Síguenos por correo electrónico

jueves, 26 de marzo de 2015

Jardines del Palacio del Infante D. Luís en Boadilla

El pasado 21 de Marzo quedaron inaugurados los jardines del Palacio del Infante D. Luís de Boadilla. Agradecemos al Ayuntamiento de este municipio por haberse implicado tanto en la reconstrucción del maravilloso palacio. En SIEMA www.siema.es fuimos de las primeras empresas culturales en darnos cuenta de la importancia del patrimonio de Boadilla y difundirlo a través de blog y realizando visitas. En esta nueva entrada nos vamos a centrar sólo en el jardín, pero recomiendo mirar http://madridconencanto-siema.blogspot.com.es/2013/06/el-palacio-del-infante-d-luis-en.html  para saber algo más de la historia del mismo y ver fotografías de su estado en aquella época. Estos jardines forman parte del conjunto palaciego que el arquitecto Ventura Rodriguez realizó para el Infante D. Luís, hermano del rey Carlos III en la década de los 60 del s.XVIII. Hay que entenderlos en su relación con este príncipe ilustrado y el palacio. Constan de una sucesión de diferentes terrazas, en cuanto al diseño y tamaño. Estas terrazas estaban separadas por escalinatas estilo italiano, que tanto gustaban a Ventura Rodriguez, con sus muros de contención donde se incluían los nichos para albergar esculturas.
Imagen de la parte restaurada de los jardines (Foto Teleboadilla)
Infante D. Luís de Borbón ( Mengs, 1775)

En el siglo XVIII los grandes jardines rodeaban los palacios por la parte de detrás, por eso se le daba mucha importancia a la salida al jardín, desarrollando una fachada neoclásica a base de columnas y escalinata. Justo en esa salida se situaba el salón más grande y lujoso de la parte baja del palacio, puesto que era utilizado para conciertos, bailes o recepciones. Los famosos conciertos de su amigo Boccherini.
Salón para conciertos y recepciones
Pórtico neoclásico de bajada al jardín en el estado en que se hallaba en 2013 ( Foto SIEMA)
Fachada de los jardines el día de su inauguración ( Foto SIEMA)
Plano general de los jardines
Vista lateral del primer jardín y la bajada a la segunda terraza (Foto SIEMA)

El primer jardín es el más estrecho y cercano al palacio. Originariamente disponía de macizos de boj con influencia italiana y también árboles tipo lilos, cipreses, acacias, árbol del amor y moreras. Alrededor de los mimos grupos de flores, como pensamientos y rosales. Es muy difícil restaurar un jardín histórico en su estado original, pero se ha intentado que fuera la rehabilitación lo más fiel posible. Así que en este primer jardín podemos contemplar boj, cipreses o pérgolas para rosas. Aunque falta mucho para lograr la exquisitez del jardín original.
Pérgola  (Foto SIEMA)
Fachada central del palacio con la torre de la derecha, que correspondía a las habitaciones del Infante D. Luís ( Foto SIEMA)
El Infante situó sus habitaciones en la torre de la derecha. Es la zona con mejores vistas a la montaña, los cazaderos y el jardín. Ya que le encantaba la naturaleza y, como buen príncipe ilustrado, integrarla dentro del conjunto palaciego. A la segunda terraza se bajaría por la preciosa escalinata que diseñó Ventura Rodriguez en composición simétrica. Este segundo jardín disponía de diseños con formas sinuosas de boj, y también algún árbol frutal como almendros o higueras. Se ha querido mantener el diseño paisajista barroco en círculos, líneas cruzadas en cruz crean los cuadrados en los que se disponen los otros caminos curvos. A los lados se encuentran los portones para acceder directamente al jardín
Segundo jardín en pleno proceso de restauración
Plano ya restaurado para la inauguración (Foto SIEMA)
Otra esquina del mismo plano del jardín ( Foto SIEMA)

Ventura Rodriguez ya tenía una gran fama cuando construyó el palacio. Y no sólo desarrolló su labor como arquitecto, sino que también diseñó para este jardín la famosa Fuente de las Conchas, en mármol, que hoy se encuentra en el centro del Campo del Moro. También Ventura Rodriguéz, un poco más tarde, diseñó para Carlos III las tres fuentes que formaban el Pº del Prado ( Neptuno , Apolo y Cibeles ). Fueron los duques de San Fernando, enterrados en la capilla de palacio junto a la condesa de Chinchón, los que regalaron dicha fuente a Fernando VII y a MªCristina, quienes la instalarían el el Palacio de Vista Alegre en 1845 y después se trasladaría al Campo del Moro.
Fuente de las Conchas (Foto SIEMA)
Bajo los espacios de este segundo jardín se construyeron galerías subterráneas aprovechadas para minas, cuevas, noria, molino, establos y almacenes. Todo entra dentro de los usos lo más completos posibles de las instalaciones. El tercero de los jardines es el más amplio. Estaba dotado de gran huerta (donde la ciencia animaba a usar las tecnologías más avanzadas para el cultivo de la misma), viñedos ( ya que el infante era un gran amante del buen vino y disponía en palacio de su propia bodega justo debajo de sus habitaciones ) y árboles frutales. Incluso había un pequeño zoo con animales vivos como los que pintó Paret.
Acuarela de la cebra viva que Paret pudo contemplar en estos jardines.
Bajada a la última terraza y portón restaurado de la anterior. Se observa las escaleras simétricas que tanto gustaban a Ventura ( Foto SIEMA)
Espero que os haya gustado y os animo a visitarlo ahora que empieza el buen tiempo. 

Maribel Piqueras

No hay comentarios:

Publicar un comentario