademia. En el no solo ofrecen burrata, pasta fresca de calidad, ensaladas, embutidos, melanzane parmeggiana, etc.., sino que Giani, el amable chef, te orienta y explica cualquier receta que necesites. Forman parte de la ACCADEMIA DEL GUSTO (Cristobal Bordiú 55), que no es solo una gran escuela de cocina italiana en Madrid, sino que disponen de una magnífica tienda de productos y vinos italianos donde podemos encontar de todo. Por ejemplo la dificil burrata fresca, los amaretti, o cualquier cosa que se nos antoje desde aquí sin tener que ir a Italia
En la tercera planta se sitúa el restaurante y la terraza, que los sábados y festivos abren hasta la 1.30h. Con la originalidad que en el restaurante La Cocina de San Antón tu puedes elegir algún producto que te interese del mercado y ellos lo cocinan para tí. El diseñador Juanjo Oliva diseñó el uniforme de sus camareros. En fín creo que todo esto también forma parte de ese patrimonio que hay que enseñar en Madrid.

3 comentarios:

  1. Hola!! Una pregunta! Quería solicitar permiso para ocupar tu foto de Plaza Chueca en un artículo que estoy escribiendo. :) Muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Claro que sí Valentina y, cualquier información que desees. Sólo indica que lo tomas de Madrid con Encanto. Quedo a tu disposición para cualquier duda. Me alegro que te haya gustado. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias! Cuando el artíulo se publicado lo puedo compartir contigo!

    ResponderEliminar