Síguenos por correo electrónico

jueves, 19 de enero de 2012

PALACIO DEL MARQUÉS DE CERRALBO

Este palacio, con entrada por Ventura Rodriguez 17, es uno de los más importantes para conocer la forma de vida y el gusto artístico de la aristocracia española del s.XIX. Para ello hay que adentrarse primero en la personalidad y variados gustos del marqués de Cerralbo. Este ilustre personaje nació en Madrid en 1845 y va a morir en este mismo palacio en 1922. Desde pequeño ya cambiaba la paga por coleccionar monedas antiguas y, también era un apasionado de la literatura, la historia y el arte. Estudió Leyes y, más tarde, completó su formación con Filosofía y Letras. Participará en política desde muy joven defendiendo la causa carlista en España, siendo diputado y senador. La historia del palacio tiene que ver con su matrimonio, en 1871, con Inocencia Serrano, viuda y con dos hijos. Iniciará entonces con toda la familia largos viajes por Europa comprando objetos para sus colecciones privadas.


El palacio se pensó para servir de residencia a los dos hijos y albergar todas sus difernetes colecciones: tanto de escultura, pintura, relojes, mobiliario y artes decorativas, armaduras, libros, medallas, etc..Las obras duraron desde 1885 hasta 1893. Nada más entrar sorprende la Escalera de Honor, que aparece en la fotografía(con su balaustrada de mármol y barandilla de hierro procendentes del antiguo Palacio de Bárbara de Braganza, los tapices barrocos, el precioso escudo de los Cerralbo, los bustos y lámparas) Todo en el edificio está pensado para impresionar a los visitantes. Como corresponde al s.XIX hay una gran variedad de estilos presentes y el cuidado de las apariencias, algo fundamental en la mentalidad del sXIX, se ve reflejado aquí. Las diferentes salas se nos presentan con el recargamiento propio de la época, que choca tanto con la minimalista corriente actual. Los invitados tenían que ver y ver más y más cosas; el marqués reflejaba su poder a través de todos los objetos expuestos. Recomiendo no visitarlo pensando en ahcer un catálogo de cada habitación, sino quedarse con la idea de cómo estaba estructurado y organizado en planta, la decoración general de las diferentes salas, la distribución del ocio y separación de estancias a veces para hombres y mujeres( el salón árabe, la sala columnitas, el vestidor del marqués o el billar por ejemplo están pensados más en el sexo masculino ).
En la planta entresuelo se sitúan las estancias más privadas y de uso cotidiano, aún así quedamos impresionados por el lujo de materiales empleados. Hay un recibimiento más sobrio y una galería de pintura religiosa a través de la cual se puede observar el jardín, al cual dan tres salas. La primera, o salón rojo, está situada ahí para recibir al personal o proveedores, sin que tuvieran estos que acceder al resto del palacio. Se visita el baño, dormitorio y unos salones algo más vistosos. Pero es en la planta noble donde el observador se queda deslumbrado hasta que sale: se inicia la visita de esta planta por la Armería, luego hay unas salas impresionantes hasta llegar al Comedor de Gala (con multitud de objetos de arte, como cuadros, cerámicas japonesas, chinas, de Meissen, relojes, mobiliario de lujo, figuras etruscas, egipcias o griegas, dibujos). Después de cenar los hombres podian echarse unas partidas de billar rodeados de retratos de autor y las mujeres más a descansar en el salón Chaflán decorado todo con lienzos que simulan frescos y con unas vistas al Templo de Debod. El magnífico Salón de Baile decorado por Máximo Juderías y con divanes de madera dorada y sedas está rodeado de paneles de ágata entre mármoles y espejos venecianos. Las tres galerías alrededor del salón exponen las mejores colecciones del marqués para ser vistas en estos bailes o recepciones. Con esa idea se concibe también el despacho, que no como sitio para trabajar,
Con estas fotos de la Sala Chaflán y del despacho damos por finalizado esste palacio que es Museo estatal desede 1944, como así quiso el Marqués en su testamento. Ahora me gustaría animaros también a conocer algunos negocios con encanto que hay en la zona. Comenzaré por Cacao Mental (Ferraz, 31), una tienda de chocolates exquisitos, primeras marcas realizadas de manera artesanal. No pueden perderse las famosas "catanies" de Cudié (almendra marcona caramelizada cubierta de praline de chocolate y cacao en polvo), ni las novedades de la marca Rovira como los chocolates con aromas de perfumes, y los de guindilla, azafrán y especies.También hay es muy original las cestas con libros y chocolates para regalar o el juego llamado "Quetzalcotal" (con fichero, donde las piezas son de chocolate). Se hacen detalles y regalos de chocolate para celebraciones. Ha ampliado con la marca "La Chinata" de productos de aceite de oilva,con unas bonitas cestas para bebés  y pates. Los dueños son encantandores.
Otro negocio interesante en la zona es la tienda Querubines( Ferraz 29), con el outlet que tienen en la Trastienda. Con ropa, zapats y complementos que encandilarán a los que tienen niños de menos de 12 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario