Síguenos por correo electrónico

jueves, 22 de diciembre de 2016

IGLESIA DE SAN PEDRO EL VIEJO

La iglesia que hoy nos ocupa es una de las parroquias más antiguas de Madrid, pues ya aparece citada en el Fuero de 1202. Aunque existen investigaciones que indican que la parroquia mencionada en dicho Fuero no estaba situada en este mismo punto, sino más hacia el E. Así que seguramente derribarían esa primitiva y construirían ésta ya en el s.XIV, en época de Alfonso XI, situada en la calle Nuncio14. Es, por tanto, de fundación real. Su esbelta torre mudejar del s. XIV representa la parte más antigua conservada y llama la atención desde diversos puntos del centro de Madrid. Torre muy alta, ligeramente inclinada y de sobria decoración inspirada en el mudejar toledano. Muros lisos de ladrillo con cuatro ventanitas a base de arcos de herradura enmarcados en alfiz. Arquerías ciegas en la parte superior y, finalmente, el remate del cuerpo campanario con ventanas de estilo románico y cubierta de teja. Los madrileños saben de una leyenda que habla de la importancia de las campanas de San Pedro.  Debido a su enorme peso los obreros no conseguían subirlas hasta arriba. Cansados del esfuerzo, paralizaron las obras. A la mañana siguiente aparecieron en lo alto, colocadas solas. Dicen que los ángeles las subieron y que tenían un toque especial: suave, cuando necesitaban que llegasen las nubes a Madrid; y un toque fuerte si deseaban que se fueran y parara el temporal. Se rajaron en 1565 y las campanas actuales son del s.XIX.

Torre de San Pedro (Foto SIEMA)

Vista de la torre de San Pedro y, a la izquierda, los 
muros del Palacio de Anglona (Foto SIEMA)

El templo presenta cuatro fachadas, una gran variedad de cubiertas visto desde fuera (según el siglo de la construcción de naves y capillas). Encontramos arquitectura y decoración de diferentes siglos: s XV, XVI y , la mayoría, del  s.XVII. También percibimos dos ingresos a la iglesia: uno por la Costanilla de San Pedro, con escalinata y columnas renacentistas del sXVI, a los piés de la iglesia, que está actualmente cancelado. Hoy se entra por el lateral, al sur, por medio de una puerta muy sencilla adintelada del s XVII. Los pequeños escudos reales pertenecen también a esa época. 

Panorámica de las cubiertas de San Pedro el Viejo
(Foto SIEMA)


Entrada del s XVI por la Costanilla de San Pedro
(Foto Panoramio)

Entrada principal, con el dintel y los escudos reales
(Foto SIEMA)

Juegos de líneas y cubiertas que se pueden ver desde la 
Travesía del Nuncio (Foto SIEMA)

Desde la Cuesta de Segovia (Foto SIEMA)

El interior de San Pedro, el Viejo, nos recuerda al Barroco del s. XVII. Lo mandó reconstruir en esa misma época el arzobispo de Bríndisi, nuncio. Presenta tres naves, la central más alta y ancha, mientras que las laterales son muy estrechas y bajas de altura, pero aparecen llenas de capillas, que están más desarrolladas en el lado S, como se puede apreciar en el curioso plano de la iglesia. La nave central consta de arcos de medio punto entre pilastras toscanas y, bóvedas de cañón con lunetos laterales para iluminación. El maestro de obras fue Francisco Sanz, que la terminó de remodelar en 1661.

Curiosa planta de San Pedro, el Viejo
(Foto Ramón Guerra de la Vega)

Vista de la nave principal (Foto SIEMA)


Una vez dentro realizaremos el recorrido de derecha a izquierda, encontrándonos lo siguiente:
  • Puerta de ingreso. En la parte superior presenta un trabajo en estucos donde podemos contemplar la tiara de S.Pedro y las llaves del mismo.Símbolos que se repiten mucho en la iglesia.
  • Capilla de Nra Sra del Pilar: moderna, con escultura a la derecha de Sta.Rita y, en el centro, la pequeña urna de Sta. Filomena.
  • Antigua Capilla de los Los Lujanes (s.XV). Es destacable su cubierta nervada del s XV y la placa del s XVIII de la tumba de un nuncio apostólico. Así como el moderno altar de Nra Sra del Perpetuo Socorro.
  • Altar Mayor, donde está el retablo modelado por Sebastián Benavente en 1671. La Inmaculada central es del s.XIX. Los lienzos laterales de San Francisco y Sta Isabel son del s XVII, de la escuela de Vicente Carduchio En la parte superior, "La crucifixión de San Pedro" (copia de la que hizo Guido Reni en el Vaticano)
  • Otra capilla de los Lujanes posterior, ya del s.XVI, sin interés actualmente, pero que guardó el sepulcro de D. Antonio Luján, obispo de Mondoñedo, hoy en el Museo Arqueológico. Y que presenta un ábside curvo visible desde el exterior. Esta capilla ,situada a la izquierda del retablo mayor, se utiliza actualmente como Capilla del Sagrario, con decoración contemporánea e imágenes devocionales de la Virgen Milagrosa y los corazones de Jesús y María.
Entrada al interior (Foto SIEMA)

Capilla del Pilar, Sta. Rita y urnita de Santa Filomena
(Foto SIEMA)

Cubiertas del s XV de la Capilla de los Lujanes
(Foto SIEMA)

Altar del Perpetuo Socorro en la Capilla de los 
Lujanes (Foto SIEMA)

Tumba de un nuncio apostólico, fallecido en 1754. 
Capilla de los Lujanes (Foto SIEMA)

Curvatura visible al exterior perteneciente al ábside 
de otra capilla que hicieron los Lujanes en el s XVI
(Foto SIEMA)

Capilla del Sagrario (Foto SIEMA)

Dulcísimo Corazón de María en la capilla del Sagrario
(Foto SIEMA)

Virgen Milagrosa y Sagrado Corazón de Jesús, situados frente 
al Corazón de María (Foto SIEMA)

Detalle del Retablo Mayor (Foto SIEMA)

Continuando con nuestro recorrido, por el lado N, nos encontraremos pequeñas imágenes devocionales y el famoso Jesús, el Pobre
  • San Antonio
  • La Virgen del Carmen
  • San José. 
  • Jesús el Pobre. Un moderno altar de madera policromada en estilo barroco acoge la famosa talla de Jesús el Pobre, que llegó en 1766 a esta iglesia. Jesús Nazarano, en el momento en que Pilatos lo presenta al pueblo, con las manos atadas, la corona de espinas y la túnica morada. Esta imagen sale cada Jueves Santo por la puerta, llevada por costaleros que tienen que ponerse de cuclillas para que no roce al techo. Es una de las más bellas procesiones de Madrid, con mucha popularidad. Todavía hoy, a ciencia cierta, no sabemos el origen de la imagen, ni su autoría.
  • Ecce Homo
  • Sotocoro, de arquitectura barroca y con los símbolos de San Pedro: tiara y llaves.
Imágenes de San Antonio, Virgen del Carmen y San José
(Foto SIEMA)

Retablo de Jesús el Pobre (Foto SIEMA)

Talla de Jesús el Pobre (wikipedia)

Órgano y coro a los piés de la iglesia (Foto SIEMA)

  • Junto a la torre tenemos lo que fue la sede de la Capilla del Cristo de las Aguas, con entrada desde el exterior. De estilo toscano, con pilastras planas, cúpula y linterna pequeña que se aprecia desde el exterior.Esta cofradía tenía relación con la historia de las campanas para ayudar a traer agua a Madrid o, también, parar las tormentas.Hoy no existe la cofradía.
  • Después, la capilla del Dulce Nombre de la Soledad, con talla de 1999 realizada por la escultora sevillana Lourdes Hernando. Acompaña a Jesús el Pobre en la procesión del Jueves Santo. 
  • Cerca de la cabecera de la iglesia existía otra dependencia que pertenecía a la venerable congregación de sacerdotes naturales de Madrid quienes, a finales del s XIX, habían construído casa, hospital y templo en la calle de San Bernardo. Tiene entrada independiente por el exterior de la iglesia, con escudos ya del s XIX.
Puerta de entrada a la Congregación de sacerdotes (Foto SIEMA)

Aunque, en su origen, esta iglesia era San Pedro el Real, en 1891 se trasladó la advocación a la iglesia de la Paloma. Allí , en el altar mayor, una imagen de plata de San Pedro nos lo recuerda. San Pedro sufrió muchos daños durante la Guerra de la Independencia y la Guerra Civil, por eso está tan reconstruida y la decoración de muchas de las imágenes es moderna.

Escultura pequeña, en plata, de San Pedro el Real, con reliquia.
Iglesia de la Paloma (Foto SIEMA)

Querido lector, caminando por detrás de San Pedro, descubrimos el negocio con encanto de hoy, el Café del Nuncio. Esta popular cafetería tiene mucha solera y es un remanso de tranquilidad en la zona. Presenta dos entradas, una por la calle Nuncio 12 y otra por la Cuesta de Segovia nº 9.  Ideal para tomar cafés (tiene una amplia y original carta) o algo calentito, con sus estupendas pastas y tartas. Pero también una copa en su coctelería si se pasea por la zona en la noche. En esas horas cambia el ambiente. Su interior mantiene la decoración de un antiguo café con sus pequeñas mesas con tablero de mármol, sus maderas oscuras y las finas columnas decimonónicas en el medio. Espero que os guste.

Maribel Piqueras

Fachada Café El Nuncio (Foto SIEMA)

Interior Café Nuncio (Foto Panoramia)

Travesía del Nuncio con el Café a la izquierda
(Foto SIEMA)


2 comentarios:

  1. Maribel, como es habitual, magnífica entrada.
    Dos apuntes:
    1.La torre está inclinada en sentido este-oeste, por lo que sólo se aprecia desde la Costanilla o desde la calle Segovia
    2.Me casé en san Pedro, hecho éste que, en general, pasa desapercibido (una pena).

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rafael. Si, es verdad, el punto donde más se puede apreciar la inclinación es desde la Costanilla, especialmente en la esquina con el Museo de San Isidro. Cuanto más alto se ve mejor. Saludos y féliz año!!

    ResponderEliminar