Síguenos por correo electrónico

lunes, 7 de julio de 2014

Curiosidades de la calle 7 de Julio de Madrid

El otro día descubrí la calle del 7 de Julio en la capital. Fue por casualidad y, en realidad, corresponde más a un callejón de entrada a la Plaza Mayor que a una calle. Cuando uno pasa por este punto lo primero que le viene a la mente son los Sanfermines o, en mi caso, la ilusión que una calle de Madrid lleve la fecha de mi cumpleaños, el 7 de Julio. Como no me pegaba que la calle se llamase así por ninguna de esas dos razones investigué un poco y pregunté al Sr Luís Miguel Aparisi, del Instituto de Estudios Madrileños, que además es una de las personas que más sabe sobre la toponimia de Madrid y la historia de su patrimonio. A lo largo de esta entrada tü también descubrirás la bonita historia de libertad que da nombre a la calle.Te encuentras con ella paseando por la calle Mayor, justo en frente se sitúa el chaflán que divide la calle San Felipe Neri y Bordadores. Desde este punto se ve una preciosa vista lateral de la fachada original de San Ginés.


Los importantes acontecimientos que sucedieron en Madrid en esa fecha de 1822 están enmarcados en los cambios y tensiones generadas por el llamado "Trienio Liberal". De todos es sabido que la figura de Fernando VII muy pronto dejaría de ser "el Deseado", como se le conocía popularmente al principio de su reinado. Este rey, nada más ocupar el trono español después de la Guerra de Independencia, se dedicó a derogar la Constitución de las Cortes de Cádiz, organizó una represión contra los liberales, un gobierno lleno de camarillas y luchas por el poder, incoherencias, diversas crisis económicas, de identidad y de prestigio internacional. Dentro del férreo absolutismo hubo un pronunciamiento en 1820, el de Riego (que estaba al mando de las tropas encargadas de luchar contra la sublevación americana). Consiguió que el Rey volviera a jurar respeto a la Constitución de 1812 y comenzar un período liberal que duraría solo tres años.

"Fernando VII con manto real" (Goya, 1815)

"Jura de la constitución por Fernando VII en 1820"(Autor anónimo)
Fernando VII siempre fue rey muy poco leal y muy poco de fiar, pensando sólo en sus propios intereses y no en el bien común de los españoles. La imagen superior refleja el momento en que el Rey jura la Constitución de Cádiz ante las Cortes del Trienio reunidas en el colegio de Santa María de Aragón en 1820. Unos años más tarde, el 30 de junio de 1822, el Rey cerraba la legislatura de las cortes ordinarias. Ese mismo día se produjeron algunos disturbios delante de Palacio Real: se insultaba a la guardia real, incluso se lanzaron contra ellos algunas piedras. Estos hechos provocaron que muchos guardias salieran de la formación y la emprendieran a cuchilladas y bayonetazos contra los agresores. Pero la cosa no quedó ahí. La noche del 1 al 2 de Julio de 1822 cuatro batallones de la guardia real abandonaron los cuarteles "sin orden para ello, en el mayor silencio y por diferentes puntos de la capital, salieron cuatro batallones de la guardia real" (actas secretas de la Diputación Permanente, 2 de Julio de 1822). La propia Diputación tomó medidas para pacificar la situación. Todos los indicios apuntaban a palacio como el origen de la revuelta, pero tuvieron mucho cuidado de dejar al rey al márgen de todo. Fernando VII no hacía más que dar largas.para no resolver rápidamente la situación. Pero la Diputación estableció una serie de medidas en caso de que el rey no actuase. El 7 de julio estaba profundamente preocupada por el devenir de los acontecimientos. Mientras tanto el rey estuvo custodiado en el Palacio Real  por tropas leales.
"Guardia real en 1830"(Blog miniaturas militares)
El 7 de Julio de 1822 se libró una gran batalla en defensa del orden constitucional en los alrededores de la Plaza Mayor de Madrid, entonces llamada "Plaza de la Constitución". La Milicia Nacional, formada entonces por burgueses liberales y a las órdenes de la Diputación y Ayuntamiento de Madrid, se organizó para defender la capital contra una especie de golpe de estado de carácter absolutista contra los liberales y la constitución de 1812. Hubo una dura batalla,  incluso con cañones o armamento pesado. Consiguieron poner a la fuga a los batallones de la guardia real que habían intentado tomar la Plaza Mayor. Y los sublevados terminaron acuchillados por caballerías reales, se dice que por orden del propio rey. Esta calle del 7 de Julio en 1822 no estaba con el arco cerrado, sino abierta, ya que el proyecto de cerramiento ideado por Juan de Villanueva no se completaría hasta tiempos de Isabel II. Por eso los grabados que se conservan en el Museo de Historia sobre estos acontecimientos muestran esta calle de la Amargura sin arco. 
"Entrada desde la calle 7 de julio a los soportales de la Plaza Mayor"
"Arco con el que cerró en 1854 este callejón. Arriba placa conmemorativa de los héroes del 7 de julio de 1822"
Esos hechos fueron tan importantes que el propio Benito Pérez Galdós les dedicó la 5ª novela de la 2ª serie de los Episodios Nacionales, titulada "El 7 de Julio". Está escrita en 1876 y en ella aparecen algunos de los personajes de novelas anteriores, como Salvador Monsalud o Solita. Algunos fragmentos de la misma serían:" Ya se sabe que la Plaza Mayor tiene dos grandes bocas, por las cuales respira, comunicándose con la calle del mismo nombre. Entre aquellas dos grandes bocas que se llamaban de Boteros y de la Amargura, había y hay un tercer conducto, una especie de intestino negro y oscuro: es el callejón del Infierno. Por una de estas tres bocas o por las tres a un tiempo, tenían los guardias forzosamente que intentar la ocupación de la plaza, de aquel sagrado capitolio de la Milicia Nacional, o alcázar del soberano pueblo armado". Esa calle de la Amargura que refleja Galdós, llamada así seguramente porque era el punto en que se despedían de sus seres queridos los prisioneros que iban a ejecutar en la Plaza Mayor, cambió de nombre a final del sXIX por la del 7 de Julio, nombre con el que se la conoce en la actualidad. 
"Casa de Panadería de la Plaza Mayor. El arco situado a la izquierda de la misma es el final de la calle 7 de julio que desemboca en la propia plaza"
Hoy en día se ha estudiado mucho esta conspiración y se sabe que realmente implicó a muchas personalidades del entorno del rey y al propio monarca. Además de familiares suyos, como sus hermanos Carlos y Francisco de Paula, o ministros como San Martín, que era jefe político de Madrid y Morillo (Capitán General de Madrid). Nos lo cuenta Gil Novales, autor de "El Trienio Liberal". Pero lo que no está tan claro son las motivaciones para organizar dicha revuelta, incluso por parte de ministros que eran liberales moderados. Quizás buscaban tensar más la cuerda para obtener posteriormente más poder.A los liberales el triunfo les duró poco, un año, ya que consiguieron que formaran gobierno los liberales más exaltados, como Evaristo San Miguel, pero no liquidaron la resistencia absolutista. Esta se reforzó aún más llegando, en agosto de 1823, la Santa Alianza con un ejército francés de 132.000 hombres (Los Cien Mil hijos de san Luís) en apoyo del rey Fernando VII.
"Detalle del relieve conmemorativo de los héroes del 7 de julio en la parte superior del arco"(Blog Madrid de los artesanos)
La Milicia Nacional ,autora de aquel triunfo liberal, subsiste aún hoy en forma de Sociedad Filantrópica de Milicianos Nacionales Veteranos y tiene dos misiones fundamentales para preservar la memoria de los heróes que dieron su vida por defender las libertades y el orden constitucional
a)Manteniendo el Cementerio de la Florida o del Tres de Mayo
b)Organizando todos los 7 de julio un acto en esta misma calle donde se recuerde a esos otros héroes milicianos que defendieron la capital contra los absolutistas
La verdad es que la participación popular en la Guerra de la Independencia (1808-1814) hizo que también proliferaran las agrupaciones armadas de burgueses liberales-Milicia Nacional- que lucharon durante toda la centuria contra el Absolutismo. Cuando la situación no lo requería ,porque triunfaban los principios liberales ,se disolvía. En 1876, con la restauración monárquica se disolvió formalmente, quedando un simbólico batallón ceremonial que subsistió hasta la II República. En el día de hoy, 7 de julio del 2014, vuelven a rememorar esos hechos ocurridos en 1822 mediante un homenaje público. Durante el mismo el presidente actual de la Sociedad Filantrópica de Milicianos Nacionales Veteranos, José Luís Sampedro, dedica unas palabras a esos milicianos que en 1822 defendieron la ciudad en este mismo punto. Nos ambienta metiéndonos un poco en la España de 1822 y la situación concreta de Madrid en esa época. También hace un resumen de la historia de la Milicia Nacional y afirma que los valores que entonces se defendieron son los mismos que hay que defender hoy en la sociedad: el respeto por el orden constitucional establecido, la convivencia entre los ciudadanos, la lucha por las libertades democráticas y por nuestra nación española.

"José Luis Sampedro, presidente actual de la Sociedad Filantrópica de Milicianos Nacionales, junto a la policía Municipal de Gala en el acto celebrado el 7 de julio 2014"

"Lateral de la calle del 7 de julio"

Existen dos locales de joyas en la calle 7 de julio, uno es de diseño propio y otro de compraventa. Pero el local con encanto que desde SIEMA hemos seleccionado para esta entrada es Taste Gallery, situado en la Plaza de San Miguel nº 8. No sólo es un bar o restaurante al uso, sino que su dueño, el italiano Lucca, ha sabido transmitir su alegría y buen hacer a través de la cocina y las relaciones humanas. Goza de gran éxito en estos dos años de funcionamiento. La filosofía es mantener la tradición de siempre, pero modernizándola un poco. A la vez que adapta la decoración y las comidas y bebidas a las diferentes estaciones.
"Fachada de la Taste en la Plaza de San Miguel"
"Interior del restaurante"
Como bien dice en su web, quieren dar alegría a la cocina, pero sin abusar de los precios" porque un pepino es un pepino por mucho que lo cortes en bolitas en forma de caviar". Tanto el bar como el restaurante presenta una carta muy variada donde encontrar las tapas más famososas, junto a exquisitos raviolis, risottos, ensaladas, hamburguesas o steaks, tartar de salmón y diversos pescados. Además de los estupendos postres, batidos o cócteles. De todo ello damos fe porque lo hemos probado en más de una ocasión después de alguna visita por la zona.
"Barra interior"

" Secret garden" ( web Taste Gallery)
A destacar los diversos ambientes del local: la barra, el jardín interior en la parte de abajo que es como un remanso de frescura y paz en este jaleoso Madrid, el restaurante, la terraza de la propia plaza. También se puede alquilar para eventos. En fin, no me queda más que añadir que sigáis disfrutando de Madrid tanto como yo

Maribel Piqueras (SIEMA www.siema.es)

P.D. Los textos y fotos de este blog son origininales, en caso contrario solemos indicar los archivos de donde proceden. Si utilizas material de este blog haz lo mismo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario