Síguenos por correo electrónico

martes, 15 de noviembre de 2016

Las Corralas de Madrid

Los barrios de Lavapiés, Embajadores y Latina concentran la mayoría de las corralas que  existen en Madrid. Están contabilizadas como unas 500 corralas en total. Pero, ¿a qué llamamos realmente con el calificativo de corrala?Las corralas son un tipo de vivienda popular muy típico de Madrid. Son casas de corredor, es decir, viviendas dispuestas en torno a un patio central alargado, y a las mismas se puede acceder por corredores que dan a dicho patio. En el patio se sitúan las zonas comunitarias: lavabos, letrinas, tendederos de ropa, zona para carruajes, etc...En las visitas organizadas por SIEMA Matritensis( www.siema.es) a esos barrios hemos podido contemplar algunas de ellas y siempre llaman la atención de los participantes en las mismas. Los antecedentes más remotos serían las casas de corral romanas o árabes. Aunque apenas hay estudios o historiografía sobre la materia. Al establecerse en Madrid la capital del reino, en 1561, empiezan a aparecer las primeras corralas para alojar a la gente más humilde que llegaba a la corte. Muchas de esas corralas de los s XVI y XVII se alquilaban a las compañías de teatro, como por ejemplo la del  Corral del Príncipe, que celebró las funciones teatrales en uno de sus patios hasta que se acabó cubriendo.
Maqueta del Corral del Príncipe en la Casa de 
Lope de Vega (Foto SIEMA)

Nos encanta la que descubrimos entrando por la c/ Oso nº 19, la imponente puerta del s XVIII labrada en granito oculta un magnífico interior. Aquí se dice que estaba la casa natal de Pedro de Ribera, que utilizaría el artista después como taller. Cuando ya vivía justo en la esquina, en la calle de Embajadores. Así que nos da la bienvenida un recibidor del sXVIII, con la escalera de piedra original y las vigas de la época. Pero en el siglo posterior remodelaron la corrala interior, que da también a la c/Cabestreros. Y hoy en día se aprecia una rehabilitación en el patio y maderas. 

Entrada por la calle del Oso al patio de la corrala
(Foto SIEMA)

Pequeño patio lateral de esa corrala
(Foto SIEMA)

Corrala del s XVIII (Entre el Oso y Cabestreros)
Foto SIEMA

Desde la segunda mitad del s XIX, la industrialización atrajo trabajadores a Madrid. Esos barrios obreros y populares se van situando hacia el sur y este de Madrid, en el entorno de las fábricas, como el Matadero ( zona del Rastro )o la Fábrica de Tabacos ( Embajadores y Lavapiés). Es entonces cuando proliferarán las corralas, con el fín de buscar alojamiento económico para toda esa población. Las viviendas aumentan su altura, algunas llegan incluso a tener 9 pisos. Suelen ser habitáculos muy pequeños, de 30 ms máximo y con dos habitaciones. Con tabiques muy finos que las separan unas de otras. En "Fortunata y Jacinta", de Galdós, o en otras novelas de escritores de la segunda mitad del s XIX se describen muy bien el ambiente de estas corralas. En Ribera de Curtidores n 3 encontramos una bella corrala rehabilitada en torno a un gran patio. En el Rollo nº 7 o en San Cayetano nº8 y 10 (esta última con un bonito patio y barandilla pintadas). Entre las calles Sombrerete con Mesón de Paredes hay una enorme, que se observa claramente desde la calle, justo frente a las Escuelas Pías.. Es de 1839, según proyecto de Mariategui. Con la idea del blog y, también de SIEMA Matritensis, de haceros lo más visible posible el patrimonio de Madrid, incluimos las fotografias. Recuerdo que hay que pinchar en ellas para verlas con más detalle.

Corralas de Mesón de Paredes, visibles desde el exterior 
al caerse ese muro (Foto SIEMA)

Otra vista de las mismas corralas, ya sin el mercado hindú 
de la anterior fotografía
(Foto SIEMA)

Hacía mitad del Rastro, en la calle Carlos Arniches nº 3 y 5 encontramos un gran patio y corralas, convertidos ahora en Centro Cultural La Corrala, Museo de Artes y Tradiciones Populares de Madrid , que recomiendo visitar. Es de 1860 y estuvo habitado hasta los años 90. En la planta baja estarían los locales comerciales, los carros, y algunas zonas comunes de las viviendas. Estás se situaban en la parte superior y en las buhardillas. Por eso en la parte baja los espacios son más grandes y llevan como sujección maderas más gruesas. En el piso de arriba las viviendas de pequeño tamaño, las buhardillas y cubiertas de teja. Se le llama "El Corralón" por las dimensiones del patio, con una pila de piedra en medio.

Corrala de Carlos Arniches (Turismomadrid.net)

En la Cava Baja, podemos encontrar también una serie de corralas del s XIX, como la situada en torno a un patio muy alargado y estrecho, renovada actualmente como la Posada del Dragón. Con el patio para que entraran carruajes, su pila abrevadero de granito al fondo. La escalera lateral para acceder a las pequeñas viviendas de los pisos superiores y los corrales con vigas de madera y zapatas. Con esta pequeña entrada espero haberos ambientado algo en el mundo de las corralas madrileñas. 

Maribel Piqueras

Posada del Dragón, corrala 
(Foto SIEMA)

Posada del Dragón, abrevadero
(Foto SIEMA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario